Visto: 274 veces

Publicado el: Jueves, 6 de diciembre del 2018

La curiosa historia del zapato de tacón

Sociales Saltillo/ Moda/ okdiario.com

La curiosa historia del zapato de tacón y su evolución

 

El zapato de tacón es una de las vestimentas más elegantes que existen. Hay zapatos de tacón que pueden llegar a costar más de 1.000 euros, e incluso hay tipos de zapatos de tacón. La historia del zapato de tacón es más curiosa de lo que imaginas, remontándose más de 2.000 años. Hoy te mostramos cómo la moda ha ido cambiando y alterando el zapato de tacón hasta nuestros días.

El zapato de tacón que conocemos hoy en día tiene su origen en el siglo XV, pero algunos historiadores los sitúan en el Antiguo Egipto. Un poco más cerca, en la Gracia antigua, los actores de teatro utilizaban una especia de tacones, conocidos como kothorni. Estos tacones tenían una suela de corcho de madera y medían entre 8 y 10 centímetros. A pesar de ello, todavía no era una prenda de vestir habitual.

La curiosa historia del zapato de tacón y su evolución

La altura del tacón tenía como objetivo diferencia el estatus social de los personajes. Cuanto más alto era el tacón, más poder poseía, estaba por encima del resto. Durante la Edad Media, el tacón volvió a ponerse de moda, como forma para pisar las calzadas de las zonas adineradas. Los tacones eran más parecidos a unas sandalias acolchadas que elevaban el pie para no dañarlo, llamándose estampados.

Un símbolo de estatus

Por aquel entonces, tanto hombres como mujeres utilizaban zapatos con tacón. Los hombres los empleaban para los estribos de los caballos, siendo una práctica que se ha mantenido hasta la equitación deportiva actual. A la vez, en Venecia comenzó a popularizarse hasta el siglo XVII lo que se conocían como chapines. Los chapines sí eran un símbolo de estatus entre las mujeres, teniendo mayor prestigio el más alto. Algunos llegaron a medir hasta 50 centímetros.

La curiosa historia del zapato de tacón y su evolución

Algunas celebridades, como Catalina de Médici, lo empleaban para realzar su figura, concepto que se ha ido arrastrando en los años siguientes. Pero el caso más conocido de este periodo es el de Luis XIV, quien posaba en sus retratos con los zapatos de tacón que le había obsequiado el zapatero Nicolás Lestage.

El gran cambio que dejó los zapatos de tacón como una vestimenta única de mujeres se produjo a comienzos del siglo XVIII. La moda fue variando, haciendo los zapatos de las mujeres más redondeados y delicados. Mientras, los de los hombres comenzaban a tornar a una bota más cuadrada y con poca elevación.

Poco a poco, la vestimenta del hombre fue tornando a una indumentaria más sobria y oscura. Los zapatos de tacón eran contemplados como un signo de feminidad. Las mujeres dejaron de utilizar el zapato de tacón durante el periodo de la Ilustración, por su poca utilidad práctica. A pesar de ello, hoy en día no hay mujer que tenga en el armario un buen par de ellos.

La curiosa historia del zapato de tacón y su evolución



Más videos >

nt-mujeres-bostezos_3Ciudad de México.- A quién no le ha pasado: dormir unos minutos más, o que te salgan planes de último minuto en la noche. Aunque no tendrás tiempo de hacer un maquillaje supercomplicado, sí podrás quedar bonita con un maquillaje simple. Y ya no parecerá que has dormido solo cinco horas. Bueno, quizá se note por el ocasional bostezo.

Otras situaciones de emergencia

Cuando vas a viajar

No sobrecargues tu maleta: puedes usar otros recipientes para llevar solo la cantidad necesaria. Es más, los estuches de lentes de contacto te servirán para llevar cremas en el avión, dado que la altitud reseca tu piel. Según el sitio de belleza Allure, a 10 mil metros de altura la humedad en la cabina es del 20 %, y nuestra piel está acostumbrada a estar en un 40 a 70 % de humedad. Lleva una crema con ácido hialurónico: este producto tiene una gran capacidad de adherirse a la poca agua que hay a esta altura. Recuerda cargarla en un recipiente de 100 ml o menos.

mujer-viajar-avion

Cuando no tienes espejo

El maquillaje no dura todo el día, así que si los tuyos son largos es posible que te encuentres haciendo retoques en cualquier lugar. Y a veces la ventanilla del transporte público o tu celular no son buenas guías, por eso te damos estos consejos.

maquillaje-calle

Aplica poca base y finalízala con la esponjita, esto evitará que quede demasiado marcada. Si notas que has aplicado demasiada base, consigue agua micelar en spray: esparciéndola sobre tu rostro, quitará el exceso. Es recomendable que no uses delineador líquido: si ya es difícil con espejo, imagínate sin él. Pasa un lápiz delineador por la línea de tus pestañas, y evita el cat eye, dado que no puedes medir si te quedó igual de los dos lados.

Usa tus manos para guiarte: el contorno debería ir por debajo de la línea del pómulo y hasta dos dedos antes de llegar a la nariz. El rubor, directamente sobre el pómulo, pero debe terminar antes. El iluminador se aplica en la cara inferior externa de las cejas, en la línea central de la nariz y en el arco de cupido. Toca la línea de tus labios suavemente para aplicar labial. Y el último consejo: si te parece que todo está suficientemente difuminado, no lo está. Pasa algunas veces más la brocha.

¿Te dormiste? Te salvará este maquillaje de emergencia en 3 minutos