Visto: 424 veces

Publicado el: Sábado, 9 de febrero del 2019

Marisony, José Eduardo y Freddy hermanos y grandes amigos

Sociedad Saltillo / Elite / Rostros / Texto: Fernando Mendiola Fotos: Enrique Alvarez del Castillo

nt--22-1Saltillo,Coah.-  A pesar de sus diferentes personalidades han logrado convertirse en confidentes y se han brindado apoyo mutuo en varias ocasiones.

Muchas veces hemos escuchado la frase “Uno, no escoge a la familia, sólo escoge a los amigos”, pero en el caso de los hermanos Iga Moses se rompió esa regla, ya que siendo hermanos, ellos mismos decidieron convertirse en los mejores amigos.

Poseedores de personalidades muy diferentes entre sí, pero con rasgos en común, Marisony, José Eduardo y Freddy tienen conceptos del amor y la amistad muy particulares, pero lo más importante, es que tratan de poner en práctica sus propios conceptos en la relación que llevan como hermanos y además como mejores amigos.

LOS IGA MOSES

Estos hermanos se han ganado el cariño y la admiración de quienes los conocen, pues su relación casi se ha convertido en envidiable por el tipo de experiencias y situaciones que han vivido juntos y que lejos ocasionarles problemas, han fortalecido sus lazos de familia y de amistad.

“Mis hermanos son mis mejores amigos, el amor es bastante, aunque a veces si es un poco de amor apache, a veces nos llevamos bien, a veces nos llevamos mal, pero al final del día, terminamos llevándonos bien, compartimos viajes, compartimos la casa y de verdad creo que nuestra relación es muy bonita”, comenta Marisony.

Para los hermanos Iga Moses llevar una relación de amor entre hermanos no ha sido del todo fácil, se consideran a sí mismos como una familia normal como cualquier otra y que también ha tenido que atravesar por situaciones complicadas, pero siempre tratando de salir adelante haciendo su mejor esfuerzo individualmente y aportando su parte para lograr sus objetivos como familia.

Respecto a su relación con sus hermanos Marisony y José Eduardo, Freddy menciona.

“Muchas veces es a mí al que le ha tocado poner orden a pesar de ser el menor, otras veces me ha tocado ser el desorden total, todos hemos tenido nuestros roles, creo que a mí ya me ha tocado ser el grande, el de en medio, el menor al igual que Marisony y José Eduardo, aunque creo que José nunca ha sido el grande (risas)”

Muchas son las anécdotas que estos jóvenes tienen en el baúl de los recuerdos, como cuando en un periodo de tiempo de su vida tuvieron que afrontar una situación económica desfavorable, pero gracias a su amor y a la unidad que existe entre ellos, se ayudaron unos a otros y al final las cosas se arreglaron de la mejor manera, cosa que los llena de mucho orgullo.

Sobre su personalidad, Jose Eduardo comenta.

“Yo siempre he sido un tipo muy individualista, sí me gusta convivir con mis amigos y con mis hermanos, claro que me gusta que lleguen y me abracen o que me hagan cosquillas, pero no siempre me gusta que me manifiesten su amor, por lo menos no a cada rato, sobre todo cuando estoy ocupado en cosas que me llaman la atención”.

01

UNA PRUEBA DE AMOR

Marisony y Freddy consideran para afrontar la discapacidad visual de José Eduardo han tenido que actuar de manera natural ante la situación, ya que para ellos el que su hermano tenga esta condición nunca fue motivo para darle un trato especial, y para ellos, esa fue una forma de amarlo y de demostrarle su amor.

“De los tres yo siempre he sido el más exigido por mucho de parte de mis papás y de mis hermanos, nunca tuve consideraciones ni tratos especiales por parte de ellos, y eso lo agradezco mucho, porque eso me ayudó a ser quien soy hasta el día de hoy” menciona el joven comunicólogo al referirse a su discapacidad visual.

Incluso, José Eduardo, quien es un apasionado del fútbol, disfruta mucho de seguir los partidos por la televisión, sin que para él sea necesario ver literalmente la pantalla, su imaginación le permite estar en el momento de la acción de acuerdo a las narraciones de los partidos.

“A José le gusta mucho ver el fútbol, y no hay nada que le moleste más que interrumpirlo cuando se clava en eso” explica Freddy.

“Para mí, ver el fútbol es algo que disfruto mucho, me tranquiliza, me relaja, me hace sentir bien y si de repente cualquiera de mis hermanos llega y me interrumpe, si me molesto” agrega José Eduardo, mientras sus hermanos se ríen.

SON COMO NIÑOS

Para Marisony, José Eduardo y Freddy divertirse juntos es de las mejores cosas que pueden hacer desde que eran niños, y aún ya siendo un poco mayores, disfrutan mucho de las situaciones por las que atraviesan.

“Cuando éramos niños, íbamos a los centros comerciales o donde hubiera maniquíes femeninos, y Freddy y yo hacíamos que José Eduardo los tocara de los hombros, los senos o de más abajo y ahí lo dejábamos y era divertido ver cómo la gente se secaba de onda al verlo tocando los maniquíes, pero en ningún momento lo hacíamos de forma malintencionada de hacerlo sentir mal, sino de divertirnos un rato todos juntos, a él también le daba mucha risa ese tipo de cosas”, cuenta Marisony.

De igual manera, Marisony y Freddy han ayudado a hacer realidad ciertos sueños de José Eduardo, quien siempre tuvo el deseo de poder manejar y así lo hizo.

