Visto: 289 veces

Publicado el: Viernes, 18 de mayo del 2018

PJAMA Band una gran familia

Sociedad Saltillo / Friday! / Texto: Gibrán Valdez Fotos: Enrique Alvarez del Castillo

nt--EAC_1408Saltillo,Coah.- Estos jóvenes amantes de la música están desarrollando un estilo musical peculiar, definiéndolo como una especie de tropical indie, con destellos de funk y rock.

PJAMA Band

Música para encontrarse

El 10 de octubre de 2015 tuvieron su primera actuación frente a tres personas en Avemed, dos años después, tocaron en la Arena Monterrey para cerca de 13 mil espectadores.

Muchas personas afirman que las mejores cosas de la vida surgen de manera espontánea, sin planearlas ni forzarlas para que sucedan.

Los astros se acomodan, el tiempo se detiene y las entidades coinciden en el mismo espacio para que ocurra la magia, se establecen las conexiones necesarias y lo mejor llega.

EAC_1374

Fue así como un grupo de amigos encontró en la música uno de sus puntos en común, por lo que decidieron poner en marcha su talento a través de PJAMA Band.

Ellos son los saltillenses Diego Garza e Isaac Luna; Rodrigo Pérez, Abraham Mata y Ernesto Fernández, procedentes de Piedras Negras, Coahuila; y con sangre argentina, Santiago Simone.

De diferentes latitudes del mundo, con distintas profesiones e intereses en la vida, encontraron en la agrupación un camino por el que pueden transitar juntos, experiencia que refuerza sus lazos de amistad al grado de considerarse ya una gran familia.

En esta edición te contamos su historia y los pormenores del éxito que alcanzaron en los últimos años, pues han participado en infinidad de escenarios, entre los que destacan las dos ediciones del Festival Zapal organizado en la ciudad y una actuación en la Arena Monterrey, donde pusieron a bailar a cerca de 13 mil personas.

EAC_1470

UN ENCUENTRO IMPROVISADO

Diego Garza tiene 23 años y en PJAMA es el vocalista principal, además de tocar el ukelele y la armónica.

Este saltillense recuerda que un día llegó al departamento donde vivían Rodrigo y Abraham, de 27 años cada uno, “me encontré a ‘Morra’ (Rodrigo) tocando la guitarra y le dije que tocaba muy bien y que yo tocaba el ukelele, que estaba empezando a componer varias cosas”, recordó.

Rodrigo le comentó a Diego que tenía un ukelele y se lo prestó en el momento, así comenzaron una Pacific Jam Session donde las canciones comenzaron a fluir de forma natural y espontánea.

Del interior del departamento salió Abraham, quien se les unió al instante y hoy se encarga de hacer vibrar al público con su guitarra eléctrica, los shakers y el tom de la banda, además de poner su voz en los coros.

Tiempo después a la banda llegó Ernesto, nigropetense de 26 años que funge como bajista y corista.

Por su parte, Santiago, de 27 años, primero se encargaba de los videos y algunas cuestiones técnicas en el sonido de los eventos en vivo, actualmente toca los teclados, sintetizadores y lanza secuencias.

El último en integrarse a PJAMA fue Isaac, quien tiene 23 años y es el encargado de la batería y las percusiones.

No obstante, estos seis músicos no son los únicos que le dan vida a PJAMA Band, pues hay todo un equipo detrás, encabezado por Pepe Arizpe, el mánager, y Saúl Márquez, el coach personal del grupo.

EAC_1401

THE BEST IS YET TO COME

Esta gran familia se compone de 15 integrantes, aproximadamente, y las puertas siguen abiertas para los que estén interesados y deseen sumarse.

A finales del año pasado hicieron una recopilación de todos los eventos, tocadas y conciertos en los que participaron a lo largo del 2017 y las plasmaron en un video que subieron a su canal de YouTube, “desde las tocadas más sencillas donde habían 15 o 20 personas, hasta tocar en la Arena Monterrey y estar en estudios de primer mundo”, precisó Santiago Simone.

Ya pasaron casi tres años desde que Diego Garza, Rodrigo Pérez y Abraham Mata se encontraron, momento a partir del cual se comenzó a gestar el proyecto musical y experimental.

