Visto: 152 veces

Publicado el: Viernes, 28 de septiembre del 2018

Renata García un ‘dulce’ negocio

Sociedad Saltillo / Friday! / Texto: Gibrán Valdez Fotos: Enrique Alvarez del Castillo

nt--Saltillo,Coah.-  Esta joven se ha vuelto famosa por satisfacer el antojo de muchas personas a través de sus brownies.

Renata García

Con múltiples opciones de brownies

Lo que inició hace seis años como una venta de estos postres en la secundaria, hoy es considerado por esta joven emprendedora como una microempresa familiar.

Existe en el ámbito gastronómico un eterno debate sobre el gusto por lo dulce o lo salado entre las personas, una cuestión que se responde únicamente a partir de las preferencias individuales.

Hay gente a la que no le resulta agradable comer un aperitivo dulce por considerarlo alto en azúcares, algo para lo que su paladar no se encuentra preparado, por eso terminan empalagados.

En cambio, también están aquellas personas que se decantan por los postres en lugar de otro tipo de botanas que son más saladas.

A su vez, las temporadas del año juegan un papel relevante, pues hay algunas en las que salen a relucir unas opciones sobre otras, como en el invierno, cuando se antojan más las bebidas calientes acompañadas de pan dulce o alguna otra pieza de repostería.

Entre el amplio menú de postres hay uno que es el preferido de los amantes del chocolate por ser este el ingrediente principal de la receta: el brownie.

Este delicioso pan es uno de los favoritos de aquellas personas que disfrutan a plenitud los postres, al igual que de muchos cocineros por tratarse de una receta que no requiere un gran número de ingredientes.

Sin embargo, el chocolate, la mantequilla, los huevos, la harina y el azúcar se pueden combinar de mil maneras diferentes y con distintos procesos, obteniendo exquisitos resultados.

En Saltillo son muchas las personas que saben hornear este tipo de postres, pero hay pocas que le dan su toque personal generando una amplia variedad de opciones.

Como parte del segundo caso, sobresale Renata Richel García Flores, una joven saltillense que actualmente estudia en el Tecnológico de Monterrey campus Saltillo la carrera en Administración de Empresas.

Su incursión en el mundo de los postres inició cuando tenía 14 años y cursaba la secundaria en el Colegio La Paz, durante el 2012.

Después ingresó a la Prepa Tec y ahí también comenzó a deleitar el paladar de sus compañeros y maestros en el campus Saltillo, lo que la llevó a ganarse el sobrenombre de “chica brownie”.

Posteriormente, ese apodo se convirtió en su marca gracias al consejo de su madre, quien ha acompañado a Renata a lo largo de todo este tiempo en la que su presencia ha crecido más allá de los muros escolares.

En esta edición la joven que se encuentra detrás de Chica Brownie nos comparte su historia, la visión que tiene para el futuro y algunos consejos para todos aquellos jóvenes que también transitan por el sendero del emprendimiento.

EAC_6835

SE HA POSICIONADO EN EL GUSTO

Renata García tiene 20 años, aunque nació en Monterrey, ya tiene una década viviendo en Saltillo junto con toda su familia.

Su mamá, Ivette Flores, y su abuela materna, Leticia Barajas, le heredaron el gusto por los postres y la repostería.

Mi abuela es de Monclova y se dedica a hacer empanadas y galletas, por lo que mi mamá le agarró el gusto a los pasteles”, explicó Renata.

Para esta joven emprendedora, Chica Brownie es una microempresa familiar en la que se dedican a vender brownies con diferentes combinaciones de ingredientes, además de la “pizza brownie”, que desde hace casi dos años está en el gusto de los saltillenses.

Yo necesitaba dinero para comprarme un celular, por eso empecé a vender brownies gracias a que mi mamá me dio la idea”, recordó.

