Visto: 184 veces

Publicado el: Sábado, 1 de septiembre del 2018

Aprender a superar los fracasos tienen su lado positivo

Sociedad Saltillo / Elite / Gibrán Valdez

nt--Saltillo,Coah.- La vida se construye de retos y aunque desees evitarlos, son parte del desarrollo de cada persona.

Al emprender un proyecto nuevo, ya sea personal, laboral o académico, siempre surgen las dudas que asedian el desarrollo del mismo; ¿y si no funciona o resulta mal? lo que termina por tener un impacto en la vida de la persona.
Si todo marcha bien, la sensación de éxito es imprescindible y pocas veces la gente se toma una pausa para reflexionar sobre las formas y factores que les ayudaron a cumplir cabalmente con los objetivos fijados.
Sin embargo, cuando las cosas no salen conforme a lo planeado, hablamos de un fracaso, situación que genera estrés y tristeza en quien lo experimenta.
A pesar de todos los aspectos negativos que se pueden poner de manifiesto en una experiencia como esta, investigadores estadunidenses señalan que tanto la victoria como la derrota son importantes a nivel cerebral.
Lo anterior se debe a las conexiones neuronales que se extienden por todo el cerebro y terminan por impactar en todos los ámbitos de aprendizaje.
Más allá de la frustración y la desilusión, muchos psicólogos consideran que un fracaso podría ser un gran maestro para la persona si esta desea tomar el aspecto más positivo de la experiencia.
Hay que recordar que el ser humano desde su nacimiento se enfrenta a diferentes pruebas y retos que por más que desee evitarlos, se terminan convirtiendo en elementos fundamentales del desarrollo de cada uno.
Si has experimentado múltiples derrotas en la escuela, el hogar o en el trabajo, lo más adecuado es que recibas el apoyo de un profesional para atender puntualmente lo que te aqueja.
Aparte del apoyo psicológico que debes recibir, también vale la pena que consideres los siguientes puntos para cuando vivas futuras experiencias de este tipo.

El fracaso es una realidad. Ganar o perder no significa disminuir nuestro valor como personas, más bien forman parte de un acervo de aprendizajes que sin distinguir resultados positivos o negativos terminan construyendo la personalidad y el temperamento de cada uno. Hay que ser realistas y mostrar las cosas como son, sin necesidad de mentir o engañar sobre lo que hemos vivido.

Es bueno mirar al pasado. Los fracasos que ya hemos superado pueden servirnos de guía para enfrentar los retos futuros, por esto es bueno echar la mirada hacia atrás para reflexionar la manera en que salimos adelante después de este tipo de experiencia, en qué cambiamos y cómo nos fortaleció. Eso sí, el hecho de que una vez se perdió en un ámbito no quiere decir que así será por siempre, vale la pena volver a intentarlo.

Puedes aprender de otras personas. Las historias de quienes han obtenido éxito en áreas en las que tú aspiras hacerlo pueden servirte de guía para tus acciones. El aprendizaje de estas personas te pueden ayudar a enfrentar los retos que se te presentan, recuerda que no eres el único, pues muchos viven cosas similares y pueden mostrarte nuevas perspectivas de un mismo punto.

Enfócate en tus objetivos. Si al iniciar un nuevo proyecto te sientes inquieto constantemente y piensas que no funcionará, es más probable que esto se vuelva realidad, no importa lo que hagas o intentes. Por eso, lo mejor es que te concentres en tus objetivos con ideas positivas que te permitan superar todos los obstáculos que se te vayan presentando.

Identifica cómo te sientes ante un desafío. Después de cualquier experiencia vale la pena que evalués cómo fue tu esfuerzo, en qué momento se manifestó con fuerza y en qué otros disminuyó. Así podrás identificar cuando te sientas desmotivado, desmoralizado y las circunstancias externas que desencadenan estos estados de ánimo. Con este aprendizaje podrás anticiparte a este tipo de eventos para planificar cómo superarlos.



Más videos >

nt-mujeres-bostezos_3Ciudad de México.- A quién no le ha pasado: dormir unos minutos más, o que te salgan planes de último minuto en la noche. Aunque no tendrás tiempo de hacer un maquillaje supercomplicado, sí podrás quedar bonita con un maquillaje simple. Y ya no parecerá que has dormido solo cinco horas. Bueno, quizá se note por el ocasional bostezo.

Otras situaciones de emergencia

Cuando vas a viajar

No sobrecargues tu maleta: puedes usar otros recipientes para llevar solo la cantidad necesaria. Es más, los estuches de lentes de contacto te servirán para llevar cremas en el avión, dado que la altitud reseca tu piel. Según el sitio de belleza Allure, a 10 mil metros de altura la humedad en la cabina es del 20 %, y nuestra piel está acostumbrada a estar en un 40 a 70 % de humedad. Lleva una crema con ácido hialurónico: este producto tiene una gran capacidad de adherirse a la poca agua que hay a esta altura. Recuerda cargarla en un recipiente de 100 ml o menos.

mujer-viajar-avion

Cuando no tienes espejo

El maquillaje no dura todo el día, así que si los tuyos son largos es posible que te encuentres haciendo retoques en cualquier lugar. Y a veces la ventanilla del transporte público o tu celular no son buenas guías, por eso te damos estos consejos.

maquillaje-calle

Aplica poca base y finalízala con la esponjita, esto evitará que quede demasiado marcada. Si notas que has aplicado demasiada base, consigue agua micelar en spray: esparciéndola sobre tu rostro, quitará el exceso. Es recomendable que no uses delineador líquido: si ya es difícil con espejo, imagínate sin él. Pasa un lápiz delineador por la línea de tus pestañas, y evita el cat eye, dado que no puedes medir si te quedó igual de los dos lados.

Usa tus manos para guiarte: el contorno debería ir por debajo de la línea del pómulo y hasta dos dedos antes de llegar a la nariz. El rubor, directamente sobre el pómulo, pero debe terminar antes. El iluminador se aplica en la cara inferior externa de las cejas, en la línea central de la nariz y en el arco de cupido. Toca la línea de tus labios suavemente para aplicar labial. Y el último consejo: si te parece que todo está suficientemente difuminado, no lo está. Pasa algunas veces más la brocha.

¿Te dormiste? Te salvará este maquillaje de emergencia en 3 minutos