Visto: 135 veces

Publicado el: Viernes, 25 de enero del 2019

Mario Ocampo entre los mejores

Sociedad Saltillo / Friday / Texto: Gibrán Valdez Fotos: Ángel Alemán

nt--12-1Saltillo,Coah.- Un regaño de su madre cuando él tenía 11 años lo llevó a tomar la decisión de adentrarse en el mundo de la natación.

Distintos especialistas sugieren que cuando una persona decida dejar la vida sedentaria para ponerse en movimiento, lo haga con una actividad que disfrute, de lo contrario el proceso puede volverse tedioso al grado de abandonar la disciplina y el ejercicio en su totalidad.

Existen muchas opciones para abrirse paso en el mundo deportivo, desde los entrenamientos más simples hasta los más complejos.

En esta edición queremos adentrarnos en la natación, pues este es uno de los deportes más completos que pone a prueba todo el cuerpo con un gran nivel de exigencia.

Por lo anterior, platicamos con Mario Sebastián Ocampo Falcón, un joven saltillense que se encuentra entre los mejores de México en esta disciplina.

A sus 21 años, Mario estudia el sexto semestre de Relaciones Internacionales en el Tecnológico de Monterrey Campus Monterrey, y forma parte del equipo de natación representativo de la institución.

Su infancia y adolescencia las pasó aquí, en su natal Saltillo, estudió en el Colegio Americano el nivel básico y luego pasó a la PrepaTec en esta ciudad para cursar sus estudios de bachillerato.

Cuando tenía 11 años descubrió su gusto por este deporte acuático y a partir de entonces ha participado en diferentes competencias de la Federación Mexicana de Natación, de la Comisión Nacional Deportiva Estudiantil de Instituciones Privadas (Conadeip), en olimpiadas nacionales y selectivos para Juegos Centroamericanos y Panamericanos.

A continuación te dejamos la historia de este joven saltillense que encontró una de sus mayores pasiones en el agua.

13-2

DESPUÉS DE VARIOS DEPORTES

Para Mario Ocampo la natación es la disciplina que más dedicación demanda y sabe de lo que habla, pues antes de sumergirse en esta actividad practicó un gran número de deportes: futbol, basquetbol, tenis y golf.

Pero no era bueno en nada, también estuve en taekwondo y llegué a ser cinta negra, pero en un torneo una niña me ganó en la Final y ya de ahí me salí y entré a gimnasia, pero tampoco era lo mío porque estaba medio gordito”, recordó Mario.

Este saltillense atesora de manera especial el momento en que decidió ponerse a practicar la natación en forma, pues un día, cuando tenía 11 años, estaba en la alberca del Club Campestre de Saltillo y llegó su mamá molesta por alguna situación que desconoce.

Me vio y me dijo ‘ponte a nadar bien, pareces ballena, tienes panza de barril’, esa frase hizo darme cuenta de que necesitaba hacer ejercicio”, explicó.

Fue así que al día siguiente Mario Ocampo decidió inscribirse en las clases de natación que se ofrecían en el Campestre, comenzó a entrenar y a bajar sus tiempos en los recorridos que hacía, luego empezó a ir a competencias.

La verdad es que al principio me metí a nadar, no por el amor al deporte, sino porque quería bajar de peso”, señaló el joven saltillense.

DSC_0520

‘NO ERA NADIE EN LA NATACIÓN’

Un gran comienzo marcó la carrera de Mario Ocampo en la natación, pues de inmediato inició a participar en diversas competencias, por lo que decidió afiliarse a la Federación Mexicana de Natación.

Su primera prueba ya en el organismo nacional fue en Matamoros, Tamaulipas, “me fue muy bien, hice muy buenos tiempos y eso me permitió calificar a un estatal y luego a un nacional”, comentó.

En esa instancia se dio cuenta de que es pechista, por eso en la actualidad participa en las tres pruebas de este tipo de natación; 50, 100 y 200.

Mario considera que su proceso de crecimiento fue muy rápido, por lo que nadó solo durante cinco años, sólo él y su entrenador, porque en el Campestre logró imponerse a sus compañeros.

