Visto: 282 veces

Publicado el: Sábado, 28 de abril del 2018

Ismenia Flores del arte al maquillaje social

Sociedad Saltillo / Elite Sábado / Rostros / Texto: Gibrán Valdez Fotos: Enrique Alvarez del Castillo Peinado: Gaby Zertuche

nt--Saltillo,Coah.- Inició su trayectoria desde pequeña, por lo que actualmente es una reconocida maquillista en la entidad.

Ismenia Flores

‘Te sientes bonita y te sientes bien’

Gracias a su experiencia en este ámbito, esta saltillense planea un proyecto que pueda ayudar a elevar el autoestima de mujeres violentadas en la región a través de la mejoría en su imagen personal.

Cuando se acerca una fecha importante, todas las mujeres comienzan la lista de todo lo que necesitarán para lucir impecables ese día: vestido, zapatos, peinado y maquillaje.

Se puede tratar de un evento social como la boda de una amiga, la graduación de un hijo, el bautizo de un pequeño, la fiesta de 15 años de una amiga de la familia, entre otras celebraciones.

También toda esa organización que comentamos al principio se puede deber a un importante acto profesional como una entrevista de trabajo, la exposición de un informe laboral o la presentación de resultados de un proyecto.

Si alguna vez has participado en alguno de los hechos que ejemplificamos, conoces todo lo que implica trabajar en mejorar tu imagen y mantenerla así por un largo período de tiempo.

En el caso específico del maquillaje, existen muchas variables que se deben conocer y dominar para resaltar la belleza de las mujeres; tonalidad de la piel, tipo de facciones con las que cuenta la persona, color de ojos, corte de cabello, tipo de peinado y vestimenta que se utilizará, entre otras cosas.

Si quieres profundizar en todo esto, debes acercarte con las especialistas en la materia que trabajan en la ciudad, de las cuales, hoy te presentamos la historia de Ismenia Alejandra Flores Ramos.

A sus 30 años lidera junto a Gabriela Zertuche un importante centro de belleza al norte de la ciudad, donde ofrece sus servicios como maquillista profesional además de otras especialidades propias de un spa como masajes, tratamientos faciales, aparatología estética e incluso aplicación de uñas.

También ha acumulado experiencia como instructora en diferentes cursos de maquillaje profesional organizados en la localidad o en instituciones privadas de educación superior.

Nació en Ramos Arizpe, Coahuila, donde comenzó a involucrarse en la belleza gracias a su tía Dolores “Lolita” Aguirre, quien fue de las primeras en establecer un negocio de este tipo en aquella ciudad industrial.

Con el paso del tiempo, Ismenia ha ido perfeccionando sus técnicas a través de cursos breves realizados en otros estados del país y en el extranjero, pero sin duda está convencida de que todo lo que sabe lo ha aprendido sobre la marcha de manera autodidácta.

EAC_7043-OK

TODO NACIÓ POR SU INTERÉS EN EL ARTE

Ismenia Flores nació en Saltillo, es hija de Ignacio Flores e Ismenia Ramos, junto a sus padres y hermanos se mudó a la ciudad de Ramos Arizpe, donde creció y vive actualmente.

Estudió la licenciatura en Publicidad e Imagen en el Instituto de Comunicación Gráfica del Norte, pero recuerda que desde pequeña estuvo interesada por las artes plásticas.

“Estudié arte desde los 9 años, era la más chiquita siempre en el salón, bueno en grupos de personas ya muy adultas”, precisó.

En su infancia participó en un club de pintura que lleva el nombre de Artes Plásticas Chimales, era un grupo de adultos que se reunía en las instalaciones de la Universidad Tecnológica de Coahuila.

Ismenia confesó que a los 12 años dejó estos cursos porque ya estaba por iniciar el estudio del cuerpo humano y a su padre no le agradó mucho la idea.

“Cuando ya íbamos en cuerpo humano yo tenía como 12 años, entonces lo dejé hasta ahí porque mi papá dijo ‘no, cómo vas a ver ahí todo’, pero sí me encanta el arte”, comentó.

EAC_7087-OK

INICIÓ COMO PINTA CARITAS

En su adolescencia Ismenia Flores trabajaba en vacaciones escolares o días libres con una de sus tías que mantiene un salón de belleza desde hace mucho tiempo en Ramos Arizpe.

“Yo creo que fue la primera que empezó con una estética en Ramos, ella estudió en Europa, entonces yo en vacaciones iba y le ayudaba con varias cosas”, dijo.

Ismenia la asistía con tratamientos del cabello, la apoyaba con las labores de limpieza y también a organizar el material que utilizaban.

