Visto: 253 veces

Publicado el: Sábado, 8 de diciembre del 2018

Compasión por uno mismo

Elite/ Hogar y Familia/ Gibrán Valdez

  BUENA-VIDA-7

Zócalo | Saltillo-. Cuando se piensa en la compasión por uno mismo, regularmente se viene a la mente la imagen de una persona que siente lástima de sí misma y que no quiere hacerse responsable de su vida.

En cambio, cree que por su situación los demás deben compadecerse de él para que le resuelvan sus problemas.

Sin embargo, hablar de compasión va más allá de la pena y la lástima, por lo que esa imagen de la autocompasión no podría estar más equivocada.

De acuerdo con su raíz etimológica, este valor significa sufrir y amar junto al otro, lo que demanda entender el dolor de los demás y sus circunstancias de una manera responsable para tratar de encontrar una solución a la situación de malestar.

Así, la autocompasión aparece como una manera de autovalorarnos y aproximarnos a nuestros problemas sin la necesidad de tener que ser mejores que los demás, ni caer en la lástima por uno mismo.

AUTOCOMPASIÓN CONTRA PENA

La autocompasión impacta directamente en el bienestar emocional y es algo totalmente diferente a sentir pena por uno mismo, de acuerdo con la investigación realizada por Kristin Neff, profesora de psicología en la Universidad de Austin, Texas.

Además, diversas investigaciones sugieren que este valor tiene un impacto tangible en la salud física; desde la respuesta inmune al estrés hasta la estabilización de la glucosa en personas con diabetes.

La profesora de psicología también es autora del libro Sé Amable Contigo Mismo, publicación en la que narra como la autocompasión le ayudó a manejar una de las mayores crisis de su vida: el autismo de su hijo.

A la par, señala que es fundamental distinguir este valor de la pena, porque lo segundo no es saludable.

De forma puntual, la escritora norteamericana explica que la pena es un estado mental en el que se exagera lo que ocurre y las personas tienden a aislarse de los demás, sintiendo que sólo ellos sufren en el mundo.

Por el contrario, la autocompasión se conforma por tres elementos: compresión y apoyo, un sentido de humanidad compartida y la atención plena.

La idea es aprender a gestionar esos sentimientos de la forma más auténtica posible, pues si bien se trata de hacerle frente al sufrimiento, las personas aprenden que no sólo ellos se encuentran en dicha situación, pues existe una experiencia humana en común.

De esta manera, la autocompasión es una de las fuentes más poderosas de afrontamiento y resiliencia ante una crisis en la vida.

BUENA-VIDA-6

PASO A PASO

¿Te hablas con la misma amabilidad con la que te comunicas con tus amigos? ¿usas contigo las mismas palabras de aliento y comprensión? ¿o te toca lidiar a diario con un implacable enemigo interno?

Las respuestas a esas preguntas te indicarán el nivel de autocompasión que tienes en tu vida, lo que revela también el camino que deberás emprender para desarrollar esta habilidad emocional en ti.

Recuerda Kristin Neff que, en su caso personal, esta práctica de autovalorarse inició tras el diaganóstico de autismo en su hijo.

Lo primero fue no juzgarse a sí misma por la confusión y frustración inicial de no saber cómo responder ante las necesidades de su hijo.

Posteriormente se percató que siendo amable consigo y dándose apoyo como lo hacía con sus amigos, pudo acceder a más recursos emocionales para ayudar a su pequeño.

Todo esto parte de asumir con responsabilidad la actitud que tendrá la persona frente a la adversidad, ponderando su estado entre el optimismo y la negatividad.

La meditación es uno de los recursos terapéuticos que pueden ayudar a las personas a explotar la autocompasión para favorecer su vida.

Con base en todo esto, es necesario finalizar puntualizando que al tratarse de una situación emocional, el apoyo de un profesional en sicología puede ser de gran ayuda.

Una forma fácil de comenzar a ser más autocompasivos, según la sicóloga, es tratar de usar un lenguaje comprensivo que nos dé aliento, así como se usaría con un amigo al que apreciamos mucho.

BUENA-VIDA-4



Más videos >

nt-mujeres-bostezos_3Ciudad de México.- A quién no le ha pasado: dormir unos minutos más, o que te salgan planes de último minuto en la noche. Aunque no tendrás tiempo de hacer un maquillaje supercomplicado, sí podrás quedar bonita con un maquillaje simple. Y ya no parecerá que has dormido solo cinco horas. Bueno, quizá se note por el ocasional bostezo.

Otras situaciones de emergencia

Cuando vas a viajar

No sobrecargues tu maleta: puedes usar otros recipientes para llevar solo la cantidad necesaria. Es más, los estuches de lentes de contacto te servirán para llevar cremas en el avión, dado que la altitud reseca tu piel. Según el sitio de belleza Allure, a 10 mil metros de altura la humedad en la cabina es del 20 %, y nuestra piel está acostumbrada a estar en un 40 a 70 % de humedad. Lleva una crema con ácido hialurónico: este producto tiene una gran capacidad de adherirse a la poca agua que hay a esta altura. Recuerda cargarla en un recipiente de 100 ml o menos.

mujer-viajar-avion

Cuando no tienes espejo

El maquillaje no dura todo el día, así que si los tuyos son largos es posible que te encuentres haciendo retoques en cualquier lugar. Y a veces la ventanilla del transporte público o tu celular no son buenas guías, por eso te damos estos consejos.

maquillaje-calle

Aplica poca base y finalízala con la esponjita, esto evitará que quede demasiado marcada. Si notas que has aplicado demasiada base, consigue agua micelar en spray: esparciéndola sobre tu rostro, quitará el exceso. Es recomendable que no uses delineador líquido: si ya es difícil con espejo, imagínate sin él. Pasa un lápiz delineador por la línea de tus pestañas, y evita el cat eye, dado que no puedes medir si te quedó igual de los dos lados.

Usa tus manos para guiarte: el contorno debería ir por debajo de la línea del pómulo y hasta dos dedos antes de llegar a la nariz. El rubor, directamente sobre el pómulo, pero debe terminar antes. El iluminador se aplica en la cara inferior externa de las cejas, en la línea central de la nariz y en el arco de cupido. Toca la línea de tus labios suavemente para aplicar labial. Y el último consejo: si te parece que todo está suficientemente difuminado, no lo está. Pasa algunas veces más la brocha.

¿Te dormiste? Te salvará este maquillaje de emergencia en 3 minutos