Visto: 332 veces

Publicado el: Sábado, 20 de enero del 2018

Puerto de Veracruz siempre bello

Sociedad Saltillo / Elite Sábado / Reforma

nt--Siempre-bello_141897Saltillo,Coah.- Sus raíces africanas invitan al viajero a sentir el más puro espíritu jarocho.

Sus consejos son claros. Para conocer el puerto hay que acercarse a su pasado africano, probar sus sabores y platicar con la gente, o por lo menos así lo cree el chef José Burela.

Fundador de la reconocida escuela de gastronomía Le Chef College (ubicada en Boca del Río) y quien en ocasiones es chef invitado en el tradicional Hotel Emporio, resulta, sin siquiera quererlo, el mejor embajador de la ciudad que lo vio nacer y crecer: Veracruz.

“¿Crees que la mayoría de los jarochos somos tan alegres y tenemos el cabello rizado sólo porque sí? Claro que no, por nuestras venas corre sangre africana, de esa que te hace mover las caderas.

“Para conocer el puerto hay que caminarlo, nada de tomar el auto, ir a sus lugares tradicionales y también a esos otros a los que el turista no llega y terminar el día con un rico café”, dice Burela.

Sus palabras provocan que el viajero desee abandonar la habitación y sirvan de guía al paseo que empieza en la Gran Plaza Malecón, justo afuera del Hotel Emporio.

La plaza es uno de los sitios turísticos por excelencia de Veracruz. Nunca faltan visitantes que la recorren para apreciar la belleza arquitectónica del Faro Venustiano Carranza o del antiguo Banco de México, actualmente sede de Petróleos Mexicanos.

Otros gustan de andar por aquí para ver la inmensidad de los barcos que arriban al puerto llenos de contenedores y algunos más se entretienen con los famosos sacamonedas, esos valientes que se lanzan infinidad de veces al Golfo de México para rescatar el dinero lanzado.

Desde la Gran Plaza Malecón se puede ver el Mercado de Artesanías Miguel Alemán Valdés y la Plaza de las Artesanías, en donde cualquiera se ve tentado a llevarse un souvenir a casa, ya sea un bello abanico o una cómoda hamaca.

Al platicar con los locatarios, el viajero se entera de que muy cerca de aquí, a 15 minutos caminando, se encuentra el barrio de la Huaca, famoso por ser el sitio de residencia de Agustín Lara y Toña “La Negra”, y porque hace más de 300 años fue fundado por esclavos provenientes de África.

De acuerdo con la Secretaria de Turismo del Estado, este vecindario está conformado por ocho manzanas, en las cuales se localizan más de 85 fachadas, cientos de casas y aproximadamente 14 patios de vecindad construidos en el siglo 17.

Entre los sitios más concurridos en la Huaca por los veracruzanos está el Callejón Toña La Negra, donde hay una estatua dedicada a la reconocida intérprete de Arráncame la vida y Aunque pasen mil años, y otra más en honor a Agustín Lara. Pero los lugareños adoran este rincón porque aquí se realizan constantemente festivales de danzón.

Antes de regresar al hotel, hay que entrar a La Parroquia de Veracruz para pedir un delicioso café y acompañarlo con el antojo insignia del lugar: una bomba, concha partida por la mitad y embadurnada con frijoles.

Es así como el Puerto de Veracruz demuestra que sus tradiciones y raíces siguen vivas para colmar de alegría al viajero.

Siempre-bello_141898

Dónde dormir

El Hotel Emporio Veracruz cuenta con 223 habitaciones, un spa y dos albercas, una de ellas techada. El precio promedio

por noche en ocupación doble es de 2 mil 800 pesos.

Siempre-bello_141895

Dónde comer

El restaurante Los Canarios, dentro del mismo hotel, fascina por su variada gastronomía. Imperdible probar sus tamales canarios rellenos de flan.

Siempre-bello_141899

MÁS INFORMACIÓN

www.interjet.com

www.hotelesemporio.com

veracruz.mx

TABLA-3

Por amor al café

“Te invito un café” es casi una frase mágica. Al decirla, muchos han cerrado un buen trato, escuchado a un amigo o planeado una travesía; incluso, hay quienes así iniciaron una relación con el amor de su vida.

