Visto: 314 veces

Publicado el: Jueves, 12 de abril del 2018

Esta joya maldita arruinó al rey de Francia y a María Antonieta durante siglos. ¿La usarías?

Sociedad Saltillo / Turismo / imujer.com

nt--diamante_hope_0Ciudad de México.- Pocas joyas del mundo tienen una historia tan larga y tan dramática como ésta. Actualmente se encuentra en el Museo Nacional de Historia Natural. El diamante azul de 45,52 quilates sin dudas llama más la atención que cualquier otro dentro de la colección. Recibe su nombre de su dueño en 1830, Henry Philip Hope.

Generalmente estos objetos no son tan grandes, así que el diamante Hope es el mayor diamante azul del mundo. Su historia comienza cuando fue encontrado en India alrededor de 1668. Lo compró el rey Luis XIV quien lo fraccionó para crear la joya que se conoce hoy en día.

Así comienza su historia…

hope_diamond

Actualmente, vale aproximadamente 250 millones de dólares. Recibe también otros dos nombres: Azul Francés o La Joya del Rey, debido a su dueño previo. El diamante se perdió durante la Revolución Francesa, pero de alguna forma apareció nuevamente en 1812 y se volvió parte de las posesiones del rey británico Jorge IV. Luego lo compró Hope y su familia lo tuvo durante el siglo XVIII. Más tarde pasó por algunas otras manos antes de llegar a posesión del Smithsonian en 1958, con quien permanece desde entonces y en exhibición constante.

Según un registro que no puede probarse cierto, la maldición comienza desde su creación en India. Cuentan que estaba dentro de una estatua y fue robado por un ladrón, quien sufrió una lenta muerte como castigo. Esto no podemos saberlo realmente, pero sí podemos afirmar que el rey Luis XVI y María Antonieta murieron en la guillotina.

Más sobre la supuesta maldición

maria_antonieta_0

Pero para las personas no solo se trataba de muertes, sino que los dueños del diamante tenían otros tipos de desgracias. La lista va desde suicidio hasta bancarrota, muerte de los hijos y enfermedades. En el siglo XVIII, Lord Francis Hope, heredero de la familia, cayó en bancarrota y tuvo que venderlo.

En 1911 pasó a formar parte de las pertenencias de Edward Beale McLean yEvalyn Walsh McLean, quienes más tarde se divorciaron. Por otro lado, Edward fue declarado loco e internado en un hospital psiquiátrico donde murió joven, Evalyn murió de neumonía.

¿Quienes más sufrieron?

hope

(Edward Beale McLean y Evalyn Walsh)

Otras historias son sobre personas que no fueron dueños, pero sí cercanos al diamante. Es el caso del joyero Wilhelm Fals quien lo cortó y terminó siendo asesinado por su hijo quien además se suicidó. Otro caso es el de Nicolas Fouquet durante el reinado de Luis XIV, con una muerte misteriosa y ligado a la historia del hombre de la máscara de hierro. Incluso el cartero que llevó la joya al Smithsonian sufrió la maldición: una lesión en la pierna, una en la cabeza, su mujer murió y su casa se prendió fuego.

Algunos otros dueños murieron en edad avanzada, lo que suele ponerse como ejemplo de que la maldición no existe. Una teoría es que los periódicos generaron la historia para tener más lectores y los dueños joyeros la fomentaron para poder ganar interés en el diamante. Cualquiera sea el caso, hoy se encuentra protegido y sin causar estragos en un museo donde es visitado por miles de personas.



Más videos >

nt-selfie-vacacionesCiudad de México.-  Uno se va de vacaciones para tener nuevas fotos muy lindas para postear en Instagram y recibir muchos likes.

Bueno, también por otras razones como salir de la rutina, descansar, conocer lugares nuevos y maravillosos, vivir experiencias inolvidables, estrechar lazos familiares, amistosos o románticos, y crear nuevos recuerdos futuros, en muchos casos memorables.

Pero qué bellas salen las fotos desde una playa del caribe.

Y, si uno no muestra en redes sociales la belleza del lugar que visita y lo feliz que se puede ser allí, ¿uno realmente está de vacaciones?

Después de todo la felicidad solamente es verdadera si es compartida, y con cuanta más gente la compartas mejor. Incluso hasta ese compañero de escuela que no ves hace años pero por alguna razón comenzó a seguirte en Instagram y likear tus fotos y comentar sobre la necesidad de volver a verse alguna vez.

putin-de-vacaciones9

Ocuparse de las redes sociales en vacaciones puede llegar a ser estresante.

Pues resulta que la industria de servicios piensa en todo.

Este hotel suizo ya descubrió la solución para que no tengas que estar pensando en todos estos detalles y para que la presión de las redes sociales no arruinen tus vacaciones.

Un encargado de Instagram

no_llevar_tu_celulalr_en_vacaciones3

La cadena de hoteles Ibis, en sus sucursales suizas de Ginebra y Zúrich, ya ha comenzado a ofrecer este original servicio, al que anuncian como un «encargado de redes sociales».

Aparentemente, la persona que realiza esta tarea es un influencer local, al que cada turista que así lo desee cederá el manejo de su cuenta de Instagram durante su estadía, para que este profesional se ocupe de tomar y postear las mejores fotos, y lidiar con las reacciones y comentarios.

«Disfruta de tu viaje sin el estrés digital» propone el hotel en su anuncio, «nuestro encargado de redes sociales se ocupará de tu perfil de Instagram para que puedas explorar la ciudad con tranquilidad».

«Nuestros profesionales de Instagram» continúa la descripción, «crearán los mejores posts en tu perfil mientras tu disfrutas de las vacaciones sin tener todo el tiempo un smartphone delante de tu vista».

Este es el video que el hotel lanzó para promocionar su servicio.

 

 

 

Pese a los apocalípticos y tradicionales augurios de que la tecnología acabaría con el trabajo humano, en este caso se ha creado un nuevo puesto laboral gracias a la tecnología y la obsesión del turista con Instagram.

Otra cosa que suele ser estresante durante las vacaciones es tener que volver. Ya llegará el día en que un experto en trabajos aburridos y rutinarios ofrezca sus servicios para que uno no tenga que atravesar por la presión de tener que armar las maletas y abandonar la paradisíaca playa.

¿Las vacaciones soñadas? Este hotel suizo ofrece un «encargado» de Instagram que publica por ti