Visto: 478 veces

Publicado el: Sábado, 26 de diciembre del 2015

Edades para realizar tareas

Sociedad Saltillo / Sexto Sentido

nt--Dollarphotoclub_60247387Saltillo,Coah.- Conforme van creciendo pueden realizar diferentes tareas según sus posibilidades y sobre todo su madurez

No hay una regla establecida que pueda decirles a los papás la edad exacta en la que los hijos puedan hacer ciertas tareas. Esto va en relación a muchas variables: maduración del niño, conocimientos, educación de los padres, entorno en el que vive, si es hijo único y otros factores más.
El inconveniente, según expertos en el tema, es que los padres casi no exigen tareas a sus hijos, ni a edades tempranas ni mucho menos en la adolescencia. Las razones son que algunas familias consideran a sus hijos muy pequeños para desarrollar alguna u otra labor.

Autonomía personal
Para que el infante llegue a ser responsable, primero se le debe proporcionar autonomía personal. Esto significa, hacer un ambiente en el cual haga por él mismo lo que es capaz de hacer en cada momento. Cuando están pequeños obviamente deben ponérsele a su cargo tareas sencillas y no exigir que las hagan perfectamente. Por poner un ejemplo, entre el año uno y dos, empiezan a comer solos con la cuchara y es completamente normal que derramen la comida. Conforme van creciendo, sus responsabilidades también aumentan. Un niño de primaria debería preparar su mochila del colegio, aunque la supervisen los padres.
Sin embargo, es normal que los padres hagan por los niños lo que podrían hacer ellos solos, con el fin de hacerlo más rápido y mejor. Pero esto es un gran error, pues a la larga los niños y adolescentes desconocen su nivel de auto eficacia en múltiples tareas, destrezas y habilidades porque sus padres no les han dado la oportunidad de probarse a sí mismos.

Te dejamos una lista de lo que pueden hacer los niños dependiendo de su edad:

Entre 2 y 3 años
Las tareas que hagan deben estar siempre bajo el control del adulto. Todo se debe a que los niños aún no comprenden lo que hacen bien o mal y actúan en relación a mandatos y prohibiciones porque no tienen autocontrol. Colaboran con el adulto en ordenar y guardar sus juguetes, zapatos, pijama, regar flores y en algunas tareas concretas como poner o recoger servilletas.

Entre 3 y 4 años
A esta edad observan la conducta del adulto, la imitan y actúan en función del premio o castigo que puedan recibir. Ya van siendo capaces de controlarse y pueden tener orden sus cosas. Colabora en guardar juguetes y los debe recoger. Puedes ponerlo a que coloque algunas cosas no peligrosas en la mesa como el plato, vasos o manteles. También a que se desvista solo y que se vista con ayuda. A esta edad puede aprender a compartir las cosas y a esperar su turno. También muestra interés creciente por jugar con otros niños.

Entre 4 y 5 años
Continúa observando e imitando al adulto. Requiere que lo guíen, pero es un hecho que tiene deseos de agradar y servir, por ello toma su propia iniciativa de vestirse, recoge sus juguetes, se porta bien en alguna reunión o evento. Es aquí donde ya puedes darles una responsabilidad un poco más grande como poner la mesa, cuidar alguna mascota, entregar algún recado dentro del entorno familiar. Puede cuidar a hermanos más pequeños durante breves tiempos y con la presencia cercana del adulto.

Entre 5 y 6 años
Le encanta ayudar y cumplir encargos y recados sin que haya necesidad de cruzar la calle o lugar peligroso. Juega en grupos de tres o más y sigue reglas sencillas. Se esfuerza por volverse autónomo y puede revelarse frente a las presiones de los adultos en asuntos disciplinarios y normas sociales. A partir de los 5 años comienza a despertar la intencionalidad, asimila algunas normas y su comportamiento va de acuerdo a ellas.

En el periodo de 6 a 7 años
Empieza a ser capaz de controlarse en traslados o trayectos muy recurrentes como la escuela, casas de amigos que viven en su misma cuadra o la casa de algún familiar.
Incluso también, ya tiene la capacidad de controlar dinero semanal y aprender a administrarlo, teniendo en mente que si lo gasta, deberá esperar a la próxima vez que le den más.

A los 8 años
Sabe cuándo y cómo debe obrar en situaciones habituales de su vida. La a