Visto: 92 veces

Publicado el: Sábado, 1 de septiembre del 2018

Pueden ser peligrosas los riesgos de las cosquillas

Sociedad Saltillo / Elite / Gibrán Valdez

nt--wr-kidsSaltillo,Coah.- Aunque mucha gente considera que se trata de una actividad placentera, la realidad es otra.

Muchas familias encuentran en una sesión de risas la oportunidad perfecta para afianzar los vínculos entre cada uno de sus integrantes.
Lo anterior provoca que muchos papás recurran a las cosquillas para desatar las carcajadas de sus hijos.
Sin embargo, más allá de las risas y el aparente gran momento, esta actividad pone en riesgo a los menores, según el biólogo estadunidense, Richard Alexander.
El experto norteamericano cobró notoriedad en la escena internacional hace unos años, cuando publicó un artículo sobre los peligros de las cosquillas en uno de los diarios más importantes de Nueva York.
Este tipo de estímulos externos que recibe el organismo terminan por generar un gran número de procesos fisiológicos, aunque la respuesta principal suelen ser las risas y carcajadas extremas.
Así estas acciones pueden parecer inofensivas, pero terminan siendo tan invasivas que pueden provocar el llanto de quienes las reciben.
Incluso, algunos historiadores señalan que en la antigua China se recurría a las cosquillas como un método de tortura gracias a que esta acción no deja marcas visibles.
Diversos especialistas señalan que en la actualidad aún en algunos países se sigue utilizando esta técnica para torturar a prisioneros colocándolos en una silla o cama con los pies atados y desnudos, posteriormente se le hacen cosquillas en la planta, al principio son suaves pero luego se van intensificando hasta que la persona siente dolor.
Así los especialistas señalan que las cosquillas en los niños pueden terminar en un problema ya que su cuerpo es mucho más frágil que el de un adulto.

PRECAUCIONES A LA HORA DE HACER COSQUILLAS
Cuando un niño te pida que pares durante un momento de cosquillas, realmente toma en cuenta sus palabras, pues esto le ayudará a formar la concepción de su cuerpo y estar al tanto de que él es el dueño del mismo.
La señal producida por este tipo de estimulación viaja hasta dos regiones cerebrales; la corteza somatosensorial, que procesa el tacto, y la corteza cingulada anterior, que gestiona la información agradable.
Las neuronas de estas áreas desencadenan una respuesta inmediata en forma de bruscos movimientos corporales y una risa nerviosa difícil de controlar.
En los casos más extremos, esas reacciones podrían interferir en la regulación de algunos músculos que controlan la respiración, lo que podría dar pie a espasmos e incluso a la asfixia.
Si los menores presentan alguna dolencia o complicación en el corazón, la situación estresante que producen las cosquillas podrían ocasionar un fallo cardíaco.
A pesar de las advertencias mencionadas, muchas veces son los propios niños quienes piden las sesiones de cosquillas porque lo toman como un juego y al final de cuentas es una forma de generar vínculos afectivos con otras personas.
Por esto, la idea no es dejar de hacer reír a los más pequeños de la casa con este método, sólo que se recomienda tomar las siguientes medidas preventivas:
– Si el niño aún no sabe hablar, evita cualquier cosquilleo ya que no podrá avisarte en qué momento parar.
– Antes de comenzar con la sesión de cosquillas, pregúntale al niño si esto le gustaría; a pesar de que erradica el factor sorpresa, puede resultar más divertido para ambos y al mismo tiempo evitarás cualquier tipo de molestia o, incluso, hasta una experiencia traumática.
– No dudes en detenerte si el niño te lo pide o hace un gesto para que lo hagas porque están riendo tanto que no pueden hablar.

Ahora ya lo sabes, las cosquillas no son un simple acto que se puede tomar a la ligera, así que presten más atención la próxima vez que llevan a cabo un momento de este tipo.



Más videos >

nt-festival-luces-tailandia_1Ciudad de México.- Uno de los festivales más populares de Tailandia es el Yee Peng Lantern Festival, también conocido como el Festival de las Luces, en Chiang Mai.

Este festival se celebra en el norte de Tailandia cada año, en la luna llena del duodécimo mes lunar del calendario tailandés, que normalmente cae en noviembre. Yee Peng es un festival budista que marca el cambio de estación y se centra en dar la bienvenida a nuevos comienzos.

La celebración para un comienzo próspero

festival-luces-tailandia_2

Para este festival, las personas se reúnen con el fin de elaborar unas cestas flotantes hechas a mano, que se conocen como krathong, además de seleccionar flores, varitas de inciensos y velas.

Los kathrong son hechos de bambú o de un tallo de plátano y una vela. Son liberados en el río Ping o en los fosos de la ciudad, en un ritual que tiene como objetivo despedirse de lo viejo y darle la bienvenida a lo nuevo. En todo este proceso, la luz cumple un rol clave.

Las personas suelen sentarse a orillas del río, recitan sus plegarias y piden sus deseos antes de dejar el kathrong. Se cree que el deseo se cumplirá si la vela de la cesta se mantiene encendida.

Además de los kathrong, también se libera al cielo lo que se conoce como khom loy, que son linternas que se liberan para la buena suerte.

Un festival lleno de luz y color

festival-luces-tailandia_5

Cientos de cestas iluminadas, así como desfiles y ceremonias hacen que el festival tenga una estética visual increíble; la luz y los colores invaden la ciudad y crean un paisaje realmente fascinante.

Las velas son colocadas fuera de comercios y casas, al igual que las flores, y las personas se saludan entre sí y se unen para celebrar.

festival-luces-tailandia_4El tradicional festival es visitado por turistas de todo el mundo que se suman a esta filosofía de despedir el año dejando atrás todo lo malo y recibiendo la luz de lo que está por venir.

Despedir lo viejo, celebrar lo nuevo: el increíble festival de luz en Tailandia