Visto: 914 veces

Publicado el: Domingo, 6 de septiembre del 2015

Ultra Man Canadá 2015

Sociedad Saltillo / Elite / Texto: Victor Cantú Fotos: Cortesía / Enrique Alvarez del Castillo

nt--DSC_0768

Saltillo,Coah.- La experiencia lograda en distintos Iron Man llevó a Ricardo Sala a conquistar uno de los retos más duros en deportes de alta resistencia

“Para mí lo más difícil fue que no hubiera un cuarto día de competencia”.
Ricardo Sala

10K swim + 430K bike + 84 run

Ricardo Sala Núñez, un distinguido deportista de la ciudad, tuvo la oportunidad de participar en el Ultra Man Canadá 2015, que se llevó a cabo los días 1, 2 y 3 de agosto. Dicha competencia puso a prueba la habilidad y resistencia física de 25 deportistas de todo el mundo.
Cuenta a Elite las pruebas físicas en las que participó:
“El Ultraman consistió en tres días: el primero nadas 10 kilómetros, más otros 150 en bicicleta. El segundo día 280 kilómetros en bicicleta y el tercer día 84 kilómetros corriendo”.
Ricardo tiene como antecedente la participación en varios eventos deportivos de alto rendimiento como Iron Man. Esto fue de gran ayuda para quedar entre los 25 seleccionados que participarían en el Ultra Man.
“Obviamente tengo la base de Iron Mans anteriores, no empiezas de cero.
“Tengo un couch que es el que me entrenó, tiene experiencia en entrenar personas para Ultra Man, entonces me puso un programa enfocado a este reto. Los entrenamientos fueron muy diferentes, pero al mismo tiempo muy efectivos”.

nota-DSC_0761

Nuevos retos
Ricardo está constantemente en la búsqueda de competencias que pongan a prueba su resistencia física.
“Me enteré por internet de la competencia, porque ando buscando siempre retos en los que pueda experimentar cosas nuevas con mi espíritu y cuerpo, me di cuenta que no cualquiera podría entrar porque los requisitos eran muy exigentes.
“Mandé mi solicitud y contestan con un correo con la invitación al evento”.
Ricardo señala que la respuesta positiva por parte del staff del Ultra Man fue inesperada. Sin embargo su excelente desempeño en anteriores competencias deportivas lo hicieron acreedor a la invitación.
“Ni siquiera mandas un currículum, ellos revisan tus antecedentes en internet porque ya todo es de dominio público”.

Rigurosa preparación
Para alcanzar el nivel que requería en la competencia, tuvo que someterse a un extenso entrenamiento, que le permitió demostrar que en México también hay calidad deportiva.
“Eran entrenamientos relativamente más cortos que un Iron Man. Por ejemplo para correr 84 kilómetros de lógica pudieras pensar que tendrías entrenamientos de 50 a 60 kilómetros. Pero lo más que corrí fueron dos horas, y para correr 84 kilómetros entre la montaña estarías corriendo entre 10 y 12 horas.
“Y para correr eso muchos pensarían que entreno seis o siete horas corriendo. Seguramente muchos se preguntarán cómo le hice para correr tanta distancia, pues por las horas acumuladas de tantas veces que corrí dos horas, eso desarrollaba mi capacidad”.
Platica que separó la competencia en tres áreas: física, espiritual y mental. Esto le ayudó a vivir la competencia al máximo.
“En cuanto a lo físico yo iba preparado para lo peor, porque no había corrido esas distancias. Tuve un cansancio normal sin llegar a un foco amarillo de sentirme mal. En la parte mental siempre estuve concentrado.
“En la parte espiritual la viví con mucha tranquilidad y fluidez. Esta parte me encanta porque te aterriza, te da ese control y humildad para seguir con los pies sobre la tierra y saber que fue una experiencia donde uno aprende para compartirlo”.
Confiesa que a pesar de que la prueba exigía grandes habilidades físicas, no hubo un momento en donde quisiera rendirse.
“Nunca hubo esa parte de que fuera difícil, pero si me preguntas cuál es la etapa en la que puede ser que haya estado más cansado o cosas así: el tercer día. Una de mis herramientas mentales es que cada día es un día diferente y nuevo.
“Si yo estoy pensando ‘ayer nadé y pedalee’ entonces ya tengo esa carga. Siempre es presente, no existe el pasado. A mi cuerpo yo lo