Iba a competencias nacionales, calificaba y muy apenas daba los tiempos porque me ponía nervioso, me ganaban por el toque, me desconcentraba, en fin, siempre me pasaba algo, entonces nunca llegué a pasar a una Final”, precisó.

Sin embargo, esta situación lejos de favorecerle terminó perjudicándolo, pues había perdido competencia interna y referentes para seguir mejorando.

De esta manera, en una prueba en Monterrey para acceder a una justa nacional, Mario muy apenas dio los tiempos necesarios, pero lo que más le molestó fue que nadadores más pequeños que él lo rebasaban y le comenzaron a ganar.

Entonces decidí hablar con mi entrenador, Beto Gómez, y con mi papá, y les dije que era momento de cambiarme de equipo”, mencionó.

Fue en esos momentos cuando dejó de nadar en el Campestre para ingresar al club Nautilus, tenía 17 años y por políticas del dueño del gimnasio, de aceptar únicamente a mujeres y niños, sólo tuvo un año para mejorar su condición en este lugar.

Dije, ‘no hay problema, está perfecto’, ese año mi meta era estar entre los 10 primeros de México en mi categoría porque yo andaba entre los 30, la verdad no era nadie en la natación, no figuraba nada”, enfatizó el saltillense.

Así tomó una gran fuerza de voluntad para mejorar su condición y en seis meses entrenó muy duro, sin faltar un día, asistiendo al gimnasio y llevando una dieta especial.

Me di cuenta que cuando uno se propone algo y se aplica lo puede lograr, porque al siguiente nacional que fue en Guadalajara nadé 200 metros pecho y en la primera prueba pasé en décimo lugar como primera fuerza, así que ya estaba dentro de los 10 mejores de México”, puntualizó Mario Ocampo.

1

SU PROPIA ODISEA

Otra de las grandes aficiones de Mario es la lectura y comenta que uno de sus libros favoritos es La Odisea, sobre todo porque parte del Canto VIII es de gran inspiración para él, pues dice que “no hay mayor gloria para un hombre, sea cual fuere, que el de ejercitarse con los pies y con las manos. Vamos, pruébalo y ahuyenta la tristeza de tu alma”.

Además, uno de los grandes objetivos de este saltillense durante sus estudios de bachillerato era ingresar al equipo de natación del Tec de Monterrey cuando comenzara sus estudios profesionales.

Mi sueño siempre había sido irme al Tec en Monterrey para estudiar y entrar al equipo de natación porque es el mejor de México”, explicó Mario.

Su primer contacto con Mauricio Campos, entrenador del Tec de Monterrey, se dio en la competencia nacional en Guadalajara, donde este saltillense se colocó como uno de los 10 mejores del país.

Sin embargo, ese encuentro también marcó el inicio de toda una odisea para Mario Ocampo, pues el líder del mejor equipo de natación en México no le daba una respuesta clara.

Vino otra competencia de la Conadeip y le gané a muchos de sus nadadores, entonces me acerqué de nueva cuenta con él para decirle que quería unirme al equipo y sólo me dijo ‘te veo en otra competencia’”, recordó el nadador saltillense.

La siguiente prueba fue en Mérida, una etapa selectiva para la Olimpiada Nacional, donde Mario destacó de nueva cuenta bajando sus tiempos, pero la respuesta de Mauricio Campos fue que no lo había visto nadar y que lo haría hasta la justa nacional, a la que no fue y mandó a uno de sus auxiliares.

Confiesa Mario que ante tal incertidumbre él seguía decidido a cumplir con su objetivo entrenando muy duro, pero la presión era tal que se estaba enfermando.

En ese lapso de tiempo sus amigos de toda la vida se reunirían en Acapulco para pasar unas vacaciones, difícilmente a Mario se le acomodaban los tiempos, entre deberes escolares y sus entrenamientos, para convivir con ellos, pero esta ocasión su agenda lo permitía.

No obstante, él dudaba asistir a la playa porque faltaban pocas semanas para la Olimpiada Nacional, pero sus papás fueron los que insistieron en que hiciera el viaje.

