Visto: 121 veces

Publicado el: Sábado, 1 de septiembre del 2018

Aprender a superar los fracasos tienen su lado positivo

Sociedad Saltillo / Elite / Gibrán Valdez

nt--Saltillo,Coah.- La vida se construye de retos y aunque desees evitarlos, son parte del desarrollo de cada persona.

Al emprender un proyecto nuevo, ya sea personal, laboral o académico, siempre surgen las dudas que asedian el desarrollo del mismo; ¿y si no funciona o resulta mal? lo que termina por tener un impacto en la vida de la persona.
Si todo marcha bien, la sensación de éxito es imprescindible y pocas veces la gente se toma una pausa para reflexionar sobre las formas y factores que les ayudaron a cumplir cabalmente con los objetivos fijados.
Sin embargo, cuando las cosas no salen conforme a lo planeado, hablamos de un fracaso, situación que genera estrés y tristeza en quien lo experimenta.
A pesar de todos los aspectos negativos que se pueden poner de manifiesto en una experiencia como esta, investigadores estadunidenses señalan que tanto la victoria como la derrota son importantes a nivel cerebral.
Lo anterior se debe a las conexiones neuronales que se extienden por todo el cerebro y terminan por impactar en todos los ámbitos de aprendizaje.
Más allá de la frustración y la desilusión, muchos psicólogos consideran que un fracaso podría ser un gran maestro para la persona si esta desea tomar el aspecto más positivo de la experiencia.
Hay que recordar que el ser humano desde su nacimiento se enfrenta a diferentes pruebas y retos que por más que desee evitarlos, se terminan convirtiendo en elementos fundamentales del desarrollo de cada uno.
Si has experimentado múltiples derrotas en la escuela, el hogar o en el trabajo, lo más adecuado es que recibas el apoyo de un profesional para atender puntualmente lo que te aqueja.
Aparte del apoyo psicológico que debes recibir, también vale la pena que consideres los siguientes puntos para cuando vivas futuras experiencias de este tipo.

El fracaso es una realidad. Ganar o perder no significa disminuir nuestro valor como personas, más bien forman parte de un acervo de aprendizajes que sin distinguir resultados positivos o negativos terminan construyendo la personalidad y el temperamento de cada uno. Hay que ser realistas y mostrar las cosas como son, sin necesidad de mentir o engañar sobre lo que hemos vivido.

Es bueno mirar al pasado. Los fracasos que ya hemos superado pueden servirnos de guía para enfrentar los retos futuros, por esto es bueno echar la mirada hacia atrás para reflexionar la manera en que salimos adelante después de este tipo de experiencia, en qué cambiamos y cómo nos fortaleció. Eso sí, el hecho de que una vez se perdió en un ámbito no quiere decir que así será por siempre, vale la pena volver a intentarlo.

Puedes aprender de otras personas. Las historias de quienes han obtenido éxito en áreas en las que tú aspiras hacerlo pueden servirte de guía para tus acciones. El aprendizaje de estas personas te pueden ayudar a enfrentar los retos que se te presentan, recuerda que no eres el único, pues muchos viven cosas similares y pueden mostrarte nuevas perspectivas de un mismo punto.

Enfócate en tus objetivos. Si al iniciar un nuevo proyecto te sientes inquieto constantemente y piensas que no funcionará, es más probable que esto se vuelva realidad, no importa lo que hagas o intentes. Por eso, lo mejor es que te concentres en tus objetivos con ideas positivas que te permitan superar todos los obstáculos que se te vayan presentando.

Identifica cómo te sientes ante un desafío. Después de cualquier experiencia vale la pena que evalués cómo fue tu esfuerzo, en qué momento se manifestó con fuerza y en qué otros disminuyó. Así podrás identificar cuando te sientas desmotivado, desmoralizado y las circunstancias externas que desencadenan estos estados de ánimo. Con este aprendizaje podrás anticiparte a este tipo de eventos para planificar cómo superarlos.



Más videos >

nt-festival-luces-tailandia_1Ciudad de México.- Uno de los festivales más populares de Tailandia es el Yee Peng Lantern Festival, también conocido como el Festival de las Luces, en Chiang Mai.

Este festival se celebra en el norte de Tailandia cada año, en la luna llena del duodécimo mes lunar del calendario tailandés, que normalmente cae en noviembre. Yee Peng es un festival budista que marca el cambio de estación y se centra en dar la bienvenida a nuevos comienzos.

La celebración para un comienzo próspero

festival-luces-tailandia_2

Para este festival, las personas se reúnen con el fin de elaborar unas cestas flotantes hechas a mano, que se conocen como krathong, además de seleccionar flores, varitas de inciensos y velas.

Los kathrong son hechos de bambú o de un tallo de plátano y una vela. Son liberados en el río Ping o en los fosos de la ciudad, en un ritual que tiene como objetivo despedirse de lo viejo y darle la bienvenida a lo nuevo. En todo este proceso, la luz cumple un rol clave.

Las personas suelen sentarse a orillas del río, recitan sus plegarias y piden sus deseos antes de dejar el kathrong. Se cree que el deseo se cumplirá si la vela de la cesta se mantiene encendida.

Además de los kathrong, también se libera al cielo lo que se conoce como khom loy, que son linternas que se liberan para la buena suerte.

Un festival lleno de luz y color

festival-luces-tailandia_5

Cientos de cestas iluminadas, así como desfiles y ceremonias hacen que el festival tenga una estética visual increíble; la luz y los colores invaden la ciudad y crean un paisaje realmente fascinante.

Las velas son colocadas fuera de comercios y casas, al igual que las flores, y las personas se saludan entre sí y se unen para celebrar.

festival-luces-tailandia_4El tradicional festival es visitado por turistas de todo el mundo que se suman a esta filosofía de despedir el año dejando atrás todo lo malo y recibiendo la luz de lo que está por venir.

Despedir lo viejo, celebrar lo nuevo: el increíble festival de luz en Tailandia