Visto: 920 veces

Publicado el: Sábado, 22 de agosto del 2015

Teté Hinojosa hablando al natural

Sociedad Saltillo / Sexto Sentido / Rostros / Texto: Victor Cantú Foto: Enrique Alvarez del Castillo

nt--122A1141

Saltillo,Coah.- Su pasión por la locución le ha dado grandes satisfacciones. Comunicarse, expresar sus ideas y ser feliz son actividades fundamentales en su vida diaria.

Teté Hinojosa es una de las comunicadoras más importantes de la ciudad e inclusive del estado. Su talento y simpatía la han hecho escalar rápidamente en el mundo de los medios de comunicación. Hoy en día está al frente del programa El Chal, que se transmite de lunes a viernes por la tarde.
A temprana edad siempre supo que lo suyo era hablar frente al público, transmitir emociones y mensajes positivos a través de sus palabras. “Inicié cuando era muy chiquita, en la iglesia, me ponían a dirigir. Ahí me di cuenta que se me facilitaba, no me ponía nerviosa. Entonces me ponían seguido y yo estaba contenta de participar, de ligar las ideas al hablar. Luego entré a la primaria, y ahí me seleccionaron directora de coro para los concursos del Himno Nacional, me di cuenta que tampoco me daban nervios. Después entre a la secundaria y seguí en lo mismo, entonces es algo natural que lejos de ponerme nerviosa o de causarme algún caos, me hacía sentirme cómoda”.
Posteriormente, la vida le fue dando la oportunidad de adentrarse en el mundo de los medios de comunicación. Su primer acercamiento fue en la estación del Tecnológico de Saltillo, donde realizó su servicio social. “Oficialmente en los medios de comunicación, empecé en Radio Tecnológico en la 100.1 FM, con toda la gente que recuerdo tanto, entre ellos Óscar Benítez, quien era el conductor y locutor del programa al cual me invitaron a participar. A la par estuve en canal 7 conduciendo un programa de deportes”.
Asegura que fue una grata experiencia haber estado en estos medios de comunicación que sirvieron para catapultarla hasta donde ahora se encuentra.
Uno de sus primeros proyectos no fue en Saltillo, sino en Monclova. Allá tuvo la oportunidad de estar en la locución de un programa de jóvenes. “Fue un camino largo, luego hice unas cosas muy padres con proyectos personales en la ciudad de Monclova; con programas de adolescentes y cosas que pasaban en la ciudad, luego me vine a Saltillo a Exa FM. Posteriormente me invitaron nuevamente a un proyecto matutino en un canal local, y por cuestiones laborales-legales no pude continuar en los dos proyectos, así que me quedé en la televisión”.
En ese tiempo entró a Fundación Teletón México, en donde lleva más de 10 años trabajando, pero resultó que ya no podía ir al radio por las tardes y se empezaron a cerrar sus espacios por cuestiones de trabajo.
“En una ocasión, gracias a Fundación Teletón, conocí a un ángel llamado Norma Monsiváis, quien estuvo muchos años en la radio, en Multimedios. Me dijo que le dejara un demo. Lo grabé, fui a dejarlo a la estación y tiempo después me invitaron a formar parte de un grupo de cuatro locutores, además de nuestros pilares, Juan Manuel Dávila Udave y Marco Antonio Aguirre”.
Teté ha tenido la oportunidad de explorar dos medios de comunicación, pero sin duda el que más le gusta es la radio, por la naturalidad que este medio ofrece.
“Me gusta más la radio, porque es más natural hablar, compartir la esencia. En la televisión hay que estar cuidando mucho el ángulo, para dónde ver, no exagerar, cuidar las manos y expresiones. En cambio en la radio uno es como es. Ahí lo que importa es cómo vas a comunicar las ideas, no tanto el tono de la voz, ni que tengas voz de locutor. Eso ya no se usa, porque antes la voz del locutor decía la hora y la temperatura. Y ahora eso todo mundo lo trae en su teléfono. Ahora el locutor lo que hace es compartir ideas de una forma original y única”.