Al ingresar a la Prepa Tec, Renata García decidió continuar con la venta de estos postres, “yo inicié a vender, pero de repente un amigo me dijo que si le daba algunos brownies para venderlos, lo que me permitió tener más alcance y así me di a conocer como la ‘chica brownie’”, precisó.

A sugerencia de su madre, ese sobrenombre se convirtió en la marca con la que Renata empezó a tener más impacto, lo que hoy la tiene en algunos puntos de venta alrededor de la ciudad, como el café Venenito, algunas sucursales de Nieves Sultanas, en Nutribar y en cafeterías escolares, como la de la Universidad La Salle, la del Liceo Freinet y la del Instituto de Estudios Superiores de Saltillo, además de algunas tiendas de abarrotes.

Lo anterior le sirvió para superar las fronteras de su escuela y adentrarse así en el gusto de cientos de saltillenses, lo que sin duda también representó grandes desafíos que poco a poco ha ido librando.

Ahorita ya me siento muy bien posicionada, la gente se pasa la recomendación de boca en boca y tengo el apoyo de mis amigos y familiares que ven mi producto, le toman fotos y las suben a las redes sociales, luego por ahí la gente se comunica conmigo y así podemos tener una comunicación más directa, el trato se vuelve muy personal y eso también les gusta”, señaló Renata.

EAC_6776

DELICIOSAS COMBINACIONES

Renata García destaca que una de las mayores ventajas de su emprendimiento es que desde que iniciaron cuentan con diferentes ingredientes que le dan un toque muy especial al sabor del brownie.

Tenemos de nuez, cacahuate, galleta Oreo, queso Philadelphia, Nutella y almendras, además hacemos ‘pizzas brownie’ que son como un pastel muy elaborado con diferentes tipos de chocolate en la cubierta”, mencionó.

Estas últimas Renata las empezó a hacer a petición de una clienta, lo que habla de su apertura a lo que le solicite el público.

Las “pizzas brownie” consisten en una base de brownie con betún de crema sabor chocolate y avellana, arriba se colocan los chocolates que pida la gente o también pueden ser nueces, fresas o una infinidad de otras opciones que la joven detalla en sus redes sociales.

Enfatiza la estudiante del Tecnológico de Monterrey campus Saltillo que invierno y el 14 de febrero son sus temporadas más altas, llegando a producir cerca de mil 500 brownies por día.

El pasado Día del Amor y la Amistad rompimos récord con 55 ‘pizzas brownie’ vendidas”, manifestó Renata.

Menciona esta emprendedora que los brownies más solicitados son el clásico de azúcar glass, el de galleta Oreo, el de Nutella, el de nuez, el de cacahuate y el de almendra, además de uno que se llama tortuga y considera que es especial porque tiene queso Philadelphia, cacahuate y chispas de chocolate.

A Renata el brownie que más le gusta es el de nuez, “yo creo que somos el único negocio en Saltillo que maneja brownies de diferentes sabores y no solamente los típicos”, puntualizó.

EAC_6825

NO HAY QUE TRATAR DE COMERSE EL MUNDO’

Todo el proceso que lleva preparar los brownies de Chica Brownie es largo; desde la producción, el empaquetado y el etiquetado, hasta la distribución en los diferentes puntos de venta o la entrega a domicilio.

Renata reconoce que el éxito obtenido hasta el momento se lo debe al impulso que toda su familia le ha dado, pues su papá, Ricardo García, y su hermana, Natalia García, también han sido fundamentales en el desarrollo de esta microempresa familiar.

Entre los principales retos que esta joven identifica, resalta la competencia como algo muy complejo, pero que ha sabido superar por su constante innovación y la presentación de nuevos productos, como el caso de la “pizza brownie”.

Además, las temporadas del año juegan un papel relevante, pues en la época de calor disminuyen un poco las ventas por ser un producto que se antoja más en otoño e invierno.

