Visto: 358 veces

Publicado el: Viernes, 5 de enero del 2018

Alejandra Flores, Comer: una experiencia única

Sociedad Saltillo / Friday! / Texto: Gibrán Valdez Fotos: Ángel Alemán

nt--DSC_2093Saltillo,Coah.-  Con gran pasión hacia su profesión ha planeado un proyecto con el que quiere sorprender el paladar de los saltillenses.

Alejandra Flores

Mucho por alcanzar

La innovación es uno de los principales ingredientes en todas las recetas de esta chef patissier.

Uno de los propósitos que la mayoría de las personas deberíamos hacernos en este nuevo año es disfrutar con mayor fuerza y todos los sentidos cada momento del día.

Parecemos máquinas que respondemos de forma automática a todo lo que se nos va presentando, sin prestar atención a lo que hay a nuestro alrededor.

Seamos sinceros, uno de los mejores momentos del día se da en la mesa, a la hora de la comida o la cena, porque además de degustar sabrosos platillos ahí podemos convivir con nuestros seres queridos.

Sin embargo, esa dinámica de la que hablamos al principio y que se está apoderando de cada segundo en nuestras vidas, hace que no apreciemos los alimentos que vamos a ingerir.

La cocina es un arte y tiene que ser valorada, sobre todo aquella donde se elaboran postres, pues este tipo de recetas son una obra de arte, exactas y bellas al mismo tiempo.

Alejandra María Flores Monroy a sus 24 años lo sabe perfectamente, pues su vida tomó este rumbo profesional y hoy busca impactar en Saltillo con una propuesta innovadora para consumir y disfrutar de buena comida y de exquisitos postres, además también desea compartir sus conocimientos con las personas que estén interesadas en abrirse camino en este ámbito.

“Comer es una experiencia única, no se trata sólo de satisfacer al paladar”, asevera esta chef saltillense que se preparó en Le Cordon Bleu, en la Ciudad de México, donde hizo una especialidad en panadería.

DSC_2080

SE SEMBRÓ LA SEMILLA

Alejandra María recuerda que siempre estuvo interesada en la gastronomía y que en su casa, con su familia, se convirtió en la cocinera oficial, siempre experimentando con sabores diferentes.

Cuenta que inició a lado de su madre, Alejandra Monroy, haciendo pasteles de cumpleaños, pero esta saltillense destaca que de parte de su abuela materna, la señora Magdalena Robles de Monroy, es de donde recibió la mayor influencia.

“Ella cocina de toda la vida y todo le queda súper rico, su cocina está a la antigua, tiene todas las palas colgadas, una batidora y un horno antiguo, todo eso siempre me llamó mucho la atención”, explica Alejandra Flores.

Además, fue su abuela quien le regaló sus primeros libros de recetas y cocina, impulsando así el gusto de su nieta por la lectura sobre gastronomía.

De esta manera, la señora Magdalena Robles de Monroy sembró la semilla de la cocina en Alejandra María y en la actualidad ya está dando grandes frutos.

DSC_2048

ALEJANDRA MARÍA, CHEF PATISSIER

Motivada por su familia y su pasión, Alejandra Flores emprendió su viaje a la Ciudad de México en el 2012, donde ingresó a la prestigiada escuela parisina de cocina a nivel mundial en su sede mexicana, Le Cordon Bleu.

Pasaron tres años y en el 2015 egresó de ese instituto de arte culinario con una especialidad en panadería, por eso su fuerte de la cocina son los postres y la repostería.

Esta chef patissier (palabra que en español significa pastelero), tuvo dos trabajos en la capital del país después de egresar de Le Cordon Bleu.

“Estuve trabajando en un restaurante de la Ciudad de México que se llama Bakea, es un restaurante vasco-francés, y después estuve en el programa Cocineros Mexicanos de TV Azteca, coordinando la producción gastronómica”, detalló Alejandra.

