Visto: 273 veces

Publicado el: Viernes, 23 de marzo del 2018

Leonardo Cámpora sacarle provecho al ingenio

Sociedad Saltillo / Friday! / Texto: Gibrán Valdez Fotos: Enrique Alvarez del Castillo

nt--EAC_6530Saltillo,Coah.- Descubrió a su corta edad el talento que tenía para dibujar, el cual ha desarrollado gracias al apoyo de sus papás.

Leonardo Cámpora

Apasionado del arte y el diseño

Estudiante de Diseño Gráfico, busca fusionar su lado artístico con una Ingeniería Industrial para dedicarse en el futuro a la innovación a través de la creación de nuevos objetos funcionales.

Un talento se desarrolla cuando se pone en común y los demás pueden percibirlo y admirarlo, es decir, esa habilidad tiene que ser sociable o fácil de mostrar a otras personas.

De nada sirve ocultar nuestras destrezas o menospreciar la capacidad que tenemos para realizar ciertas cosas, lo mejor es sacar el mayor provecho en lo que somos buenos.

En ese sentido, el impulso más grande es el que pueden dar los padres a sus hijos, pues son las primeras personas en reconocer las actividades en las que destacan los menores.

Así ha pasado con Leonardo Cámpora Zavala, un joven saltillense de 19 años que ha encontrado en el dibujo, la pintura y el diseño sus mayores pasiones.

Desde pequeño Leonardo mostró interés y una gran destreza para dibujar y colorear, por lo que lejos de retirarle estos gustos, sus padres, Leonardo Cámpora y Sandra Zavala, decidieron apoyarlo, lo que le ha permitido a este saltillense trabajar para ganar por su cuenta algo de dinero extra desde que estaba en la preparatoria y, a la fecha, cuenta con dos proyectos donde pone en práctica estos gustos.

Estudiante de la licenciatura en Diseño Gráfico en la Escuela de Artes Plásticas de la Universidad Autónoma de Coahuila (UAdeC), Leonardo Cámpora nos cuenta que además de esa carrera desea ingresar a la Ingeniería Industrial que ofrece el Instituto Tecnológico de Saltillo, pues anhela combinar en su vida profesional dos grandes campos; la estética y la funcionalidad.

Me gustaría mucho dedicarme a lo que es la innovación y creación de nuevas piezas, nuevos objetos, que tengan una parte estética muy bonita por el lado del diseño y también su parte funcional”, explicó.

EAC_6541

LÁPICES Y COLORES, SUS HERRAMIENTAS DESDE PEQUEÑO

A la semana, Leonardo dedica un promedio de 12 horas a esta parte artística de su vida, entre sus trabajos personales y los que otra gente le solicita.

Este saltillense recuerda que a finales de sus estudios en kínder y al inicio de los de primaria, se la pasaba dibujando cuando las maestras estaban hablando.

Así, su primer acercamiento fue con el dibujo y tiempo después llegó la pintura, “en lo personal yo siento que es mucho más difícil dibujar que pintar, porque con el color se puede crear una ilusión óptica que impresiona mucho, en cambio al ver el trazo limpio se nota mucho más el error”, mencionó.

Todo esto lo iba desarrollando de forma autodidacta, pues no recuerda haber tomado talleres en esos tiempos, hasta que estaba en la secundaria y se inscribió en un curso sabatino de artes que ofrecía la UAdeC.

En esas clases Leonardo coincidió con unos jóvenes que pintaban con un estilo urbano sobre lienzo, algo que llamó fuertemente su atención, ya que siempre había asociado la pintura con cosas ordinarias como retratos, paisajes o casas.

Hacían arte tipo urbano con su propio estilo en lienzo, desde ahí me llamó mucho la atención, estaba como en segundo de secundaria y desde ahí fue pintar hasta prepa”, comentó.

En la preparatoria suspendió un poco su relación con la pintura porque ya estaba más involucrado con el diseño, incluso ya había tomado varios cursos en línea y ofrecía sus servicios de manera independiente.