Al final sí fui porque pensé que podría ser la última vez que estaríamos todos juntos y fue una semana muy bonita, con mucha convivencia entre mis amigos de toda la vida y la verdad sí descansé y disfruté”, mencionó Mario.

De esta forma el joven saltillense llegó relajado a la competencia nacional y para sorpresa de todos hizo sus mejores tiempos sin haber entrenado en la semana previa.

Al final, cuando comenzaron las clases en el Tec de Monterrey llegó a la oficina del entrenador del equipo natación y este lo citó para el día siguiente junto a otros dos nadadores.

Estaba súper nervioso, hasta traía mi traje de baño debajo de mi ropa, ya en la oficina el entrenador nos dijo a los tres que no nos agüitáramos, que íbamos a estar en el equipo si demostrábamos que éramos capaces de estarlo y pues resulta que de los nadadores que entramos así sin apoyo, sólo quedo yo”, explicó orgulloso Mario Ocampo.

14-1

UN LLAMADO A ESTAR EN EL AGUA

La prueba para consagrarse como parte del equipo de los Borregos duró un año y a pesar de todo el trabajo que le costó ingresar a este representativo del Tec de Monterrey, Mario confiesa que hace poco estuvo a punto de dejar al equipo.

Fue hace un año en el curso largo, de enero a mayo, no me había ido bien en el selectivo a los centroamericanos, subí mis tiempos, me estaba yendo mal en la escuela y en mi vida personal”, recordó.

Mario Ocampo ya lo tenía planeado y dice que su última participación iba a ser en Veracruz, los primeros días de julio del año pasado.

Pensaba dejar de nadar porque ya estaba haciendo prácticas profesionales, dije ‘esa va a ser mi última competencia’, aunque no le había dicho nada a nadie, la verdad ya no esperaba mucho de la prueba”, señaló este atleta saltillense.

Sin embargo, cuando entró a nadar terminó haciendo sus mejores tiempos y pasó a la Final, algo que no había conseguido desde su participación en la Olimpiada Nacional.

La verdad estaba súper relajado, no esperaba nada, entonces me metí a nadar y dije mejor me divierto, fui con esa actitud y volví a bajar mi tiempo”, dijo Mario Ocampo.

Por todo lo que ya había reflexionado este saltillense, había reservado un boleto de avión para su regreso a Monterrey, pero el día que salía su vuelo tenía la competencia de relevos.

Cuando le informó esto a su entrenador, la respuesta fue que no había problema y que podía poner a otro compañero en su lugar, pero Mario decidió quedarse y comprar otro boleto que resultó muy costoso, pero valió la pena.

Era nado combinado, yo nadé pecho, otros compañeros dorso y mariposa, y quedamos en primer lugar, ganamos el oro y bajamos nuestros tiempos, ya cuando nos dieron la medalla, llegó un entrenador del Tec con un papel, resulta que también habíamos roto un récord, así fue como me convertí en medallista de Conadeip”, contó emocionado Mario.

Así, cuando este saltillense pensaba dejar todo por lo que se había esforzado antes, recibió una gran muestra de aliento por todo lo que consiguió en esos momentos, por lo que considera que esos resultados inesperados representan un llamado para no abandonar la natación.

DSC_0424

 

CON ENORME PASIÓN

Explica Mario Ocampo que al estar en el agua se olvida de todo lo que trae en la cabeza, ya sean situaciones escolares, familiares o que tienen que ver con sus relaciones interpersonales.

Además confiesa que experimenta una sensación de orgullo cuando camina entre los pasillos del Tec de Monterrey con su uniforme y su mochila alusivos al equipo representativo de natación.

Al día Mario entrena cinco horas repartidas en tres momentos; de 5:30 a 7:30 horas, luego de 13:00 a 15:00 horas, y finaliza con una sesión de gimnasio de las 16:00 a las 17:00 horas.

Una de las frases que son de gran empuje para este joven atleta es de la autoría del francés François Mauriac, que dice “el arte de vivir es sacrificar una pasión baja por otra más alta”, algo que a lo largo de su trayectoria ha hecho.