Tiempo más tarde, a sus 16 años, comenzó a trabajar cuidando niños en La Casita, un salón de fiestas infantiles ramosarizpense.

En esa etapa se percató que en la región sólo había una persona que ofrecía el servicio de pinta caritas para ese tipo de eventos sociales, por lo que se interesó en el tema.

Conociendo las inquietudes de su hija, un día llegó su madre con un volante que encontró en una tienda de autoservicio sobre unos cursos para aprender las técnicas que se necesitan para fungir como pinta caritas.

Las clases se desarrollaron en Monterrey, por lo que Ismenia se dedicó a trabajar arduamente durantes las vacaciones para poder pagar la inscripción al curso y su estadía en la capital regiomontana.

“Junté el dinero con mi trabajo de cuidar niños y me metí al Subway de medio tiempo, trabajé mucho para conseguir esto porque mi papá me dijo ‘no, si quieres eso tú te lo pagas’ y la verdad se lo agradezco porque ese tipo de experiencias te enseñan a ser más responsable y a valorar tanto el trabajo como el dinero”, recordó.

Cuando regresó a Ramos comenzó a ofrecer sus servicios en La Casita, allí duró cerca de 5 años trabajando, desde finales de sus estudios de secundaria hasta su graduación de preparatoria.

EAC_7029-OK

APRENDIZAJE AUTODIDÁCTA

Posterior a su experiencia como pinta caritas, Ismenia Flores emprendió un viaje de vital importancia para su crecimiento profesional en este rubro; tomó un curso de body paint y efectos especiales en San Antonio, Texas.

Después de haber aprendido más técnicas en el ámbito del maquillaje, su papá le sugirió que estudiara una carrera, así Ismenia se decidió por estudiar algo que se relacionara con lo que siempre le había fascinado.

Ingresó a la licenciatura en Publicidad e Imagen, se especializó en Diseño Gráfico y además estudiaba artes plásticas por las tardes como complemento a su preparación superior.

“Desde chiquita sabía que era algo dentro de las artes, por eso pintaba rostros y la verdad me gusta mucho dibujar y pintar, tengo muchísimos cuadros y he hecho algunas exposiciones”, explicó Ismenia.

Ya son 14 años desde que inició a ofrecer sus servicios de maquillaje en la casa de sus papás en Ramos Arizpe y en la actualidad lo hace en Saltillo, en su centro de belleza ubicado en la colonia Tulipanes.

Dice esta saltillense que nunca estudió profesionalmente nada de lo que actualmente hace, más bien fue aprendiendo sobre la marcha e instruyéndose en pequeños cursos que ha tomado en Monterrey y Sinaloa, principalmente.

“Tomé cursos de novias, quinceañeras y maquillaje social en general, pero yo ya maquillaba desde los 16 años y en realidad nunca estudié en ninguna escuela especializada, más bien siempre fueron cursos pequeños, en ese sentido siento que soy como autodidácta, como que se me da, veo el rostro de la persona y ya sé cómo empezar todo”, puntualizó Ismenia Flores.

EAC_7051-OK

UN PROYECTO DIFERENTE

Esta experta en belleza confiesa que de todos los cursos que ha realizado los que más ha disfrutado y mayor aprendizaje le han dejado son los que ha tomado en la capital regiomontana.

Agradece el apoyo que su familia le ha brindado en todos los proyectos emprendidos y también da las gracias a Gaby Zertuche, su socia y mano derecha.

“Las dos nos apoyamos bastante, le agradezco mucho todo lo que hemos hecho juntas en estos ya casi 3 años, también agradezco a mi familia que fueron los que siempre me motivaron, mi mamá siempre estuvo animándome y mis hermanos también han sido un apoyo muy importante”, mencionó.

En tal sentido, explicó la saltillense que en la región la mejor publicidad es la que se hace boca a boca, por eso siente que ha sido muy beneficiada con la lealtad de sus clientas; “las de Ramos son súper especiales para mí porque desde que empecé y estaba chica me han seguido a donde me muevo”.

Ismenia señala que las temporadas con mayor demanda en este tipo de negocio son las épocas calurosas de primavera e invierno, ya que es cuando hay más eventos sociales en la ciudad.

En temporadas altas llegan a recibir un poco más de 30 clientas por semana, por eso el tiempo estimado para cada maquillaje toma un promedio de 25 a 30 minutos, ya cuando la situación está tranquila dice Ismenia Flores que se relaja y saca el trabajo hasta en 40 minutos.