“En una ocasión, ya no éramos tan niños, ya estábamos más grandes y mis hermanos me ayudaron a que yo pudiera manejar, ya que además yo andaba quedando con una chava y la quería impresionar, entonces nos fuimos a un terreno muy amplio y me soltaron la camioneta”, narra José Eduardo.

Seguidamente, Freddy interrumpe.

“Yo le iba diciendo ‘para la derecha, para la izquierda’ y la verdad es que no lo hizo tan mal, hasta que regresamos a la casa y le soltamos la camioneta incluso ya ahí en la calle, pero a la hora de estacionarse le pedí que fuera acercando la camioneta a la banqueta, y una llanta se subió a la cuneta”.

Por su parte, Marisony recuerda.

“José Eduardo notó que la camioneta se sentía rara porque tenía una llanta sobre la banqueta, entonces Freddy le pidió que maniobrara, pero en eso en lugar de meter el freno, pisó el acelerador le dio un golpe a la camioneta”

Debido a esta situación, José Eduardo recuerda esa vez escuchó de la voz de su papá tres palabras que le pegaron muy duro.

“Mi papá me dijo tres palabras que si me dolieron, y fueron ‘Olvídate de España’, ya que yo estaba por irme a estudiar a Barcelona y tenía mucha ilusión por ello, y escuchar eso, la verdad me puso muy triste”, expresa.

SOBRE EL AMOR Y LA AMISTAD

Como todos los hermanos, también tienen sus diferencias en cuanto a entender el amor, sin embargo, los tres coinciden en un punto muy importante que los pone en la misma sintonía: respeto por lo demás.

Marisony menciona.

“Creo que para que haya amistad primero debe de haber amor, de otra forma, no es posible tener una amistad si no se tiene amor”.

En cuanto su definición, José Eduardo comenta que “Para mí el amor es respetar al otro en su individualidad, si es darle consejos, pero ya es decisión propia si se siguen o se toman, pero jamás imponer”

Freddy explica.

“Yo no creo mucho en la palabra amor y amigo, creo que a veces se usan por compromiso y que se han convertido en un estereotipo, yo más bien creo que amar a alguien, sea quien sea, es permitirle hacer lo que quiere, aunque uno sepa que se va a caer, pero hay que respetar su decisión y estar ahí para cuando nos necesiten”, finalizó.

24-1

Nombre: Marysony Iga Moses

Edad: 30 años

Estudios: Licenciada en Nutrición

Ocupación: Dueña y socia de un restaurante y ofrece servicio de catering para empresas

25-1

Nombre: José Eduardo Iga Moses

Edad: 29 años

Estudios: Licenciado en Ciencias de la Comunicación

Ocupación: Empleado en el DIF Saltillo y locutor de radio

25-2

Nombre: Jorge Alfredo Iga Moses “Freddy”

Edad: 24 años

Ocupación: Socio en restaurante familiar

El más:

Sentimental: Freddy

Enojón: José Eduardo

Consentidor: Freddy

Maduro: Marisony (aunque dicen que los tres)



Más videos >

nt-mujeres-bostezos_3Ciudad de México.- A quién no le ha pasado: dormir unos minutos más, o que te salgan planes de último minuto en la noche. Aunque no tendrás tiempo de hacer un maquillaje supercomplicado, sí podrás quedar bonita con un maquillaje simple. Y ya no parecerá que has dormido solo cinco horas. Bueno, quizá se note por el ocasional bostezo.

Otras situaciones de emergencia

Cuando vas a viajar

No sobrecargues tu maleta: puedes usar otros recipientes para llevar solo la cantidad necesaria. Es más, los estuches de lentes de contacto te servirán para llevar cremas en el avión, dado que la altitud reseca tu piel. Según el sitio de belleza Allure, a 10 mil metros de altura la humedad en la cabina es del 20 %, y nuestra piel está acostumbrada a estar en un 40 a 70 % de humedad. Lleva una crema con ácido hialurónico: este producto tiene una gran capacidad de adherirse a la poca agua que hay a esta altura. Recuerda cargarla en un recipiente de 100 ml o menos.

mujer-viajar-avion

Cuando no tienes espejo

El maquillaje no dura todo el día, así que si los tuyos son largos es posible que te encuentres haciendo retoques en cualquier lugar. Y a veces la ventanilla del transporte público o tu celular no son buenas guías, por eso te damos estos consejos.

maquillaje-calle

Aplica poca base y finalízala con la esponjita, esto evitará que quede demasiado marcada. Si notas que has aplicado demasiada base, consigue agua micelar en spray: esparciéndola sobre tu rostro, quitará el exceso. Es recomendable que no uses delineador líquido: si ya es difícil con espejo, imagínate sin él. Pasa un lápiz delineador por la línea de tus pestañas, y evita el cat eye, dado que no puedes medir si te quedó igual de los dos lados.

Usa tus manos para guiarte: el contorno debería ir por debajo de la línea del pómulo y hasta dos dedos antes de llegar a la nariz. El rubor, directamente sobre el pómulo, pero debe terminar antes. El iluminador se aplica en la cara inferior externa de las cejas, en la línea central de la nariz y en el arco de cupido. Toca la línea de tus labios suavemente para aplicar labial. Y el último consejo: si te parece que todo está suficientemente difuminado, no lo está. Pasa algunas veces más la brocha.

¿Te dormiste? Te salvará este maquillaje de emergencia en 3 minutos