Visto: 1.034 veces

Publicado el: Martes, 12 de agosto del 2014

Mujeres de 40 años y lo que su cuerpo necesita

ntmenopausia1-1

Saltillo, Coah.- Conforme avanza la vida, el cuerpo va cediendo ante los constantes desgastes y exposiciones a elementos externos dañinos. Si ya estás en la etapa de los 40 debes sentirte afortunada, aunque probablemente sientas que tu cuerpo necesita un empujón extra para poder terminar las actividades que demanda el día a día.

¿Qué sucede en el cuerpo a los 40 años?
Menos energía
La Organización Mundial de la Salud estima que a partir de los 40 años la necesidad de energía desciende un 5% por cada década. Debido a que disminuye la energía que consume el organismo en situaciones de reposo para mantener las funciones vitales: bombeo de sangre, mantenimiento de la temperatura corporal, etcétera. Esta reducción se ve claramente en la necesidad de aportar menos calorías, algo no contemplado por muchas personas y que explica por qué aumentan progresivamente de peso si mantienen los mismos hábitos de alimentación que años atrás.

Grasa corporal
Entre los 40 y 50 años se produce un alarmante aumento en la proporción de grasa en el cuerpo que continúa aumentando hasta los 75 años. Además se modifica la distribución de la misma, que se acumula en mayor medida alrededor del abdomen y pasa lo mismo en los órganos internos. Este cambio se hace más notable en la mujer. Está demostrado que la distribución abdominal de la grasa es un factor detonante del riesgo cardiovascular.

Masa ósea
A partir de los 30 a 35 años se comienza un proceso lento, pero constante de pérdida de masa ósea, el cual se extiende en los años siguientes. Durante la menopausia se interrumpe la producción de estrógenos, las cuales son las encargadas de preservar la resistencia de los huesos. De ahí se explica que las mujeres tiendan a sufrir en mayor medida de osteoporosis y diferentes lesiones en los huesos.

¡Dale a tu cuerpo lo que pide!
Toma en cuenta los siguientes alimentos para que los incluyas a tu dieta diaria y que de esta manera se puede contrarrestar un poco el deterioro de algunos órganos y células de tu cuerpo.

Cereales
El consumo de cereales y sobre todo avena, ayuda en gran medida a reducir el colesterol. Según los resultados que han arrojado diversos estudios, la cantidad mínima diaria recomendada es de unos tres gramos, los que ya serían suficientes para reducir el colesterol entre un 5 y un 10%. Por lo tanto basta con añadir un par de cucharadas a un yogur natural o a un vaso de leche. La avena también previene el riesgo de desarrollar enfermedades cardíacas, por lo que es fundamental consumirla en esta edad, ya que se multiplican las posibilidades de sufrir un ataque en este órgano.

Cerezas
Estos frutos son útiles para combatir varias enfermedades comunes en la madurez, como la gota y la artritis, pues suponen una rica fuente de antioxidantes. Los expertos en nutrición recomiendan comer una docena de cerezas cada dos días o beber un vaso de su zumo una vez a la semana. Eso sí, deben consumirse lo más frescas posibles para asegurar la absorción de todas sus vitaminas.

Leche entera
El calcio que contiene la leche entera es esencial para mantener la densidad ósea y la coagulación sanguínea. La ingesta diaria recomendada es de 1200 miligramos para las mujeres. Los vegetales y los frutos secos son ricos en calcio. Otros suplementos que se pueden añadir a la leche son los cereales, el té o el café.

Tomates
Es una rica fuente de licopeno antioxidante, por lo que ofrece una gran protección contra la formación de las células cancerígenas y reduce la presión arterial. La mejor forma de comerlos es cocinándolos, es decir, en forma de salsa de tomate y no crudos en ensaladas, porque de esta manera el cuerpo absorberá más fácilmente el licopeno.

Pescado
Los ácidos grasos Omega 3 pueden reducir favorablemente el riesgo de enfermedad del corazón en mujeres a esta edad. El pescado graso como el salmón, la trucha y la caballa tienen más ácidos grasos Omega 3 que el pescado magro, como el bacalao y el bagre, pero aún tienen un nivel adecuado de ácidos grasos. Si no te gusta el pescado