Visto: 165 veces

Publicado el: Sábado, 17 de noviembre del 2018

Margarita Tremari le sonríe a la vida

Elite/ Rostros/ Texto: Gibrán Valdez/ Fotos: Enrique Alvarez del Castillo
margarita2

En el 2011 fue nombrada conferencista del año y en el 2014 ingresó al salón de la fama de la Red Mundial de Conferencistas

Saltillo, Coahuila-. Planificar un proyecto de vida nunca es fácil, para eso hay que tener bien definido lo que uno quiere y conocer a fondo sus capacidades personales para no caer en un profundo estado de frustración.

Contar con una guía para esto es fundamental, ya que otras personas pueden aportar claridad en este tipo de procesos que terminan por definir a una persona.

Margarita Carolina Tremari Arizpe es una life coach y mentora que lleva años contagiando de buena vibra a cientos de miles de personas para que elaboren un plan de vida y así realicen sus sueños.

Actualmente comparte su testimonio y sus conocimientos por Latinoamérica y parte de Norteamérica a través de sus conferencias.

“Ya son poco más de 10 años dando todo tipo de conferencias a nivel internacional, son especialmente para empresarios, jóvenes y mujeres”, comentó.

Como parte de su actividad profesional, a principios de la década pasada ingresó a la Red Mundial de Conferencistas; en el 2011 fue nombrada conferencista del año y en el 2014 se convirtió en la segunda mujer en formar parte del salón de la fama de esta red internacional.

margarita1

“Yo soy mujer de trabajo y de lucha, como mi madre”.

UNA MUJER POLIFACÉTICA

Margarita Tremari se define como una mujer polifacética y a lo largo de su carrera se ha distinguido por su constancia y disciplina en diversas áreas profesionales.

Aunque nació en Guanajuato, esta life coach vivió un importante período de tiempo en Saltillo, la tierra de su madre.

De hecho, en la capital coahuilense inició su paso por el mundo de los medios de comunicación, gracias al programa infantil Estrellitas del 7.

Esta primera experiencia a sus 7 años le sirvió para definir lo que quería en la vida: ser una gran periodista y presentadora de noticias, como Lolita Ayala.

Durante su juventud, en los años 80, recibió la invitación de Gilberto Marcos Handall para integrarse a Buenos Días, el noticiero matutino de Televisa Monterrey.

En dicha televisora se desarrolló como conductora, reportera especial y coordinadora del programa dominical Foro.

Posterior a esta experiencia, emigró a Baja California Norte por motivos personales, estado en el que mantuvo el programa televisivo cuyo eslogan era “todo lo que impacta positiva o negativamente a la sociedad en Impacto Social se trata”.

A principios del año 2000, sufrió una enfermedad que frenó su carrera mediática, momentos difíciles que aprovechó para escribir y prepararse como conferencista durante madrugadas enteras de estudio.

Durante ese tiempo también inició a escribir una columna para un medio impreso, que posteriormente las compiló en un libro que se titula Todo Es Posible, aunque su obra literaria aún no ha visto la luz pública.

“Aún no lo he sacado al público, pero creo que Saltillo es el lugar adecuado porque la familia de mi madre está aquí, entonces pienso que ahora sí es el momento”, precisó Margarita.

HA PISADO DIFERENTES ESCENARIOS

Pedro José Tremari Leddy y Margarita Estela Arizpe Berumen son los padres de Margarita, quienes la inspiraron a lograr todo lo que se propusiera.

A pesar de que su papá murió cuando era adolescente, considera que la educación y los valores que recibió de él fueron los cimientos de su vida.

“Yo soy de mujer de trabajo y de lucha, como mi madre”, expresó con orgullo al recordar sus raíces.

A consecuencia de la enfermedad que sufrió a principios de la década pasada, esta mujer polifacética dejó de hablar durante un año y ocho meses, pues no podía articular ninguna frase completa.

No obstante, logró salir adelante con un nuevo proyecto en puerta: convertirse en una de las mejores conferencistas a nivel internacional.

Desde entonces ha pisado diferentes escenarios por México, Centroamérica, El Caribe y parte de los Estados Unidos de América.

“Cuando voy a salir al escenario lo que hago siempre es una oración para que sea Dios quien hable y no yo”, confesó.

Uno de los primeros públicos que confiaron en Margarita lo encontró en el sector político, donde ofreció una de sus charlas a jóvenes de Tabasco, que eran miembros de uno de los partidos más emblemáticos y de mayor tradición en el país.

“El día que parta yo de esta tierra, quiero ser recordada por aquello que hice y no por lo que pude haber hecho y lo dejé pasar”, es la frase con la que define su estilo esta life coach y mentora.

Son ya cerca de 20 años los que tiene en el ámbito de las relaciones humanas, el desarrollo profesional y el empoderamiento de las mujeres, experiencias que le permiten interactuar de forma divertida con quien la escucha, lo que les permite aclarar el panorama para encontrarle sentido a la vida.

Para finalizar, puntualizó que al cerrar cada conferencia no puede omitir la invitación a sonreír, “siempre les digo: ‘por favor sonríanle a la vida, para que la vida les sonría a ustedes, a mí y al mundo entero’”.

margarita1

“El día que parta yo de esta tierra, quiero ser recordada por aquello que hice y no por lo que pude haber hecho y lo dejé pasar”.

 

Entérate de todo lo que hace Margarita Tremari en:

-Web: www.tremari.conferencistas.eu

-Facebook: Conferencista Mexicana Margarita Tremari



Más videos >

nt-festival-luces-tailandia_1Ciudad de México.- Uno de los festivales más populares de Tailandia es el Yee Peng Lantern Festival, también conocido como el Festival de las Luces, en Chiang Mai.

Este festival se celebra en el norte de Tailandia cada año, en la luna llena del duodécimo mes lunar del calendario tailandés, que normalmente cae en noviembre. Yee Peng es un festival budista que marca el cambio de estación y se centra en dar la bienvenida a nuevos comienzos.

La celebración para un comienzo próspero

festival-luces-tailandia_2

Para este festival, las personas se reúnen con el fin de elaborar unas cestas flotantes hechas a mano, que se conocen como krathong, además de seleccionar flores, varitas de inciensos y velas.

Los kathrong son hechos de bambú o de un tallo de plátano y una vela. Son liberados en el río Ping o en los fosos de la ciudad, en un ritual que tiene como objetivo despedirse de lo viejo y darle la bienvenida a lo nuevo. En todo este proceso, la luz cumple un rol clave.

Las personas suelen sentarse a orillas del río, recitan sus plegarias y piden sus deseos antes de dejar el kathrong. Se cree que el deseo se cumplirá si la vela de la cesta se mantiene encendida.

Además de los kathrong, también se libera al cielo lo que se conoce como khom loy, que son linternas que se liberan para la buena suerte.

Un festival lleno de luz y color

festival-luces-tailandia_5

Cientos de cestas iluminadas, así como desfiles y ceremonias hacen que el festival tenga una estética visual increíble; la luz y los colores invaden la ciudad y crean un paisaje realmente fascinante.

Las velas son colocadas fuera de comercios y casas, al igual que las flores, y las personas se saludan entre sí y se unen para celebrar.

festival-luces-tailandia_4El tradicional festival es visitado por turistas de todo el mundo que se suman a esta filosofía de despedir el año dejando atrás todo lo malo y recibiendo la luz de lo que está por venir.

Despedir lo viejo, celebrar lo nuevo: el increíble festival de luz en Tailandia