Visto: 247 veces

Publicado el: Viernes, 24 de agosto del 2018

Anahí González y Jeisel Hernández con Fecha de Caducidad

Sociedad Saltillo / Friday! / Texto: Gibrán Valdez Fotos: Enrique Alvarez del Castillo

nt--EAC_9112-OKSaltillo,Coah- Estas jóvenes decidieron sumar su talento para formar una obra que desde la noche de ayer se exhibe en Monterrey y planean que llegue a la ciudad a mediados de noviembre.

Anahí González y Jeisel Hernández
El tiempo y los placeres de la vida

La fotografía y la ilustración a través del bordado, son las pasiones de este par de artistas locales que hacen lo que aman.

El arte se entiende como una actividad que se produce con una finalidad estética y comunicativa, ya que por medio de esta se expresan ideas, emociones y la visión del mundo que el artista tiene.
A través de diversos recursos, como los plásticos, lingüísticos, sonoros, visuales o mixtos, se generan piezas únicas que evocan un sinfín de interpretaciones en quien las recibe.
Con el paso del tiempo, algunas formas de arte se han modificado gracias a los avances tecnológicos, explotando con mayor intensidad la creatividad de los artistas.
La producción artística es una actividad que, además de las piezas físicas que resultan, impacta entre las personas en una plano intangible, es decir, cultivan la mente y el espíritu.
En esencia, se trata de un proceso de comunicación en el que existen tres elementos principales: el emisor, el mensaje y el receptor.
El artista crea un mensaje con los recursos que desea o con los que cuenta, otorgándole un significado a su obra, permitiendo que las personas que lo reciben hagan sus propias interpretaciones a partir de las emociones que la pieza les provoque.
Además de esto, gracias al arte se forjan grandes amistades, tal es el caso de dos chicas saltillenses que el día de ayer inauguraron su exposición Fecha de Caducidad en la galería de la Alianza Francesa en Monterrey.
Cada una, desde su ámbito de desarrollo artístico, sumó su talento en este proyecto que consiste en fotografías bordadas.
Anahí González, apasionada por la fotografía, y Jeisel Hernández, diseñadora e ilustradora con hilos a través del bordado, son las artistas detrás de la exposición que reúne 15 piezas en las que están plasmados paisajes de Francia con un mensaje implícito: la relación del tiempo con el placer que provocan las pequeñas cosas.
El público regiomontano podrá disfrutar de esta obra por un mes, posteriormente en Casa Purcell de Saltillo será exhibida a partir del 15 de noviembre para todos los interesados en conocer el trabajo de este par de artistas locales.

EAC_9193-OK

ASÍ NACIÓ EL PROYECTO
Anahí González tiene 24 años y Jeisel Hernández 26, ambas trabajan en un estudio digital como project manager y diseñadora gráfica, respectivamente.
El proyecto Fecha de Caducidad se gestó tras una exposición fotográfica de Anahí el año pasado en España y Francia, tiempo en el que colaboró con la marca Fujifilm México documentando su viaje como X Traveler.
“Entonces unos meses después, ya cuando había regresado, le platiqué a Jeisel que tenía unas fotografías de Francia que me encantaban”, recordó la joven fotógrafa.
Por su parte, Jeisel tiene un año y medio en el bordado, aplicando esta técnica para ilustrar diversos trabajos, por lo que surgió la idea de intervenir con hilo algunos detalles de las fotografías capturadas en territorio francés.
La primera reunión para echar a andar todo lo que traían en mente se efectuó a finales de febrero de este año, por lo que ya son meses de arduo trabajo en este proyecto.
Después de seleccionar las imágenes en las que se retratan algunas zonas como Bretagne, París y el sur de Francia, llegaron a la conclusión de que “no sólo se van a bordar para que se vean bonitas, tienen que tener un sentido y coincide en que todas las imágenes tienen patrones pequeños, repetición, detalles y eso es parte importante del proyecto, ya que el bordado trata de eso, del tiempo, la paciencia y los detalles”, explicó la artista de bordado.

EAC_9127-OK

UN PROCESO QUE SE DISFRUTA
A la par de su trabajo, cada una de las artistas se dedicó por completo a la preparación de las 15 piezas para la exposición de Fecha de Caducidad que la noche de ayer fue inaugurada en la galería de la Alianza Francesa en Monterrey.
Fueron meses en los que tuvieron que hacer sacrificios, sobre todo por cuestión de tiempo, aplazando citas con amigos y programando reuniones hasta después de la exhibición.
Es la primera vez que Anahí y Jeisel colaboran juntas en un proyecto y ambas coinciden en que todo el proceso ha sido un éxito, por lo que no descartan trabajar en un futuro de la misma manera, pero por el momento toda su atención está enfocada en Fecha de Caducidad.
Para cada una su expresión artística es muy importante, por lo que encuentran el tiempo necesario para dedicarse a lo que les apasiona.
“Siempre he creído que no es que nunca tengas tiempo, es que no te haces el tiempo, además del trabajo, la fotografía para mí es algo muy importante, entonces siempre le voy a hacer el tiempo necesario”, señaló Anahí.