122A1262
Además, Teté asegura que este medio de comunicación le da la libertad de expresión que necesita. “Respeto mucho al ciudadano y a las autoridades, hay temas en los cuales no me meto porque no es el giro de mi programa, eso no significa que no tenga mi opinión”.
Dice estar muy agradecida por estar cerca de nueve años con Multimedios, ya que le ha dado la oportunidad de crecer de forma personal y profesional.
A lo largo de la existencia de ‘El Chal’, Teté ha compartido micrófonos con cientos de personas que han contribuido al contenido del espacio radiofónico.
“He tenido muchas charlas en varias estaciones de radio en las que he estado, con gente importante de la educación, conocedora de la conducta humana, personas que se dedican a compartir los valores de una manera práctica. Es más, mi mamá ha sido una de las invitadas de lujo que he tenido en cabina, incluso hasta mi esposo y hermano también. Entonces, se convierte en una cabina en la cual podemos hablar de todo”.
Para ella, una de las satisfacciones más grandes de hablar frente al micrófono es la apertura que tiene para comunicar lo que piensa, siempre respetando las opiniones de los demás.
“Creo que sembrar algo en alguien es una oportunidad que el ser humano no puede perder, hoy en día hay tantas maneras de llegar a las masas como con las redes sociales. Puedes insertar cosas positivas o negativas, cosas que te hacen sentir cómodo con lo que eres y piensas o incómodo con la sociedad. Entonces, eso que yo siento de comunicar ideas y de insertar una en la mente de las personas que me escuchan, es el mismo poder que tiene la gente que utiliza las redes sociales”.
Lo que hace especial a Teté es que es la misma dentro y fuera de cabina. “No podemos tener un personaje todo el tiempo, puedo tenerlo un ratito y ejercerlo. Entonces yo opté por ser yo misma, mi propio personaje. Teniendo cuidado por supuesto del respeto al auditorio que no se debe olvidar nunca”.
Asegura que para que un proyecto en los medios de comunicación tenga una larga duración, quien esté a cargo debe ser como es.

Antes del radio
Fue durante secundaria en donde confirmó que lo suyo era estudiar Ciencias de la Comunicación. “En segundo de secundaria tenía mi maestro de Orientación Vocacional, y él lo que hizo en una ocasión fue mostrarnos las carreras que tenía la Universidad Autónoma de Coahuila y cuando entró al aula y empezó a escribir el perfil que necesitaba un licenciado en Ciencias de la Comunicación, yo me empecé a leer ahí”. Comenta que ese mismo día, cuando comía con sus padres, les externó su deseo por estudiar dicha carrera. “Desde ese momento, cuando tenía 13 años, nunca dudé de lo que iba a hacer”.
Está convencida que una de las mejores etapas del ser humano es cuando empieza su preparación profesional. Teté está orgullosa de haber egresado de la Universidad Autónoma de Coahuila, escuela que le brindó las bases que hoy le permiten ser una comunicadora con ética y talento.
“Los años de la preparación profesional son maravillosos, quien no lo piense así es porque no era su carrera o no lo supo aprovechar. Son la base donde vas a fincar todo lo que quieres ser y hacer el día de mañana en tu profesión. Recordar que en este campo de la comunicación no sólo participamos los comunicadores, también todas las personas, porque al hablarse de opinión todos entran, y la competencia no es nada más con los comunicadores, es con todo aquél que tiene una idea. Entonces si yo no aprovechaba mi carrera, mis clases, iba a salir con menos capacidad para desarrollar las ideas que los empíricos, y que eran los que en su momento ocupaban los medios de comunicación”.
Teté platica que en aquel entonces la Facultad de Ciencias de la Comunicación, se encontraba en un área despoblada; había muy pocas rutas de camión y no había muchas colonias como hoy en día. “De pronto aparecían animalitos que no había en otras escuelas como viboritas pequeñas y liebres. Entonces se sentía un ambiente como de día de campo”. Agradece infinitamente a Dios y a sus padres por la oportunidad que le dieron de estudiar una carrera que hoy en día ejerce con pasión y dedicación.

Experiencia de crecimiento
Durante un viaje que realizó con sus compañeros de la facultad a las instalaciones de Televisa, en la Ciudad de México, recibió una invitación para estudiar actuación en el CEA. “Estando allí, una persona se me acercó para invitarme a estudiar en la escuela de Televisa, lo cual me sorprendió porque no íbamos a hacer casting, solo éramos una visita. Me quedé en Televisa por una semana recorriendo sus instalaciones, luego regresé a Saltillo, me reincorporé al semestre y lo terminé. Al año siguiente me fui a estudiar a México, para mí fue una experiencia única, además me confirmó que lo mío no era la artisteada”.
Anteriormente Tete ya había tenido varias experiencias en grupos de teatro, desde secundaria hasta grupos más profesionales. Sin embargo se convenció que el camino que iba tomar definitivamente no era como actriz.