Nada del maquillaje social le resulta complicado, los retos vienen cuando se acerca Halloween o el Día de Muertos y le piden caracterizaciones especiales, entre las que destaca como más complejas un body paint de mamá zombie con un bebé saliendo del vientre y el zombie de Game of Thrones.

A lo largo de toda esta carrera en la que Ismenia ha recorrido desde las artes plásticas hasta el maquillaje para eventos sociales, se ha dado cuenta que cuando una mujer se encuentra bien por fuera también puede comenzar a sentirse mucho mejor por dentro.

Por lo anterior, junto a su socia ya está planeando un proyecto diferente que impulse el autoestima y la superación personal de cientos de mujeres en la entidad que han sufrido algún tipo de violencia psicológica o física.

“En los años que tengo de trayectoria me he dado cuenta que cuando terminas de arreglar a alguien sale contenta, las mujeres salen felices de aquí, entonces nos hemos dado cuenta que eso ayuda mucho a aumentar el autoestima; te sientes bonita y te sientes bien”, enfatizó Ismenia Flores.

Cuenta la saltillense que su plan es ofrecer cursos de automaquillaje para mujeres divorciadas, separadas y violentadas física o psicológicamente para ayudarles a acrecentar sus niveles de autoestima a través de la mejoría de su imagen personal.

Por último, Ismenia precisó que parte de su trabajo es escuchar a las mujeres que solicitan sus servicios, “entonces también yo tengo que estar bien internamente porque vienen y a veces se desahogan conmigo y les doy consejos, soy como una tumba para ellas, por eso nació mi interés de ayudar a mujeres que traigan baja autoestima para que saquen provecho de todo esto”.

EAC_7079-OK

Sigue a Ismenia Flores en sus redes sociales y entérate de todo lo que está haciendo:

-Facebook: Ismenia Flores Maquillista | Wake up and Make up by Ismenia Flores

-Instagram: ismeniaflores_maquillista

NÚMEROS

14 Años tiene de trayectoria Ismenia Flores en el maquillaje social.

FRASES

“Tomé cursos de novias, quinceañeras y maquillaje social en general, pero yo ya maquillaba desde los 16 años”.

“En los años que tengo de trayectoria me he dado cuenta que cuando terminas de arreglar a alguien sale contenta, las mujeres salen felices de aquí, entonces nos hemos dado cuenta que eso ayuda mucho a aumentar el autoestima; te sientes bonita y te sientes bien”.

“Yo tengo que estar bien internamente porque vienen y a veces se desahogan conmigo y les doy consejos, soy como una tumba para ellas, por eso nació mi interés de ayudar a mujeres que traigan baja autoestima”.



Más videos >

nt-festival-luces-tailandia_1Ciudad de México.- Uno de los festivales más populares de Tailandia es el Yee Peng Lantern Festival, también conocido como el Festival de las Luces, en Chiang Mai.

Este festival se celebra en el norte de Tailandia cada año, en la luna llena del duodécimo mes lunar del calendario tailandés, que normalmente cae en noviembre. Yee Peng es un festival budista que marca el cambio de estación y se centra en dar la bienvenida a nuevos comienzos.

La celebración para un comienzo próspero

festival-luces-tailandia_2

Para este festival, las personas se reúnen con el fin de elaborar unas cestas flotantes hechas a mano, que se conocen como krathong, además de seleccionar flores, varitas de inciensos y velas.

Los kathrong son hechos de bambú o de un tallo de plátano y una vela. Son liberados en el río Ping o en los fosos de la ciudad, en un ritual que tiene como objetivo despedirse de lo viejo y darle la bienvenida a lo nuevo. En todo este proceso, la luz cumple un rol clave.

Las personas suelen sentarse a orillas del río, recitan sus plegarias y piden sus deseos antes de dejar el kathrong. Se cree que el deseo se cumplirá si la vela de la cesta se mantiene encendida.

Además de los kathrong, también se libera al cielo lo que se conoce como khom loy, que son linternas que se liberan para la buena suerte.

Un festival lleno de luz y color

festival-luces-tailandia_5

Cientos de cestas iluminadas, así como desfiles y ceremonias hacen que el festival tenga una estética visual increíble; la luz y los colores invaden la ciudad y crean un paisaje realmente fascinante.

Las velas son colocadas fuera de comercios y casas, al igual que las flores, y las personas se saludan entre sí y se unen para celebrar.

festival-luces-tailandia_4El tradicional festival es visitado por turistas de todo el mundo que se suman a esta filosofía de despedir el año dejando atrás todo lo malo y recibiendo la luz de lo que está por venir.

Despedir lo viejo, celebrar lo nuevo: el increíble festival de luz en Tailandia