EAC_9136-OK
Por lo anterior, los sacrificios que han hecho en torno a este proyecto no han pesado mucho en ninguna de las dos saltillenses.
“El bordado es súper enriquecedor para mi alma, soy diseñadora y cuando algo te gusta te das el tiempo y se disfruta, obviamente sacrificas algo pero no es como que estemos llorando o sufriendo, realmente es un proceso que se disfruta”, puntualizó Jeisel.

EAC_9177-OK

LA RELACIÓN DEL TIEMPO Y LOS PEQUEÑOS PLACERES
Fecha de Caducidad es patrocinado por Fujifilm México y por Diseños para Bordar, el distribuidor exclusivo para México de los hilos DMC, compañías que han estado apoyando con la difusión del proyecto.
La mayoría de las fotografías bordadas se imprimen en tela y son monocromáticas, pero Anahí y Jeisel decidieron que el trabajo con el hilo y la aguja se hiciera directamente en papel fotográfico, lo que significó un grado mayor de complejidad.
Las artistas saltillenses consideran que la respuesta será positiva, ya que con cada pieza las personas podrán quedar hipnotizadas por la belleza de los paisajes, la composición fotográfica y la intervención del bordado en los pequeños detalles de la imagen.
Una casa en Bretaña que tiene los colores de la bandera francesa, es la favorita de Anahí y Jeisel, pues se trata de una edificación con paredes blancas, ventanas azules y en una ventana se distingue una pequeña toalla roja.
Al definir su estilo creativo, Anahí menciona que todos sus proyectos son muy personales, “hablan de cosas que tal vez estamos pasando por ese tiempo”.
Para Jeisel todo tiene que empezar por la investigación, “para este proyecto primero compré un libro de bordado en papel, siento que para todo debes estar bien documentado, después la cabeza hace lo suyo”, mencionó.
Aunque esta obra llegará hasta mediados del mes de noviembre a la ciudad, todos los interesados pueden seguir las redes sociales de cada una de estas artistas locales para conocer algunas piezas y el proceso que llevó cada una.
Por último, Anahí y Jeisel señalan que la base del proyecto son los pequeños placeres de la vida, eso es lo que el público encontrará en cada pieza, “todo lo que hacemos, incluso nuestras vidas, tienen una fecha de caducidad, entonces hacemos esa relación de los pequeños placeres y del tiempo que le dedicas a las cosas que amas, que en este caso, para nosotras, son el bordado y la fotografía”, sentenció la joven fotógrafa.  

EAC_9091-OK
¡Síguelas en redes sociales!

Facebook: Anahí González | Jeiselilla
Instagram: anahigonzalezph | jeiselilla

NÚMEROS
15piezas son las que componen la obra Fecha de Caducidad.

FRASES
“El bordado es súper enriquecedor para mi alma, soy diseñadora y cuando algo te gusta te das el tiempo y se disfruta”, Jeisel Hernández.

“Todo lo que hacemos, incluso nuestras vidas, tienen una fecha de caducidad, entonces hacemos esa relación de los pequeños placeres y del tiempo que le dedicas a las cosas que amas”, Anahí González.



Más videos >

nt-festival-luces-tailandia_1Ciudad de México.- Uno de los festivales más populares de Tailandia es el Yee Peng Lantern Festival, también conocido como el Festival de las Luces, en Chiang Mai.

Este festival se celebra en el norte de Tailandia cada año, en la luna llena del duodécimo mes lunar del calendario tailandés, que normalmente cae en noviembre. Yee Peng es un festival budista que marca el cambio de estación y se centra en dar la bienvenida a nuevos comienzos.

La celebración para un comienzo próspero

festival-luces-tailandia_2

Para este festival, las personas se reúnen con el fin de elaborar unas cestas flotantes hechas a mano, que se conocen como krathong, además de seleccionar flores, varitas de inciensos y velas.

Los kathrong son hechos de bambú o de un tallo de plátano y una vela. Son liberados en el río Ping o en los fosos de la ciudad, en un ritual que tiene como objetivo despedirse de lo viejo y darle la bienvenida a lo nuevo. En todo este proceso, la luz cumple un rol clave.

Las personas suelen sentarse a orillas del río, recitan sus plegarias y piden sus deseos antes de dejar el kathrong. Se cree que el deseo se cumplirá si la vela de la cesta se mantiene encendida.

Además de los kathrong, también se libera al cielo lo que se conoce como khom loy, que son linternas que se liberan para la buena suerte.

Un festival lleno de luz y color

festival-luces-tailandia_5

Cientos de cestas iluminadas, así como desfiles y ceremonias hacen que el festival tenga una estética visual increíble; la luz y los colores invaden la ciudad y crean un paisaje realmente fascinante.

Las velas son colocadas fuera de comercios y casas, al igual que las flores, y las personas se saludan entre sí y se unen para celebrar.

festival-luces-tailandia_4El tradicional festival es visitado por turistas de todo el mundo que se suman a esta filosofía de despedir el año dejando atrás todo lo malo y recibiendo la luz de lo que está por venir.

Despedir lo viejo, celebrar lo nuevo: el increíble festival de luz en Tailandia