Visto: 110 veces

Publicado el: Sábado, 7 de julio del 2018

Jalcomulco, Veracruz adictos al rafting

Sociedad Saltillo / Elite / Reforma

nt--1ASaltillo,Coah.- La potencia del río La Antigua regala experiencias llenas de emoción.

Aguzamos los sentidos dando sorbos a un café negro preparado con granos cultivados en Coatepec, muy cerquita de Xalapa. Hay que estar lo más despiertos posible para enfrentar a los rápidos.

Cafetales, plantíos de caña de azúcar, chayote, malanga y enormes árboles de mango pintan de verde el trayecto hacia el campamento de Expediciones México Verde, cuyos expertos guiarán la aventura.

Situada en Jalcomulco, la compañía es pionera en el descenso de ríos o rafting en esta zona del páis y forma parte de las aproximadamente quince empresas que ofrecen sus servicios a los viajeros.

Antes de subir a las balsas, el grupo participa en una plática de seguridad. Entre chistes que buscan relajar a los más nerviosos, el guía Rafael Torres explica el uso correcto del remo, la importancia de llevar el chaleco salvavidas y el casco bien ajustados, más algunas técnicas de rescate en caso de que alguien se caiga al agua. Definitivamente, pensamos, ese no es el plan para hoy.

Al llegar a una orilla del río La Antigua –en la sección Pescados– del nerviosismo se pasa a la emoción.

“Para la gente extrema se recomienda venir en agosto, septiembre y parte de octubre, que es la temporada ruda”, explica Rafael, “comienza a ser más ‘light’, para toda la familia, a partir de noviembre y diciembre hasta junio, que apenas comienza la temporada de lluvias”.

Durante julio y agosto, si la corriente del río lo permite, México Verde propone salidas para hacer rafting pero en la sección La Antigua de este mismo río.

El corazón se acelera. Rafael advierte que estamos cerca del primero de los r·pidos del trayecto. Por la cantidad de agua que llevan, éstos se catalogan clase tres y cuatro, en una una escala internacional que abarca del 0 (aguas planas) al seis (aguas consideradas imposibles de navegar).

Siento como que quiero agarrarme de la balsa hasta con los dedos de los pies. La sacudida no es tan intensa. Y tan pronto como pasa, nos arranca las típicas carcajadas que llegan tras un susto superado.

Después de pasar algunos rápidos con nombres tan sugerentes como La Cueva o La Bruja Blanca, el temor de caer al río se disipa. Más de uno se avienta para refrescarse –animados por los guías, en un tramo donde la corriente es casi nula– y luego hasta le seguimos el juego al guía cuando, al proponer retos de equilibrio, nos ponemos de pie en la orilla de la balsa.

Casi tres horas después, con el cuerpo adolorido, pero satisfechos, el grupo vuelve al campamento. Es hora de recuperar fuerzas para vivir nuevos desafíos.

Aventura en el río

En Jalcomulco, Veracruz, se puede hacer rafting casi todo el año. Toma nota:

– Agosto, septiembre y parte de octubre: temporada de descensos extremos.

– Julio: recorridos en la sección La Antigua del río homónimo.

– De enero a finales de Semana Santa: perfecto para expediciones familiares.

– Indispensable: llevar cámara resistente al agua, ropa sintÈtica de secado rápido, sandalias anfibias, bloqueador solar, repelente.

– Edad mínima para participar: 6 años

– Duración: 3 horas

– Costo: desde mil 850 pesos por persona; incluye rafting, una noche de hospedaje en un campamento y tres alimentos.

1

1. El recorrido en balsas por el río La Antigua es apto para las familias, durante casi todo el año.

2

2. El paseo incluye una comida. Fruta, aguas frescas y tacos de guisados satisfacen a los aventureros.

3

3. Haz glamping en el campamento México Verde. Luz, cama y más detalles presumen las tiendas.



Más videos >

nt-festival-luces-tailandia_1Ciudad de México.- Uno de los festivales más populares de Tailandia es el Yee Peng Lantern Festival, también conocido como el Festival de las Luces, en Chiang Mai.

Este festival se celebra en el norte de Tailandia cada año, en la luna llena del duodécimo mes lunar del calendario tailandés, que normalmente cae en noviembre. Yee Peng es un festival budista que marca el cambio de estación y se centra en dar la bienvenida a nuevos comienzos.

La celebración para un comienzo próspero

festival-luces-tailandia_2

Para este festival, las personas se reúnen con el fin de elaborar unas cestas flotantes hechas a mano, que se conocen como krathong, además de seleccionar flores, varitas de inciensos y velas.

Los kathrong son hechos de bambú o de un tallo de plátano y una vela. Son liberados en el río Ping o en los fosos de la ciudad, en un ritual que tiene como objetivo despedirse de lo viejo y darle la bienvenida a lo nuevo. En todo este proceso, la luz cumple un rol clave.

Las personas suelen sentarse a orillas del río, recitan sus plegarias y piden sus deseos antes de dejar el kathrong. Se cree que el deseo se cumplirá si la vela de la cesta se mantiene encendida.

Además de los kathrong, también se libera al cielo lo que se conoce como khom loy, que son linternas que se liberan para la buena suerte.

Un festival lleno de luz y color

festival-luces-tailandia_5

Cientos de cestas iluminadas, así como desfiles y ceremonias hacen que el festival tenga una estética visual increíble; la luz y los colores invaden la ciudad y crean un paisaje realmente fascinante.

Las velas son colocadas fuera de comercios y casas, al igual que las flores, y las personas se saludan entre sí y se unen para celebrar.

festival-luces-tailandia_4El tradicional festival es visitado por turistas de todo el mundo que se suman a esta filosofía de despedir el año dejando atrás todo lo malo y recibiendo la luz de lo que está por venir.

Despedir lo viejo, celebrar lo nuevo: el increíble festival de luz en Tailandia