Visto: 350 veces

Publicado el: Sábado, 9 de diciembre del 2017

Juan Zulayka y Cristina Riojas más que un proyecto gastronómico

Sociedad Saltillo / Elite Sábado / Rostros / Texto: Gibrán Valdez Fotos: Enrique Alvarez del Castillo

nt--EAC_8588-OK2Saltillo,Coah.- Este año se hicieron merecedores a uno de los premios al Mérito Empresarial Restaurantero que otorga la Canirac.

Juan Zulayka y Cristina Riojas

Nada es casualidad

Su restaurante se ha vuelto un referente de los sabores de la región y un impulsor de los productores y el talento local.

Hay momentos especiales que merecen la pena celebrarse en lugares únicos, de esos que tienen buen ambiente, buena comida y además brindan un excelente servicio.

El festejo puede tratarse de un cumpleaños, un aniversario, la culminación de un proyecto, una propuesta de matrimonio o simplemente por el placer de disfrutar un agradable momento.

Para eso, Saltillo cuenta con un gran número de restaurantes, de diferentes tipos, los hay para todos los gustos y para el goce de todo tipo de paladares; desde los más exigentes hasta los más curiosos, esos que todo quieren probar.

Como clientes y asiduos comensales podemos tener uno favorito, aquel en el que más a gusto nos sentimos y que nunca defrauda a nuestro paladar, pero también hay muchas opciones en el mapa que podríamos probar y quizás uno hasta llegue a convertirse en nuestro nuevo restaurante preferido.

Esa es la invitación que nos hacen el empresario Juan Antonio de Hoyos Zulayka, más conocido por su primer nombre y su segundo apellido, y la chef María Cristina Riojas Arizpe, quienes han cautivado al público saltillense desde el 2011 con La Camila, una propuesta que va más allá de un simple proyecto gastronómico.

La sugerencia que hace la pareja que encabeza este restaurante es salir a descubrir, a sorprender el paladar y, desde luego, a disfrutar de cada momento.

El propio Juan Zulayka hace una aclaración a sus conocidos, pues dice que siempre lo han catalogado como un chef y eso no es verdad, “lo que sí es cierto es que siempre me he manejado con un buen paladar, más bien soy un comedor compulsivo”, comentó entre risas.

Además, esta pareja va dejando huella de todos sus gustos en su establecimiento: los de la cocina y los del arte, pues siempre hay música en vivo y se realizan exposiciones de fotógrafos y artistas plásticos, pero eso sí, siempre impulsando el talento local.

Todo el esfuerzo que este par de coahuilenses, Juan es de Ciudad Acuña y Cristina de Sabinas, han puesto en su proyecto fue distinguido en semanas pasadas con uno de los premios al Mérito Empresarial Restaurantero que otorga la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac) de Saltillo.

El galardón del que fueron merecedores estuvo dirigido a Juan Zulayka como Empresario Restaurantero del Año, pero él aclara que se trata de un esfuerzo en conjunto, un gran trabajo en equipo, “está mi esposa la chef Cristina, todo el personal, toda la gente que ha estado trabajando y ese es el resultado, esa noche de los premios estuvimos nominados en seis categorías más y estamos hablando de 105 a 130 restaurantes afiliados solamente en Saltillo”, señaló.

Sin embargo, esas distinciones que en la actualidad reciben son el fruto de una larga historia llena de retos superados, donde la innovación ha sido el principal, por eso aquí te contamos cómo ha sido el desarrollo de la propuesta que Juan y Cristina están implementando en la capital coahuilense.

EAC_8592-OK

LOS INICIOS

Juan Zulayka dejó el norte de Coahuila desde muy joven, primero con destino a la capital del estado para estudiar y luego partió a Cancún, donde inició a trabajar en un boliche, el Bol Kukulcán, “empecé como instructor y después como gerente, estuve trabajando ahí en plaza Kukulcán mucho tiempo, de ahí me fui al ramo de la hotelería y empecé en alimentos y bebidas entre 1994 y 1995”, mencionó.

De esta manera Juan se adentró en la industria gastronómica y los centros de consumo, pues duró 14 años viviendo en aquella ciudad de Quintana Roo y trabajando en todas las islas aledañas, desde los años 90.

Por su parte, Cristina Riojas se inclinó profesionalmente por la cocina, lo que a largo plazo sería un gran acierto, pues actualmente se encarga del menú, al que frecuentemente se le suma uno que otro “capricho culinario”, como le llama a los antojos o recetas que surgen de pronto como un experimento y que después son un éxito en el negocio.

Aunque Juan confesó que al principio, en el 2011, dudaba de establecerse por completo con un restaurante debido a su trabajo en el aeropuerto local, lo que le absorbe la mayor parte de su tiempo, finalmente se decidió por abrir, en equipo con su esposa, La Camila Degustación.

