Visto: 678 veces

Publicado el: Sábado, 5 de septiembre del 2015

Ana Gabriela Leal una voz pura

Sociedad Saltillo / Sexto Sentido / Rostros / Texto: Victor Cantú Foto: Enrique Alvarez del Castillo

nt--122A4355

Saltillo,Coah.- Entre la familia y el trabajo la soprano ha encontrado el tiempo necesario para aprender y crecer más en la actividad que tanto le apasiona, el canto.

Ana Gabriela Leal voz que deleita.

El camino que dejó para formar su familia y ver a sus hijos crecer, lo retomó con el tiempo para compartir con el público su talento.

Desde hace varios años, Ana Gabriela Leal participa en el Coro de la Secretaría de Cultura del Gobierno del Estado como soprano. Su voz deleita y cautiva en cada presentación.
Una de las participaciones más representativas de las que ha formado parte fue en el aniversario de la Camerata de Coahuila, en donde más de 100 músicos y 200 cantantes se unieron con el único fin de promover la cultura.
Comenta que su gusto y talento por el canto empezó a demostrarlo desde la niñez.
“Desde chica siempre pertenecí al coro del colegio y cuando entré a la universidad me incorporé a un grupo de coral. Este tipo de música es un arreglo de voces, una polifonía. En donde participan principalmente cuatro voces; las sopranos, las alto, tenores y bajos. Todos ellos hacen una armonía musical que es una de mis favoritas”.
Durante el tiempo que Ana Gabriela estudió en Estados Unidos, en el Midway College, tuvo la oportunidad de integrarse a un coro de voces.
“También formé parte de un sexteto de voces que aparte del grupo coral donde éramos 30, había un grupo élite de voces. Cantábamos en los eventos de la universidad, en entregas de premios y en desayunos que hacían para las autoridades”.

122A4369
Luego de estudiar por dos años en aquel país, regresó a Saltillo para continuar con sus estudios universitarios en el Tecnológico de Monterrey, fue ahí donde también aprovechó para integrarse en alguna actividad para aprovechar el talento de su voz.
“Después de prepa me fui dos años a estudiar a Estados Unidos, luego regresé al Tec de Monterrey y me volví a incorporar a los grupos musicales que había en ese momento. En aquel entonces estaban dirigidos por el licenciado Maldonado y Hugo Garza Leal, que hasta la fecha sigue estando al frente de Difusión Cultural.
“Ahí fue donde conocí el estilo musical y me gustó mucho, sobre todo un tributo que hicimos a Ramón López Velarde, en el cual pusimos música a sus poemas”.
Comenta que este tributo fue uno de los más importantes en su carrera como cantante porque fue una aportación relevante a la cultura de la música.
Después de concluir sus estudios universitarios, descuidó su gusto por cantar. Debido a que tenía otras prioridades como su esposo e hijos.
“Dejé de cantar muchos años, porque me casé, formé mi familia, entonces lo dejé. Y hasta hace como unos ocho años, ya que estuve más en paz con mi familia, más organizada y los niños más grandes, decidí retomar al canto y entré a clases.
“La maestra me ponía temas de su repertorio popular, pero no me gustaba hasta que llegué con una maestra que me dio opciones de música clásica y eso me encantó”.
A partir de ahí empezó a educar su voz y a perfeccionar la técnica para este tipo de música y ejecutar piezas complejas como la ópera.
Comenta que no fue hasta después de cinco años que se animó a tener una presentación pública, debido a que se requiere mucha preparación.
“Hace como tres o cuatro años hice mi primer concierto, hasta que ya me sentí preparada y sobre todo con ganas de compartirlo.
“Hay un trabajo muy extenuante detrás, revisé todo lo que había aprendido, escogí algunas piezas y armé un concierto para compartirlo. Este fue en la Sala Carmen Aguirre de Fuentes bajo la dirección de la maestra Teresa Guillermo”.
A pesar de que goza de una excelente voz, confiesa que es solo un hobby que se ha vuelto serio. Sin embargo trata de hacer al menos una o dos presentaciones al año. Su más reciente participación fue en el mes de abril en un concierto de primavera.
Platica que para ella no es complicado organizar los tiempos entre su familia, trabajo y el canto.
“Es muy fácil, dándome el tiempo. El tiempo no existe, ese tienes que hacerlo tú. Entonces me organizo para que mis clases y mis ensayos se acomoden en horarios que no se mezclen con el de la convivencia con los niños. Además mi esposo me apoya muchísimo, él es un soporte muy grande para que yo pueda hacer esto”.