DSC_0047

PROYECTO PARA UNA CIUDAD EN CRECIMIENTO

Hace ocho meses y medio Alejandra María regresó a la capital de Coahuila para continuar su carrera profesional en la ciudad que la vio nacer.

Al proyecto que está emprendiendo lo ha bautizado con su propio nombre, agregándole la palabra pastelería en francés; Alejandra María Patisserie.

“Ese proyecto ya lo traía desde antes, desde el 2012 que comencé a estudiar y en las vacaciones que venía a casa me ponía a hacer algunos pedidos para venderlos, pero ahorita ya va con más fuerza”, precisó esta saltillense.

En breve, según lo que nos adelantó, estará abriendo un local, donde tendrá su pastelería y será un espacio para que la gente disfrute de la buena comida y un ambiente agradable.

“Quisiera darle un poco más de influencia francesa para romper con lo típico y que sepan lo que es el buen comer en porciones más pequeñas”, mencionó Alejandra Flores.

A pesar de que aún no tiene certeza de dónde se ubicará, lo que sí tiene en mente esta saltillense es el tipo de servicios y productos que se ofrecerán en el lugar.

Además de ser pastelería, también será un sitio para tomar un buen café, comer un exquisito postre, inclusive combinar un poco de lo dulce de estos platillos con alguna copa de champagne o vino espumoso.

“Quiero que la gente tenga la experiencia de estar ahí, de leer un libro a gusto o de estar platicando con las amigas, por ejemplo”, dijo.

Otro de los objetivos es tener en la parte del establecimiento una área dedicada a talleres o workshops sobre pastelería, para que las personas interesadas en el área puedan prepararse.

“Creo que Saltillo ahorita está en crecimiento, entonces como que la sociedad pedía esto, cosas nuevas, que se atrevan a innovar”, por eso Alejandra Flores confía en que la respuesta del público será positiva.

DSC_2119

LA COCINA MEXICANA TIENE MUCHO POTENCIAL

Uno de los sueños de esta chef patissier es compartir lo que sabe, “el sueño más grande que tengo es transmitir lo que aprendí porque fue maravilloso, la pastelería en Francia va 50 años más avanzada que nosotros”, señaló.

Su inspiración profesional la encuentra en proyectos de grandes cocineros a nivel mundial como los hermanos Roca en España, Grant Achatz en Chicago y el mexicano Enrique Olvera, que tiene un restaurante en Nueva York y otro en la Ciudad de México.

Alejandra María confiesa que los sigue y está al tanto de todas las propuestas que estos chefs están realizando en materia gastronómica, por ejemplo, nos contó que Grant Achatz ofrece en su restaurante globos comestibles y tiene una peculiar forma de servir los postres, pues retiran todo de la mesa y ahí van montando lo que el comensal pidió, convirtiendo toda la experiencia de comer en una verdadera obra de arte.

“Es algo de lo que quiero hacer con Alejandra María Patisserie, cosas innovadores, sabores franceses y con esencia mexicana”, comentó la saltillense.

Durante las fechas decembrinas, uno de los postres que más fueron solicitados en la página de Alejandra Flores fue el pastel de dulce de leche con nuez caramelizada y vaina de vainilla de Papantla.

Sin embargo, las recetas preferidas de esta joven son el entremet de chocolate y el de cassis y pistache, ya que la peculiaridad de esta receta radica en que son pasteles cuadrados con diferentes texturas, que son las capas que lo componen.

El entremet de chocolate tiene cuatro texturas; una crujiente, una de bizcocho, una de mousse y otra cremosa, así que al momento de degustar una rebanada pequeña el paladar queda fascinado.

Es así como Alejandra María Flores confía en que su proyecto con sabores mexicanos y elementos franceses puede sorprender y perdurar en el gusto del público saltillense por mucho tiempo, además afirma que con todo lo que conoce se da cuenta que “nos queda mucho por alcanzar, pero la cocina en México tiene el potencial para lograrlo”.