En enero de 2017, cuando Isaac Luna llegó a PJAMA, el grupo decidió consolidarse, “decidimos darle un concepto, una idea y un valor a PJAMA, que es un acrónimo que significa Pacific Jam At My Apartment, así se consolidó a inicios del año pasado”, explicó el vocalista de la banda.

Una fecha curiosa para PJAMA es el 10 de octubre, pues en el 2015 hicieron su primera aparición frente a tres personas en Avemed, pero en un lapso de dos años, ya estaban tocando para casi 13 mil almas en la Arena Monterrey.

En el mismo día, pero con dos años de diferencia, vimos toda la evolución y es de admirarse, yo me siento muy orgulloso por todo lo que hemos creado juntos porque no somos seis personas los que estamos haciendo esto, somos un grupo de 15 y siempre decimos que si quieren ser parte de esta familia son totalmente bienvenidos, mientras disfruten y sigan este concepto”, puntualizó Diego.

Ellos mismos componen sus melodías, a partir de frases que cada uno aporta y que el vocalista puede interiorizar para plasmarlas en la letra de una canción.

Lo más complejo, según coinciden los integrantes de PJAMA, es definir su propio estilo musical, “siempre es la pregunta que no sabemos responder”, apuntó Ernesto.

Abraham señala que se trata de una especie de tropical indie, con destellos de funk y rock, “ahí nos vamos amarrando de lo que podemos” y “de lo que suene chido”, agregó Rodrigo.

Destacan que los gustos musicales de cada uno tienen mucha relevancia y dentro de la agrupación son muy variados; eso es lo que les ha permitido ir evolucionando y metiéndose en el gusto de la gente.

Poco a poco hemos crecido y vamos a seguir creciendo porque no nos cerramos a lo que estamos haciendo ahorita, seguimos experimentando, nos seguimos conociendo, estamos creciendo todos musicalmente, eso está muy bien porque nos promete cosas nuevas a nosotros y a la gente que nos escucha”, declaró Abraham.

Como agrupación, la canción que consideran fundamental es The Best Is Yet To Come, que el video oficial de la canción es la recopilación de participaciones durante el 2017 que subieron a su canal de YouTube a finales del año pasado.

Esa canción es el núcleo de todo, es una canción muy importante para nosotros en muchos sentidos”, manifestó Santiago.

EAC_1435

MÚSICA QUE SE GENERA DESDE EL ALMA

Manifiestan los integrantes de PJAMA Band que nunca hacen menos a un lugar o a un escenario, todos son importantes y en cada uno siempre dan lo mejor de sí.

No obstante, uno de los más imponentes ha sido el de la Arena Monterrey, donde se subieron y escucharon a casi 13 mil personas gritar, corear y disfrutar de su música en vivo.

Es nuestra nave espacial”, dice Santiago Simone y lo secunda Abraham, quien argumenta que cualquier escenario “es un lugar especial para nosotros, al momento de subirnos somos las personas más puras y sinceras que podemos ser”.

Así, a lo largo del tiempo, desde su primera actuación en público, estos seis músicos han viajado por diferentes “naves espaciales”, entre las que resaltan el Museo de Arte Contemporáneo de Monterrey, el Pabellón M, Casa del Ogro, Agua Fría, bar Dogma en Monterrey y en Saltillo, en el Hooligans Irish Pub y en el Festival Zapal, donde han participado en las dos ediciones que tiene el evento realizándose en la ciudad y también lo harán este año.

Además, gracias a las múltiples plataformas de streaming que existen, sus melodías pueden recorrer miles de kilómetros alrededor del mundo, para llegar a un público global.

Tan sólo en Spotify han tenido más de 10 mil oyentes mensuales, de acuerdo con los registros que han observado los integrantes de esta agrupación saltillense, que a la fecha está promocionando su Rico EP (extended play).

Nuestra principal canción, o la más conocida que tenemos ahorita, es Toronjil y ya tiene arriba de 50 mil reproducciones en Spotify”, señaló Abraham Mata.

Aunque con PJAMA Band están dando pasos agigantados, los integrantes no se preocupan por superar una meta objetiva o batir un récord, pues eso podría encuadrarlos en un punto coartando la creatividad y la realización personal que obtienen al hacer lo que más les apasiona.