Yo creo que esos son los retos más importantes, además del tiempo, pues aún estoy estudiando y soy la que se dedica al manejo de las redes sociales y a la producción, junto con mi mamá”, comentó.

Ante los grandes esfuerzos que Renata debe hacer, su confianza en Dios y su fe juegan un papel trascendental, pues confiesa que la cita bíblica “todo lo puedo en Cristo que me fortalece” es como una especie de mantra que le ayuda a enfocarse en sus metas.

En un futuro, esta “emprendedora de lo dulce” espera contar con más puntos de venta mientras sigue innovando con sus recetas, como su más reciente apuesta por un brownie de chocolate y menta, que dice es un sabor muy fresco.

Ya son seis años desde que Renata García inició sus primeras ventas de brownies en el Colegio La Paz, durante este tiempo admite que el negocio ha crecido mucho y todo apunta a que seguirá con ese ritmo.

Por su experiencia, la joven emprendedora recomienda a otras personas que desean iniciar con su propio negocio que “no hay que lanzarse luego luego, hay que ir poco a poco, no hay que tratar de comerse el mundo y ser conscientes de que el sol sale para todos, por esto hay que hacer tu producto con amor, porque en verdad la gente se da cuenta cuando le echas ganas”, finalizó la joven que está detrás de Chica Brownie.

EAC_6782

Conoce todas las recetas de Renata García en:

-Facebook: Chica Brownie Saltillo

-Instagram: chicabrownie.saltillo

NÚMEROS

6 años lleva Renata García con el negocio que inició en la secundaria del Colegio La Paz.

55 pizzas brownie” sirvieron para que Renata García rompiera su récord de venta el 14 de febrero pasado.

FRASES

Ahorita ya me siento muy bien posicionada, la gente se pasa la recomendación de boca en boca”.

Hay que hacer tu producto con amor, porque en verdad la gente se da cuenta cuando le echas ganas”.



Más videos >

nt-festival-luces-tailandia_1Ciudad de México.- Uno de los festivales más populares de Tailandia es el Yee Peng Lantern Festival, también conocido como el Festival de las Luces, en Chiang Mai.

Este festival se celebra en el norte de Tailandia cada año, en la luna llena del duodécimo mes lunar del calendario tailandés, que normalmente cae en noviembre. Yee Peng es un festival budista que marca el cambio de estación y se centra en dar la bienvenida a nuevos comienzos.

La celebración para un comienzo próspero

festival-luces-tailandia_2

Para este festival, las personas se reúnen con el fin de elaborar unas cestas flotantes hechas a mano, que se conocen como krathong, además de seleccionar flores, varitas de inciensos y velas.

Los kathrong son hechos de bambú o de un tallo de plátano y una vela. Son liberados en el río Ping o en los fosos de la ciudad, en un ritual que tiene como objetivo despedirse de lo viejo y darle la bienvenida a lo nuevo. En todo este proceso, la luz cumple un rol clave.

Las personas suelen sentarse a orillas del río, recitan sus plegarias y piden sus deseos antes de dejar el kathrong. Se cree que el deseo se cumplirá si la vela de la cesta se mantiene encendida.

Además de los kathrong, también se libera al cielo lo que se conoce como khom loy, que son linternas que se liberan para la buena suerte.

Un festival lleno de luz y color

festival-luces-tailandia_5

Cientos de cestas iluminadas, así como desfiles y ceremonias hacen que el festival tenga una estética visual increíble; la luz y los colores invaden la ciudad y crean un paisaje realmente fascinante.

Las velas son colocadas fuera de comercios y casas, al igual que las flores, y las personas se saludan entre sí y se unen para celebrar.

festival-luces-tailandia_4El tradicional festival es visitado por turistas de todo el mundo que se suman a esta filosofía de despedir el año dejando atrás todo lo malo y recibiendo la luz de lo que está por venir.

Despedir lo viejo, celebrar lo nuevo: el increíble festival de luz en Tailandia