DSC_2063

LA TELEVISIÓN NO ES LA ESENCIA DE LA COCINA

Con la experiencia que esta chef saltillense obtuvo a su paso por los estudios de la televisora del Ajusco en la Ciudad de México, cuenta con las bases para asegurar que la cocina televisiva es buena, pero sólo es entretenimiento.

Si bien puede servir para las amas de casa, que son la audiencia principal de ese tipo de programas o realitys shows, la verdad es que para Alejandra María “la casa y el alma que se le pone a cada platillo es la verdadera esencia de la cocina”.

Por eso, uno de los principales objetivos con sus talleres o workshops es mostrarle a la gente el valor de cocinar, lo que son los buenos ingredientes y el buen comer.

No obstante, reconoce que ese tipo de contenido televisivo ayuda mucho para motivar a las personas a acercarse a esta área de la casa, por eso una película que recomienda para todas las personas interesadas en la gastronomía es The Hundred-Foot Journey (2014), “cualquier persona que cocine y vea esa película sale tan inspirado que de inmediato quiere agarrar un sartén o una cacerola”, expresó esta chef patissier.

Por último, con Alejandra María Patisserie quiere mostrar la verdadera esencia de la cocina y de los postres a los saltillenses, por eso al cuestionarle si considera que la sociedad de Saltillo está preparada para recibir este tipo de propuestas gastronómicas no duda en decir “sí está lista, creo que la gente siempre busca algo nuevo y sobre todo pienso que esto es algo que se va a quedar porque es innovar o morir”.

DSC_0039

Conoce a través de sus redes sociales la variedad de pasteles y postres que Alejandra María Flores elabora:

Facebook: Alejandra María

Instagram: alejandramaria.patisserie

NÚMEROS

2012 Fue el año en el que inició sus estudios en Le Cordon Bleu.

FRASES

“Comer es una experiencia única, no se trata sólo de satisfacer al paladar”.

“Nos queda mucho por alcanzar, pero la cocina en México tiene el potencial para lograrlo”.



Más videos >

nt-festival-luces-tailandia_1Ciudad de México.- Uno de los festivales más populares de Tailandia es el Yee Peng Lantern Festival, también conocido como el Festival de las Luces, en Chiang Mai.

Este festival se celebra en el norte de Tailandia cada año, en la luna llena del duodécimo mes lunar del calendario tailandés, que normalmente cae en noviembre. Yee Peng es un festival budista que marca el cambio de estación y se centra en dar la bienvenida a nuevos comienzos.

La celebración para un comienzo próspero

festival-luces-tailandia_2

Para este festival, las personas se reúnen con el fin de elaborar unas cestas flotantes hechas a mano, que se conocen como krathong, además de seleccionar flores, varitas de inciensos y velas.

Los kathrong son hechos de bambú o de un tallo de plátano y una vela. Son liberados en el río Ping o en los fosos de la ciudad, en un ritual que tiene como objetivo despedirse de lo viejo y darle la bienvenida a lo nuevo. En todo este proceso, la luz cumple un rol clave.

Las personas suelen sentarse a orillas del río, recitan sus plegarias y piden sus deseos antes de dejar el kathrong. Se cree que el deseo se cumplirá si la vela de la cesta se mantiene encendida.

Además de los kathrong, también se libera al cielo lo que se conoce como khom loy, que son linternas que se liberan para la buena suerte.

Un festival lleno de luz y color

festival-luces-tailandia_5

Cientos de cestas iluminadas, así como desfiles y ceremonias hacen que el festival tenga una estética visual increíble; la luz y los colores invaden la ciudad y crean un paisaje realmente fascinante.

Las velas son colocadas fuera de comercios y casas, al igual que las flores, y las personas se saludan entre sí y se unen para celebrar.

festival-luces-tailandia_4El tradicional festival es visitado por turistas de todo el mundo que se suman a esta filosofía de despedir el año dejando atrás todo lo malo y recibiendo la luz de lo que está por venir.

Despedir lo viejo, celebrar lo nuevo: el increíble festival de luz en Tailandia