Visto: 1.082 veces

Publicado el: Sábado, 12 de diciembre del 2015

Malena Cuéllar dulce tradición

Sociedad Saltillo / Sexto Sentido / Rostros / Texto: Victor Cantú Fotos: Enrique Alvarez del Castillo

nt--122A2140Saltillo,Coah.- Durante todo el año, pero especialmente en temporada navideña, prepara deliciosos dulces regionales conservando un legado familiar.

Malena Cuéllar

Sabor y tradición

Desde temprana edad aprendió de su abuela y madre recetas de dulces mexicanos que hoy preserva y comparte a otras generaciones y paladares.

Luego de estar por más de 30 años laborando como inspectora escolar del área preescolar a nivel estatal, Malena Cuéllar de las Fuentes decidió enfocarse más en una actividad que desde pequeña se ha llevado a cabo en su familia: la elaboración de dulces regionales, sobre todo de cajeta, o mejor conocida como ate de membrillo.

122A2143
Tradición
Su abuela Rosario Dávila de De las Fuentes y su mamá, Ana María de las Fuentes, fueron las principales impulsoras de que hoy en día, tanto ella como sus hermanos y hermanas, sientan arraigo por la elaboración del ate de membrillo.
“Desde que estaba chiquita veía a mi abuela, a mi mamá y a mis tías cocinar. En el rancho, mi abuela nos ponía a cortar durazno, membrillo y luego nos empezó a enseñar a hacer la cajeta”, recuerda Malena con nostalgia.
La cajeta de membrillo, el suadero, las mermeladas de chabacano y ciruela son algunos de los otros dulces que también se ha dedicado a hacer por varios años. Al respecto comenta.
“Me gusta preparar de todo, durante todo el año estoy haciendo cajetas, pero en diciembre agrego la palanqueta de nuez, de cacahuate y los rollos de nuez”.
Sin duda, la cultura mexicana se distingue por hacer de la cocina un motivo de reunión entre seres queridos. Desde muy jóvenes, hombres y mujeres son involucrados en actividades culinarias con el simple objetivo de transmitir el gusto por una simple actividad.
Malena agradece a su abuela porque fue quien les inculcó a ella, sus hermanos y primos, desde muy temprana edad, la importancia de la convivencia familiar a través de la cocina.
“Son recuerdos inolvidables, de convivencia total, de disfrutar a las abuelas y las tías haciendo cajeta, reunirnos todas las primas, en pocas palabras es una bonita tradición”.

122A2129
Arte transformado en dulce
Explica que cocinar el ate de membrillo no es una tarea fácil, pero en cambio para ella, conforme pasa el tiempo, el nivel de dificultad para cocinarlo se ha disminuido considerablemente.
“Es un proceso que lleva su tiempo, debes ser paciente.Se corta, lava, cuece y muele el membrillo. Luego se le quitan las semillas y la cáscara. Amí no se me hace difícil, al contrario me encanta hacerlo. Por eso cada año estoy preparando cajeta”.
Aclara que lo que sí puede complicársele es la elaboración del rollo de nuez y la jalea de membrillo, sobre todo porque en éste último se debe esperar a que esté en su punto de espejo. Lo que quiere decir que está listo para ser consumido y deleitar con su sabor.
Su gusto por la cocina la ha llevado a descubrir otras recetas que incluyen ingredientes como la calabaza.
“Cuando llegan a mis manos recetas nuevas, trato de hacerlas de inmediato. Lo que utilicé mucho en noviembre fue la calabaza. Primero se tiene que partir, cortar en pedazos, ponerle canela, ponerle hojas de higo, luego llevarla al cazo a que se empiece a cocer para que suelte el jugo”.
Cada experiencia en la cocina, con nuevos sabores y métodos de preparación son momentos que Malena extiende con su familia directa. Cuenta que sus dos hijos, Juan Manuel y Daniel, son fieles seguidores de la cocina, y siempre que pueden la ayudan a elaborar las distintas recetas familiares. A