122A1182

Por una causa noble
Además de trabajar como locutora, actualmente forma parte del equipo de la Fundación Teletón. “Tengo 11 años, me dedico a hacer las relaciones públicas del Teletón del estado. Busco medios de comunicación para que nos den espacios, entrevistas, que comulguen con nuestra filosofía, que puedan compartir historias de nuestros niños, de sus padres y madres. Además, dentro de mi área hay otra parte importante, que es buscar a los benefactores, a los padrinos Teletón, y personas que crean en el proyecto para que todos los años sigamos diciendo que sí se pudo.
“La satisfacción más grande que me da estar en el CRIT es la gratitud. Lo que me despierta todos los días es la gratitud, gratitud a Dios por mi familia, por todo lo que me ha dado, por mi infancia y por todo lo que tengo y poder ser útil”.
Teté está convencida de que una de las misiones más importantes del ser humano es trascender y dejar huella en la vida.
Comenta que día con día lleva una rutina pesada, sin embargo ha aprendido a valorar cada momento. “Mis días son muy ajetreados, me levanto a las 5:45 de la mañana, me baño y arreglo, hago mi desayuno y comida. Me voy a la oficina a las 6:50, estoy en funciones laborales hasta las 3 de la tarde. De ahí paso por mi hija, nos vamos a la estación, hago el programa. Y luego sigo con las actividades de mi familia”. Si bien dice que es cansada la rutina, está convencida que cuando disfrutas lo que haces es más fácil sobrellevar el día.
Aconseja a las mujeres que están todo el día trabajando que se den un espacio para ellas mismas. “Dense sus tiempos para descansar, hay actividades bien simples como subir un momento los pies, en tu cama o en algún sillón. Esto no tiene que ser durante tres horas, pueden ser 15 minutos contigo misma. Date un baño lento, exfolia tu cuerpo, ponte un jabón especial, eso es quererse”.
Y para las mujeres que se dedican completamente a las tareas del hogar, Teté les hace una atenta invitación para que continúen educando y siendo la base del hogar. “Mi admiración y respeto profundo para ellas, están realizando la profesión más compleja y completa del mundo que es ser ama de casa. Las invito a trascender ahí, en su lugar porque la dueña de la filosofía de tu casa eres tú”.

Frase
“Mi más grande sueño es seguir viva, y seguir ligando momentos de felicidad que me permitan seguir comunicando positivamente”.



Más videos >

nt-festival-luces-tailandia_1Ciudad de México.- Uno de los festivales más populares de Tailandia es el Yee Peng Lantern Festival, también conocido como el Festival de las Luces, en Chiang Mai.

Este festival se celebra en el norte de Tailandia cada año, en la luna llena del duodécimo mes lunar del calendario tailandés, que normalmente cae en noviembre. Yee Peng es un festival budista que marca el cambio de estación y se centra en dar la bienvenida a nuevos comienzos.

La celebración para un comienzo próspero

festival-luces-tailandia_2

Para este festival, las personas se reúnen con el fin de elaborar unas cestas flotantes hechas a mano, que se conocen como krathong, además de seleccionar flores, varitas de inciensos y velas.

Los kathrong son hechos de bambú o de un tallo de plátano y una vela. Son liberados en el río Ping o en los fosos de la ciudad, en un ritual que tiene como objetivo despedirse de lo viejo y darle la bienvenida a lo nuevo. En todo este proceso, la luz cumple un rol clave.

Las personas suelen sentarse a orillas del río, recitan sus plegarias y piden sus deseos antes de dejar el kathrong. Se cree que el deseo se cumplirá si la vela de la cesta se mantiene encendida.

Además de los kathrong, también se libera al cielo lo que se conoce como khom loy, que son linternas que se liberan para la buena suerte.

Un festival lleno de luz y color

festival-luces-tailandia_5

Cientos de cestas iluminadas, así como desfiles y ceremonias hacen que el festival tenga una estética visual increíble; la luz y los colores invaden la ciudad y crean un paisaje realmente fascinante.

Las velas son colocadas fuera de comercios y casas, al igual que las flores, y las personas se saludan entre sí y se unen para celebrar.

festival-luces-tailandia_4El tradicional festival es visitado por turistas de todo el mundo que se suman a esta filosofía de despedir el año dejando atrás todo lo malo y recibiendo la luz de lo que está por venir.

Despedir lo viejo, celebrar lo nuevo: el increíble festival de luz en Tailandia