Los veracruzanos saben lo especial que es esta aromática bebida y por ello comparten con los viajeros algunos de los procesos de elaboración. Esta pequeña ruta, que impulsa la práctica del agroturismo, recibe el nombre de Tour Senderos del Café.

TABLA-1

Nuestro itinerario inicia en el centro del Pueblo Mágico de Coatepec. A bordo de una camioneta y guiados por Raúl Cubría, estamos listos para recorrer algunas de las fincas y haciendas cafetaleras que hay en esta zona del centro del Estado.

Tras unos 20 minutos de recorrido llegamos a Finca Escondida, una de las propiedades del Grupo Bola de Oro, para vivir la experiencia de la pisca; somos afortunados, ya que ésta sucede de noviembre a marzo.

Entre los senderos del cultivo nos topamos con Yavet Sandoval, encargado de la finca. Con su ayuda cortamos –uno a uno– los frutos maduros del café, aquellos que ya se ven rojos y los colocamos en una canastilla de palma a la que se le conoce como tenate.

TABLA-2

Tras participar en la recolección, tomamos un refrigerio: fruta, panes y hasta aguardiente, para ponerle “piquete” al café.

Hay que continuar con la ruta. La segunda parada se realiza a unos 15 minutos de camino en la Finca Roma, ubicada en el municipio de Emiliano Zapata. Ahí destaca el antiguo beneficio de café de Bola de Oro. En la actualidad, el sitio se ha convertido en un museo en el que es posible ver maquinaria de finales del siglo 19 y principios del 20, conocer algunos de los procesos de elaboración y disfrutar de una cata.

La última parada del paseo se hace en la Hacienda de Nuestra Señora de los Remedios, mejor conocida como Pacho Nuevo, a 20 minutos. La propietaria, Marisa Moolick, muestra la belleza del lugar y explica a los visitantes que es posible producir café de una manera sostenible; por ejemplo, poniendo a secar los granos al sol y no con máquinas que requieren combustible.

Cae la tarde, baja la temperatura y la niebla aparece. No queda más que pedirle a Marisa una taza de café y disfrutarla, a sorbos pequeños, junto a su chimenea.



Más videos >

nt-festival-luces-tailandia_1Ciudad de México.- Uno de los festivales más populares de Tailandia es el Yee Peng Lantern Festival, también conocido como el Festival de las Luces, en Chiang Mai.

Este festival se celebra en el norte de Tailandia cada año, en la luna llena del duodécimo mes lunar del calendario tailandés, que normalmente cae en noviembre. Yee Peng es un festival budista que marca el cambio de estación y se centra en dar la bienvenida a nuevos comienzos.

La celebración para un comienzo próspero

festival-luces-tailandia_2

Para este festival, las personas se reúnen con el fin de elaborar unas cestas flotantes hechas a mano, que se conocen como krathong, además de seleccionar flores, varitas de inciensos y velas.

Los kathrong son hechos de bambú o de un tallo de plátano y una vela. Son liberados en el río Ping o en los fosos de la ciudad, en un ritual que tiene como objetivo despedirse de lo viejo y darle la bienvenida a lo nuevo. En todo este proceso, la luz cumple un rol clave.

Las personas suelen sentarse a orillas del río, recitan sus plegarias y piden sus deseos antes de dejar el kathrong. Se cree que el deseo se cumplirá si la vela de la cesta se mantiene encendida.

Además de los kathrong, también se libera al cielo lo que se conoce como khom loy, que son linternas que se liberan para la buena suerte.

Un festival lleno de luz y color

festival-luces-tailandia_5

Cientos de cestas iluminadas, así como desfiles y ceremonias hacen que el festival tenga una estética visual increíble; la luz y los colores invaden la ciudad y crean un paisaje realmente fascinante.

Las velas son colocadas fuera de comercios y casas, al igual que las flores, y las personas se saludan entre sí y se unen para celebrar.

festival-luces-tailandia_4El tradicional festival es visitado por turistas de todo el mundo que se suman a esta filosofía de despedir el año dejando atrás todo lo malo y recibiendo la luz de lo que está por venir.

Despedir lo viejo, celebrar lo nuevo: el increíble festival de luz en Tailandia