Visto: 228 veces

Publicado el: Sábado, 16 de diciembre del 2017

La celebración de las posadas un poco de historia

Sociedad Saltillo / Elite Sábado / Gibrán Valdez

nt--arton31439 Saltillo,Coah.- Seguro has asistido a una de estos festejos tradicionales que con el paso del tiempo se han ido modificando.

Días previos a la Nochebuena, en México y otras regiones del mundo, se realizan las tradicionales posadas, celebraciones que en su esencia cristiana sirven para recordar el peregrinar del patriarca José y la virgen María, a punto de dar a luz al niño Dios.

Según datos históricos, estas fiestas se comenzaron a celebrar en nuestro territorio desde tiempos de la Colonia y muchos investigadores afirman que sirvieron para evangelizar a las civilizaciones prehispánicas.

De acuerdo con dicha información, la implementación de estas fiestas coincidía con la celebración más importante para los aztecas, quienes celebraban el panquetzaliztli, una referencia a la llegada de Huitzilopochtli (dios de la guerra), su deidad principal.

La Dirección General de Culturas Populares (DGCP), perteneciente a la Secretaría de Cultura en México, explica que el festejo de la población azteca consistía en cuatro días de ayuno; durante ese lapso de tiempo veneraban a su dios colocando una especie de bandera en los árboles frutales y en el templo se instalaba un estandarte al que se le rendía culto en honor a Huitzilopochtli.

Asimismo, en los patios del santuario se congregaban los habitantes para encender algunas fogatas con las que esperaban la llegada del solsticio de invierno.

Después del ayuno, las fiestas de recibimiento al dios de la guerra duraban 20 días, del 6 al 26 de diciembre, según los historiadores.

posada_g

LLEGARON LOS ESPAÑOLES

Con la llegada de los conquistadores y algunos misioneros encargados de la conversión de los habitantes de la región, ese festejo de los aztecas fue modificado y a finales del siglo XVI lo retomaron para inculcar un espíritu evangélico, otorgándole un sentido cristiano, de manera que esos días se convirtieron en la preparación para recibir a Jesús el día de Navidad.

Información de la propia Iglesia Católica hace referencia a que la primera posada, llamadas en su origen “misas de aguinaldo”, se celebró en el convento de San Agustín, ubicado en el Valle de México, en el municipio de Acolman en el Estado de México.

El encargado de dichas celebraciones, del 16 al 24 de diciembre, fue fray Diego de Soria, quien dirigía esos encuentros donde se mencionaban y reflexionaban pasajes bíblicos y escenas propias del nacimiento de Jesús.

La finalidad de que las posadas se realicen nueve días previos a la Navidad es simbolizar los meses de espera de la virgen María para tener a Jesús.

Al finalizar cada misa en esos primeros años, los monjes regalaban fruta y algunos dulces, que llamaban aguinaldos, a los asistentes, esto como muestra de agradecimiento por aceptar la nueva doctrina religiosa.

EN NUESTRA ÉPOCA

Con el paso de los años, las características de las posadas se han ido modificando, sus inicios fueron en los templos de la Iglesia Católica, principalmente en el atrio de cada uno, y ahora se realizan en las calles de los barrios o en las casas, convirtiéndose de esta manera en una manifestación de la cultura popular.

Hay quienes respetan su sentido religioso, que se fue ampliando conforme se fueron sumando más elementos, como las piñatas en forma de estrella con siete picos, que representan los pecados capitales y al quebrarla con los ojos vendados se hace referencia a la oscuridad en la vida por culpa de estos, pero gracias a la ayuda de los demás, cuando se logra romper se vencen y encuentra la luz esa persona.

Además de ese elemento también se agregaron las luces de bengala, los villancicos, comida y bebidas típicas, todo con el objetivo de que resulten más atractivas y entretenidas.

Todos estos cambios fueron permitidos por la jerarquía eclesiástica para que las festividades previas a la Navidad tuvieran una mayor difusión entre todos los habitantes.

A pesar de que en cada región del país y de las naciones del mundo que acostumbran seguir esta tradición, los elementos pueden variar, los que nunca faltan son la escenificación del peregrinaje de José y María con cantos y rezos (diviendo al grupo de asistentes en dos partes, unos adentro y otros afuera), para continuar la fiesta con los villancicos, la piñata y terminar con la entrega de los “aguinaldos”, que en nuestra comunidad conocemos como “bolos”.

Sin embargo, también hay muchas personas que acostumbran utilizar estas fechas para organizar diferentes tipos de fiesta con sus seres queridos y amigos, incluso hay empresas que realizan una convivencia con sus empleados con motivos de estas fechas, sin meterese de lleno al sentido religioso de la tradición.

Con lo anterior se destaca que estas celebraciones funcionan como plataformas de convivencia que reúnen a familias, amigos y compañeros de trabajo para que fortalezcan sus lazos afectivos y de compañerismo.

En ese sentido, a lo largo de los años las posadas han servido para unir a la sociedad en encuentros comunes durante una temporada donde imperan los principios de amor, alegría y solidaridad.

Así que no nos queda de otra que celebrar y disfrutar de estas celebraciones que comienzan hoy con las personas que más estimamos.



Más videos >

nt-festival-luces-tailandia_1Ciudad de México.- Uno de los festivales más populares de Tailandia es el Yee Peng Lantern Festival, también conocido como el Festival de las Luces, en Chiang Mai.

Este festival se celebra en el norte de Tailandia cada año, en la luna llena del duodécimo mes lunar del calendario tailandés, que normalmente cae en noviembre. Yee Peng es un festival budista que marca el cambio de estación y se centra en dar la bienvenida a nuevos comienzos.

La celebración para un comienzo próspero

festival-luces-tailandia_2

Para este festival, las personas se reúnen con el fin de elaborar unas cestas flotantes hechas a mano, que se conocen como krathong, además de seleccionar flores, varitas de inciensos y velas.

Los kathrong son hechos de bambú o de un tallo de plátano y una vela. Son liberados en el río Ping o en los fosos de la ciudad, en un ritual que tiene como objetivo despedirse de lo viejo y darle la bienvenida a lo nuevo. En todo este proceso, la luz cumple un rol clave.

Las personas suelen sentarse a orillas del río, recitan sus plegarias y piden sus deseos antes de dejar el kathrong. Se cree que el deseo se cumplirá si la vela de la cesta se mantiene encendida.

Además de los kathrong, también se libera al cielo lo que se conoce como khom loy, que son linternas que se liberan para la buena suerte.

Un festival lleno de luz y color

festival-luces-tailandia_5

Cientos de cestas iluminadas, así como desfiles y ceremonias hacen que el festival tenga una estética visual increíble; la luz y los colores invaden la ciudad y crean un paisaje realmente fascinante.

Las velas son colocadas fuera de comercios y casas, al igual que las flores, y las personas se saludan entre sí y se unen para celebrar.

festival-luces-tailandia_4El tradicional festival es visitado por turistas de todo el mundo que se suman a esta filosofía de despedir el año dejando atrás todo lo malo y recibiendo la luz de lo que está por venir.

Despedir lo viejo, celebrar lo nuevo: el increíble festival de luz en Tailandia