Tenía pequeños clientes para ganarme mis pesitos y dejé de lado la parte artística plástica”, recordó Leonardo Cámpora.

El pasatiempo favorito de este saltillense se ha desarrollado desde que estaba pequeño, pues su madre le cuenta que a temprana edad, cuando tenía entre uno y 2 años, le llamaban mucho la atención las pinturas, los lápices y los colores, herramientas con las que se empezó a gestar en él este gusto.

ESTILO MINIMALISTA Y UN POCO URBANO

Leonardo Cámpora explica que tiene dos procesos creativos, uno cuando hace algo para él mismo y otro cuando trabaja bajo pedido.

Si es un proyecto para mí, por amor al arte, me voy directo al lienzo, para poder plasmar lo que traigo en la cabeza”, detalló este saltillense.

De igual forma, gusta de observar series mientras está pintando en su cuarto, las pone de fondo y echa a andar su creatividad.

En cambio, cuando le piden algo, Leonardo trata de hacerlo de la manera más profesional posible, tomando medidas y haciendo bocetos, “ahí es cuando más escucho música porque tengo que estar más concentrado y normalmente me doy cierto tiempo para entregarlo, aunque no me lo pongan los clientes”, dijo.

Incluso, destacó que al inicio le dedica más horas a este tipo de trabajos, tres al día aproximadamente, pero precisó que prefiere no tocar la obra si en el día tiene poco tiempo, opta por no intervenir en sus creaciones cuando está estresado o anda a la carrera porque sabe que algo le podría salir mal.

El estilo con el que se define Leonardo Cámpora es minimalista con un ligero toque urbano, trabajando con paletas neutras; blancas, grises y negras, combinadas con un solo color extra, aunque puntualiza que no está cerrado a nada de lo que pidan sus clientes.

Trato de jugar con dos colores básicos en el degradado, en la misma pieza y en ambos sentidos para que se haga una contraposición en la obra basada en el color”, señaló.

EAC_6551

ÉL SABE QUE EL TALENTO LO TENGO’

Entre los artistas plásticos de la historia hay uno al que Leonardo le tiene especial admiración y, curiosamente, ambos llevan el mismo nombre.

Es Leonardo da Vinci la gran fuente de inspiración para este saltillense, de hecho comentó que gracias a todo lo que este reconocido personaje de la historia hizo es como surgió su idea por combinar los estudios de diseño con una ingeniería.

Era un pintor muy bueno y a la vez un ingeniero desfasado de su tiempo, era un adelantado a su época, nació con una mente muy evolucionada; así surgió en mí la idea de, en el futuro, mezclar la ingeniería industrial con las artes”, confesó el estudiante de la Escuela de Artes Plásticas.

A pesar de que muchas personas a su alrededor le debaten lo poco en común que tienen ambas carreras, Leonardo Cámpora está convencido de que el resultado de esta fusión puede ser algo muy interesante, en el fondo tiene fe de que podrá lograr grandes cosas juntando estas dos ramas del conocimiento.

A lo largo de su vida ha recibido total apoyo y respaldo por parte de sus padres, quienes en todo momento le han dicho que explote sus habilidades.

Uno de sus mayores críticos es su padre, Leonardo Cámpora, quien en su juventud también era un apasionado del dibujo, por eso siempre que entra a la habitación de su hijo y se topa con alguna de las obras en proceso, trata de sumar sus conocimientos para que el resultado sea mucho mejor.

De esta manera, la perspectiva de este joven saltillense se complementa con la de su padre, “a veces tenemos diferentes visiones y la verdad es que mi papá siempre me ha apoyado mucho y me ha motivado a seguir cuando ya no quiero, él me dice ‘no, no lo sueltes’ porque él sabe que el talento lo tengo y para qué desaprovecharlo cuando se le puede sacar provecho a esto”, declaró.

PROYECTOS EN PUERTA

Uno de los trabajos más complejos que Leonardo Cámpora ha realizado fue uno de los primeros que le solicitaron, se trataba de una señora que le pidió una serie de cuatro cuadros en total, cada uno medía un metro y la pintura era lineal.

