Visto: 58 veces

Publicado el: Sábado, 24 de noviembre del 2018

Un desgaste innecesario, la obsesión por agradar

Elite/ Hogar y Familia/ Gibrán Valdez

depresion

Zócalo | Saltillo-.  Debido a la naturaleza social de los seres humanos, muchas personas se encuentran en una constante búsqueda de la aprobación de los demás, esforzándose por querer agradar a todos, algo que realmente resulta imposible, agotador e innecesario.

Quienes no se exigen demasiado por agradar, son conscientes de que no pueden gustarle a todo el mundo, pues esto también ocurre con ellos; no todas las personas les caen bien, ni con todos están de acuerdo en sus opiniones.

Al intentar quedar bien con todo mundo, mucha gente acaba por dejar de agradarse a sí misma, la mayoría de las veces porque se someten a una gran cantidad de estrés al estar modificando su conducta en cada lugar en el que se desenvuelven.

Esta obsesión por agradar a todos se manifiesta por la ausencia de asertividad, cuando la persona no es capaz de expresar desacuerdos o dar una opinión contraria a situaciones conflictivas, ya que es incapaz de negociar sin adoptar posturas pasivas.

depresion2

CUESTIÓN DE HABILIDADES SOCIALES

Ayudar a los demás y ser agradable con las personas a nuestro alrededor, son algunas de las habilidades sociales del ser humano; a partir de estas se obtienen resultados positivos como la aceptación, la pertenencia a un grupo, el incremento de la estima y la generación de confianza con los otros.

Por lo anterior, estas conductas emocionales que en un principio son algo normal, natural y hasta saludable, comienzan a reforzarse y a generalizarse, convirtiéndose en hábitos que pueden repercutir en la vida de forma negativa.

De esta manera, las acciones para agradar a los demás en un principio tienen efectos positivos, pero con el tiempo, estos no tardan en transformarse en algo negativo.

OBSESIONARSE POR AGRADAR

Cuando el rol de la persona consiste en quedar bien con los otros, en lugar de ganar beneficios sociales, se obtienen consecuencias negativas, pues los demás se acostumbran a estas acciones y dejan de valorar lo que se hace por ellos, considerando que esto es obligación del otro.

Este tipo de conducta puede llegar a agobiar y a sobrecargar a los demás, algo que es importante tener en cuenta, ya que al relacionarse la gente no siempre busca que le den la razón o se esmeren excesivamente por generar un vínculo.

Quien se obsesiona por agradar afanosamente a los demás, tiende a olvidarse de sus propias necesidades, al menos de manera inconsciente, lo que poco a poco ocasiona un malestar personal.

Los especialistas aseguran que cuando alguien presenta este tipo de problema en su conducta y sus emociones, esconde un dolor y una carencia afectiva que lo impulsa a actuar de esa manera tan dañina para sí mismo.

Aunque se perciba cierta felicidad por este comportamiento, en realidad quien lo presenta vive constantemente estresado, actuando de manera automática.

                                                                                                   depresión1

CÓMO ENFRENTARLO

Portarse bien con el resto de la gente es algo positivo, pero no hay que sobrepasar los límites, pues los demás sólo buscan la compañía sin la necesidad de estar reafirmando a cada instante el agrado de uno hacia el otro.

Realizar un trabajo para aumentar la autoestima será necesario para dejar de querer agradar a todo mundo, junto al desarrollo de la asertividad para aprender a poner límites en las relaciones con el fin de disfrutarlas de manera saludable.

Comenzar a pensar en uno mismo será fundamental, para esto hay que erradicar la idea de que esto es algo egoísta, pues si bien no hay nada de malo en considerar a los demás, siempre hay que buscar el equilibrio entre las necesidades propias y las de la gente.

Finalmente, no juegues a hacerte el simpático y cuando te genere malestar mostrar agrado, frena esa conducta por completo.



Más videos >

nt-festival-luces-tailandia_1Ciudad de México.- Uno de los festivales más populares de Tailandia es el Yee Peng Lantern Festival, también conocido como el Festival de las Luces, en Chiang Mai.

Este festival se celebra en el norte de Tailandia cada año, en la luna llena del duodécimo mes lunar del calendario tailandés, que normalmente cae en noviembre. Yee Peng es un festival budista que marca el cambio de estación y se centra en dar la bienvenida a nuevos comienzos.

La celebración para un comienzo próspero

festival-luces-tailandia_2

Para este festival, las personas se reúnen con el fin de elaborar unas cestas flotantes hechas a mano, que se conocen como krathong, además de seleccionar flores, varitas de inciensos y velas.

Los kathrong son hechos de bambú o de un tallo de plátano y una vela. Son liberados en el río Ping o en los fosos de la ciudad, en un ritual que tiene como objetivo despedirse de lo viejo y darle la bienvenida a lo nuevo. En todo este proceso, la luz cumple un rol clave.

Las personas suelen sentarse a orillas del río, recitan sus plegarias y piden sus deseos antes de dejar el kathrong. Se cree que el deseo se cumplirá si la vela de la cesta se mantiene encendida.

Además de los kathrong, también se libera al cielo lo que se conoce como khom loy, que son linternas que se liberan para la buena suerte.

Un festival lleno de luz y color

festival-luces-tailandia_5

Cientos de cestas iluminadas, así como desfiles y ceremonias hacen que el festival tenga una estética visual increíble; la luz y los colores invaden la ciudad y crean un paisaje realmente fascinante.

Las velas son colocadas fuera de comercios y casas, al igual que las flores, y las personas se saludan entre sí y se unen para celebrar.

festival-luces-tailandia_4El tradicional festival es visitado por turistas de todo el mundo que se suman a esta filosofía de despedir el año dejando atrás todo lo malo y recibiendo la luz de lo que está por venir.

Despedir lo viejo, celebrar lo nuevo: el increíble festival de luz en Tailandia