Lo que de verdad es importante es el proceso, el camino que estamos siguiendo, cómo estamos creciendo como personas, pues ya no somos iguales que hace un año”, precisó Diego Garza.

Abraham aprovechó el cuestionamiento para sintetizar un poco de lo que es la esencia de PJAMA, “este proyecto no sólo es tocar, tenemos una banda y tratamos de dar un mensaje, ayudar de cierta manera a las personas, siempre que invitamos a alguien a una tocada es para que todas las energías malas que trae nos las dé, nosotros las procesamos y se las regresamos en buena vibra para que se vayan con una sonrisa”.

En suma con esta línea de ideas, el vocalista de la banda mencionó que “la música que estamos generando viene directo desde nuestra alma, desde nuestro espíritu, desde cómo nos sentimos y es totalmente para eso, para hacer pasar un buen momento a la persona y que a su vez entre en un estado de paz para poder encontrarse a sí mismo”.

Es así como estos seis músicos, junto a los más de 10 colaboradores que están tras bambalinas y participan de cerca con el proyecto PJAMA, quieren impactar positivamente en el ánimo de las personas a través de su propuesta musical; lo que empezó como una minisesión improvisada con instrumentos de cuerdas en un departamento de la capital coahuilense, hoy ha puesto a bailar a miles y, seguramente, también les ha sacado más de una sonrisa a toda esa gente que los ha escuchado.

EAC_1387

¡Sigue su propuesta musical!

Facebook: PJAMA

Instagram: pjamaoficial

Twitter: @pjamaoficial

Sitio web: www.pjamaband.com

YouTube: PJAMA

NÚMEROS

15 personas son las que hacen posible PJAMA Band.

50 MIL reproducciones ha superado la canción Toronjil, la más conocida de esta agrupación, en Spotify.

FRASES

En el mismo día, pero con dos años de diferencia, vimos toda la evolución y es de admirarse, yo me siento muy orgulloso por todo lo que hemos creado juntos”, Diego Garza.

Siempre que invitamos a alguien a una tocada es para que todas las energías malas que trae nos las dé, nosotros las procesamos y se las regresamos en buena vibra para que se vayan con una sonrisa”, Abraham Mata.



Más videos >

nt-festival-luces-tailandia_1Ciudad de México.- Uno de los festivales más populares de Tailandia es el Yee Peng Lantern Festival, también conocido como el Festival de las Luces, en Chiang Mai.

Este festival se celebra en el norte de Tailandia cada año, en la luna llena del duodécimo mes lunar del calendario tailandés, que normalmente cae en noviembre. Yee Peng es un festival budista que marca el cambio de estación y se centra en dar la bienvenida a nuevos comienzos.

La celebración para un comienzo próspero

festival-luces-tailandia_2

Para este festival, las personas se reúnen con el fin de elaborar unas cestas flotantes hechas a mano, que se conocen como krathong, además de seleccionar flores, varitas de inciensos y velas.

Los kathrong son hechos de bambú o de un tallo de plátano y una vela. Son liberados en el río Ping o en los fosos de la ciudad, en un ritual que tiene como objetivo despedirse de lo viejo y darle la bienvenida a lo nuevo. En todo este proceso, la luz cumple un rol clave.

Las personas suelen sentarse a orillas del río, recitan sus plegarias y piden sus deseos antes de dejar el kathrong. Se cree que el deseo se cumplirá si la vela de la cesta se mantiene encendida.

Además de los kathrong, también se libera al cielo lo que se conoce como khom loy, que son linternas que se liberan para la buena suerte.

Un festival lleno de luz y color

festival-luces-tailandia_5

Cientos de cestas iluminadas, así como desfiles y ceremonias hacen que el festival tenga una estética visual increíble; la luz y los colores invaden la ciudad y crean un paisaje realmente fascinante.

Las velas son colocadas fuera de comercios y casas, al igual que las flores, y las personas se saludan entre sí y se unen para celebrar.

festival-luces-tailandia_4El tradicional festival es visitado por turistas de todo el mundo que se suman a esta filosofía de despedir el año dejando atrás todo lo malo y recibiendo la luz de lo que está por venir.

Despedir lo viejo, celebrar lo nuevo: el increíble festival de luz en Tailandia