Eran unos círculos amarillos y rojos, no ha sido el más difícil pero sí el que más trabajo me ha dado por la continuidad, la pintura era completa y no tenía dónde acomodar los cuatro metros lisos, entonces armé dos y luego otros dos”, comentó.

Actualmente este joven artista tiene dos proyectos, uno lleva el nombre Mate y el otro Moca.

El primero lo está desarrollando con uno de sus amigos, se trata de diseños en vinil, sudaderas, playeras, gorras o lo que los interesados soliciten, “los guiamos como imprenta, tenemos nuestros diseños, se los presentamos y ya según lo que quieran o pidan se los adaptamos”, precisó Leonardo.

En Moca este saltillense pinta a mano playeras o las decora con sus diseños a través de un proceso de sublimación textil, la mayoría del público interesado en esto son mujeres, según comenta.

Por último, la visión a futuro que tiene Leonardo Cámpora es terminar sus estudios profesionales para poder acceder a una maestría en Diseño Industrial y posteriormente armar una empresa o una agencia dedicada a la innovación y creación de nuevas piezas u objetos, mientras tanto sigue aprovechando su ingenio y talento haciendo lo que más le gusta.

EAC_6530

¿Quieres conocer los trabajos que realiza Leonardo Cámpora?

Visita sus cuentas de Instagram:

-mate_mx

-moca.tshirts

NÚMEROS

12 horas en promedio le dedica a la semana Leonardo Cámpora al dibujo, la pintura y el diseño.

FRASES

En lo personal yo siento que es mucho más difícil dibujar que pintar porque con el color se puede crear una ilusión óptica que impresiona mucho, en cambio al ver el trazo limpio se nota mucho más el error”.

Si es un proyecto para mí, por amor al arte, me voy directo al lienzo, para poder plasmar lo que traigo en la cabeza”.

El talento lo tengo y para qué desaprovecharlo cuando se le puede sacar provecho a esto”.



Más videos >

nt-festival-luces-tailandia_1Ciudad de México.- Uno de los festivales más populares de Tailandia es el Yee Peng Lantern Festival, también conocido como el Festival de las Luces, en Chiang Mai.

Este festival se celebra en el norte de Tailandia cada año, en la luna llena del duodécimo mes lunar del calendario tailandés, que normalmente cae en noviembre. Yee Peng es un festival budista que marca el cambio de estación y se centra en dar la bienvenida a nuevos comienzos.

La celebración para un comienzo próspero

festival-luces-tailandia_2

Para este festival, las personas se reúnen con el fin de elaborar unas cestas flotantes hechas a mano, que se conocen como krathong, además de seleccionar flores, varitas de inciensos y velas.

Los kathrong son hechos de bambú o de un tallo de plátano y una vela. Son liberados en el río Ping o en los fosos de la ciudad, en un ritual que tiene como objetivo despedirse de lo viejo y darle la bienvenida a lo nuevo. En todo este proceso, la luz cumple un rol clave.

Las personas suelen sentarse a orillas del río, recitan sus plegarias y piden sus deseos antes de dejar el kathrong. Se cree que el deseo se cumplirá si la vela de la cesta se mantiene encendida.

Además de los kathrong, también se libera al cielo lo que se conoce como khom loy, que son linternas que se liberan para la buena suerte.

Un festival lleno de luz y color

festival-luces-tailandia_5

Cientos de cestas iluminadas, así como desfiles y ceremonias hacen que el festival tenga una estética visual increíble; la luz y los colores invaden la ciudad y crean un paisaje realmente fascinante.

Las velas son colocadas fuera de comercios y casas, al igual que las flores, y las personas se saludan entre sí y se unen para celebrar.

festival-luces-tailandia_4El tradicional festival es visitado por turistas de todo el mundo que se suman a esta filosofía de despedir el año dejando atrás todo lo malo y recibiendo la luz de lo que está por venir.

Despedir lo viejo, celebrar lo nuevo: el increíble festival de luz en Tailandia