122A4332

La hora de la verdad
Cuando está en el escenario interpretando una pieza musical, lo único que pasa por la cabeza de Ana es hacer un buen papel y sumergirse en la personalidad de quien interpreta.
Una de sus cantantes favoritas es de procedencia rusa, pero también tiene una gran admiración por artistas como Shakira.
“De cantantes de ópera me gusta Anna Netrebko. Me gusta mucho la música en español, sobre todo la música latina. Pero admiro mucho a Shakira y Taylor Swift porque considero que son artistas completas”.
Su esposo Manuel Aguirre, junto a sus hijos Camila, Mónica y Manuel han sido su máximo apoyo y gracias a eso ella ha podido entregarse al 100% en cada una de sus presentaciones.
“Siempre me apoyan en las presentaciones, me dan ánimos cuando estoy nerviosa, porque siempre hay esa emoción de esperar que la ejecución de ese momento sea como la había planeado.
“También me apoyan mis papás, hermanos, tíos y sobre todo mi maestra. Es la principal motivadora, me impulsa a que lo haga, me da mucha seguridad y me prepara muy bien”.
En el caso de una cantante, la voz es una herramienta indispensable. Por ello intenta cuidarla lo mayor posible. “No tomo cosas heladas, no hablo gritando, no intento cantar cuando no he vocalizado correctamente. No me someto a cambios bruscos de temperatura, pero me cuido más cuando voy a tener una presentación”.
Al ser un hobbie no aspira a cantar en grandes escenarios. Aunque aclara que si se da esa oportunidad, obviamente no la va a desperdiciar. Hoy en día está conforme con los oídos que hasta hoy su voz ha deleitado.
“No es algo en lo que pienso, porque no percibo el canto como una carrera profesional. Lo hago como entretenimiento para mí”.
Antes de concluir el año Gabriela tendrá algunas presentaciones, pero aclara que para el próximo año tiene en mente hacer una presentación como solista.
“Este año tendré más presentaciones con el coro en el Museo de las Aves en los meses de septiembre y octubre. Vamos a cantar un repertorio muy padre de música mexicana y otras piezas clásicas.
“Y como solista creo que hasta el próximo año, porque no he tenido tiempo de aprender nuevo repertorio. Porque aprendo un repertorio nuevo, lo estudio, lo ensayo y me aprendo como 20 canciones y de ahí escojo las que más me gustan”.
Confiesa que no se vio en ningún momento de su vida practicando uno de sus hobbies favoritos. “Creo que no, porque estaba muy enfocada en mi familia y el trabajo, entonces no pensaba en esta oportunidad.
“Cuando hay algo que te gusta necesitas echarle ganas para hacer eso que te gusta. Yo no me imaginaba que fuera a resultar de esta manera, pero estoy muy contenta porque todo mi esfuerzo se ve recompensado en las presentaciones que hago y que comparto con mucho cariño. Además tengo un público maravilloso que son mi familia y amigos”.
Invita al público femenino a que pierda el miedo, ya que nunca es tarde para hacer lo que a uno le gusta.
“Quiero simplemente invitar a las mujeres como yo, que a lo mejor tienen algún hobby o inquietud desde jóvenes, que si nunca lo explotaron o exploraron por temor al qué dirán, a que se animen, que se arriesguen a hacerlo porque vivimos una vez y un ratito, entonces más vale que hagamos lo que nos gusta. Cuando pierdes el miedo a hacer el ridículo, no sabes todo lo que ganas”.

Frases
“Cuando haces lo que te gusta hacer, no es un trabajo, es un deleite hacerlo”.

“La música para mí, como cantante, es una forma de expresarme. Es un complemento indispensable que nos acompaña en todas las etapas y sentimientos por los que atravesamos. No me imagino el mundo sin la música”.



Más videos >

nt-festival-luces-tailandia_1Ciudad de México.- Uno de los festivales más populares de Tailandia es el Yee Peng Lantern Festival, también conocido como el Festival de las Luces, en Chiang Mai.

Este festival se celebra en el norte de Tailandia cada año, en la luna llena del duodécimo mes lunar del calendario tailandés, que normalmente cae en noviembre. Yee Peng es un festival budista que marca el cambio de estación y se centra en dar la bienvenida a nuevos comienzos.

La celebración para un comienzo próspero

festival-luces-tailandia_2

Para este festival, las personas se reúnen con el fin de elaborar unas cestas flotantes hechas a mano, que se conocen como krathong, además de seleccionar flores, varitas de inciensos y velas.

Los kathrong son hechos de bambú o de un tallo de plátano y una vela. Son liberados en el río Ping o en los fosos de la ciudad, en un ritual que tiene como objetivo despedirse de lo viejo y darle la bienvenida a lo nuevo. En todo este proceso, la luz cumple un rol clave.

Las personas suelen sentarse a orillas del río, recitan sus plegarias y piden sus deseos antes de dejar el kathrong. Se cree que el deseo se cumplirá si la vela de la cesta se mantiene encendida.

Además de los kathrong, también se libera al cielo lo que se conoce como khom loy, que son linternas que se liberan para la buena suerte.

Un festival lleno de luz y color

festival-luces-tailandia_5

Cientos de cestas iluminadas, así como desfiles y ceremonias hacen que el festival tenga una estética visual increíble; la luz y los colores invaden la ciudad y crean un paisaje realmente fascinante.

Las velas son colocadas fuera de comercios y casas, al igual que las flores, y las personas se saludan entre sí y se unen para celebrar.

festival-luces-tailandia_4El tradicional festival es visitado por turistas de todo el mundo que se suman a esta filosofía de despedir el año dejando atrás todo lo malo y recibiendo la luz de lo que está por venir.

Despedir lo viejo, celebrar lo nuevo: el increíble festival de luz en Tailandia