Aunque de inicio este saltillense deseaba dedicarse a la política por todo lo que iba aprendiendo en su carrera, cambió sus intereses y en un futuro profesional se ve laborando en un consulado, en una organización de la sociedad civil con alcances internacionales o promoviendo el deporte en México, porque se considera a sí mismo como una persona “con mucha convicción, con enorme pasión, dedicación y esfuerzo, que nunca se rinde”.

Es así como el gusto por la natación que nació en Mario Ocampo hace 10 años hoy lo tiene entre los mejores en esta disciplina a nivel nacional, ya que lo suyo es estar en el agua disfrutando de este complejo deporte.

DATO 1

Cuando Mario Ocampo ingresó al equipo de natación del Tec de Monterrey estuvo un año prueba, junto a otros dos nadadores.

DATO 2

El 2018 fue un año muy prolífico para este nadador saltillense, pues a pesar de que pensaba terminar su carrera en este deporte, obtuvo sus mejores tiempos y se convirtió en medallista de la Conadeip.

12-1

NÚMEROS

11 años tenía Mario Ocampo cuando decidió tomar clases de natación.

FRASES

La verdad es que al principio me metí a nadar, no por el amor al deporte, porque quería bajar de peso”.

Mi sueño siempre había sido irme al Tec en Monterrey para estudiar y entrar al equipo de natación, porque es el mejor de México”.



Más videos >

nt-selfie-vacacionesCiudad de México.-  Uno se va de vacaciones para tener nuevas fotos muy lindas para postear en Instagram y recibir muchos likes.

Bueno, también por otras razones como salir de la rutina, descansar, conocer lugares nuevos y maravillosos, vivir experiencias inolvidables, estrechar lazos familiares, amistosos o románticos, y crear nuevos recuerdos futuros, en muchos casos memorables.

Pero qué bellas salen las fotos desde una playa del caribe.

Y, si uno no muestra en redes sociales la belleza del lugar que visita y lo feliz que se puede ser allí, ¿uno realmente está de vacaciones?

Después de todo la felicidad solamente es verdadera si es compartida, y con cuanta más gente la compartas mejor. Incluso hasta ese compañero de escuela que no ves hace años pero por alguna razón comenzó a seguirte en Instagram y likear tus fotos y comentar sobre la necesidad de volver a verse alguna vez.

putin-de-vacaciones9

Ocuparse de las redes sociales en vacaciones puede llegar a ser estresante.

Pues resulta que la industria de servicios piensa en todo.

Este hotel suizo ya descubrió la solución para que no tengas que estar pensando en todos estos detalles y para que la presión de las redes sociales no arruinen tus vacaciones.

Un encargado de Instagram

no_llevar_tu_celulalr_en_vacaciones3

La cadena de hoteles Ibis, en sus sucursales suizas de Ginebra y Zúrich, ya ha comenzado a ofrecer este original servicio, al que anuncian como un «encargado de redes sociales».

Aparentemente, la persona que realiza esta tarea es un influencer local, al que cada turista que así lo desee cederá el manejo de su cuenta de Instagram durante su estadía, para que este profesional se ocupe de tomar y postear las mejores fotos, y lidiar con las reacciones y comentarios.

«Disfruta de tu viaje sin el estrés digital» propone el hotel en su anuncio, «nuestro encargado de redes sociales se ocupará de tu perfil de Instagram para que puedas explorar la ciudad con tranquilidad».

«Nuestros profesionales de Instagram» continúa la descripción, «crearán los mejores posts en tu perfil mientras tu disfrutas de las vacaciones sin tener todo el tiempo un smartphone delante de tu vista».

Este es el video que el hotel lanzó para promocionar su servicio.

 

 

 

Pese a los apocalípticos y tradicionales augurios de que la tecnología acabaría con el trabajo humano, en este caso se ha creado un nuevo puesto laboral gracias a la tecnología y la obsesión del turista con Instagram.

Otra cosa que suele ser estresante durante las vacaciones es tener que volver. Ya llegará el día en que un experto en trabajos aburridos y rutinarios ofrezca sus servicios para que uno no tenga que atravesar por la presión de tener que armar las maletas y abandonar la paradisíaca playa.

¿Las vacaciones soñadas? Este hotel suizo ofrece un «encargado» de Instagram que publica por ti