En esos momentos de apertura contaban con el apoyo de otro socio, quien al año abandonó el proyecto y continuaron solos Juan y Cristina.

Después de un tiempo, ya con una idea culinaria más definida, decidieron cambiar el nombre, lo que significó un debate con amigos y conocidos, quienes insistían en que no lo modificaran porque implicaría trabajar mucho por volver a posicionar la marca.

Siento que las cosas deben ir progresando, creciendo para ser un poco mejor, por eso decidimos cambiar el nombre de La Camila Degustación a lo que tenemos ahora; La Camila Parrilla Leña Humo, pues son la base del restaurante”, explicó el empresario.

Hace seis años cuando inició todo el proyecto, fue un precursor de muchas cosas nuevas para la localidad, en parte gracias a la experiencia obtenida en Cancún y el deseo de innovar, un ejemplo de ello, según nos cuentan los líderes de este negocio, son las reservaciones.

Los primeros años la gente reaccionaba y nos decían ‘por qué tengo que reservar si puedo llegar y sentarme’, pero nosotros insistimos en que así debía ser para respetar los lugares y entonces la gente ya está reservando”, señaló Juan.

EAC_8572-OK3

UN RESTAURANTE OBLIGADO EN SALTILLO

Juan y Cristina aseguran que el negocio que emprendieron actualmente se conoce por sus cortes de carne, la gran variedad de filetes que tienen en la carta, su cabrería y los productos frescos.

En suma con lo anterior, también enfatizan la necesidad que existe de apoyar a los productores locales, por eso un sello distintivo de este restaurante es promover lo que se da y se elabora en la región.

Estamos apoyando mucho a los productores de Coahuila, nos acercamos directamente a ellos, nuestra carne de puerco y de res, los vegetales, las hortalizas y los quesos son de aquí de la región, además nuestra carta fuerte es el vino de Coahuila”, precisó Juan Zulayka.

Aunque no descarta que cuenta con una pequeña variedad de bebidas internacionales, pues muchos de sus clientes las piden.

Desde el inicio la experiencia en La Camila es diferente al resto de los restaurantes de la localidad, pues de entrada ofrecen un pan a base de romero con mantequilla, elaborado de forma artesanal en su propio horno, a diferencia de los tradicionales totopos con salsas que ofrece la mayoría.

En la actualidad, estos empresarios del ramo restaurantero también están trabajando en la elaboración de cerveza artesanal, “estamos iniciando con un nuevo proyecto, una cerveza 100% de un cereal de trigo; hicimos una mezcla y estamos produciéndola en conjunto con la cervecería Uey”, dijo el galardonado con el premio Canirac.

En La Camila colaboran 39 personas, entre administrativos, equipo de cocina y meseros, quienes al mes reciben a un promedio de mil 500 comensales.

Según los dueños de este negocio, la mayoría de las personas que llegan lo hacen gracias a las recomendaciones que los clientes hacen del lugar, además los turistas o personas extranjeras que, por una u otra razón viajan a esta ciudad, encuentran en este centro gastronómico una puerta a los sabores de la región.

Por esas razones se ha vuelto un restaurante al que tienes que venir a comer si estás en Saltillo”, puntualizó Juan Zulayka.

EAC_8612-OK

MÁS ALLÁ DE LA PROPUESTA GASTRONÓMICA

La leña es muy chismosa”, dice Juan, y así lo podemos comprobar en el breve tiempo de espera que tenemos en La Camila, donde los colores vivos de los vegetales junto a la parrilla deleitan la pupila de uno, esperando que en no mucho tiempo también encanten al paladar.

Alrededor la decoración parece estar planeada minuciosamente, pero confiesa Juan que han implementado aquí lo que les gusta, aunque en realidad esta parte del proyecto se ha dado poco a poco, incluso dice que el mobiliario es diferente, no todo es igual.

Por ejemplo, tiene una mesa especial en una zona que llama La Cueva del Cazador, donde hay cabezas disecadas de diversos animales, en otra área del lugar también cuentan con La Cueva del Matador, un homenaje permanente a José Antonio García.

Con todo esto, explica Juan Zulayka, su restaurante va más allá de la propuesta gastronómica, que en sí es fundamental, pues también son un centro de arte y entretenimiento.

Amante de la música bohemia, siempre ha procurado prestar su espacio para el impulso del talento local, lo mismo hace con los fotógrafos o artistas plásticos que desean exponer sus obras en el establecimiento.

Por si fuera poco, desde hace cinco años La Camila inició con una fundación que trabaja de manera cercana con los ejidos de Saltillo y otros municipios del estado, en los cuales a veces ni siquiera existen los medios ni las vías de comunicación adecuadas.

Hemos identificado sus necesidades en la escuela, en las familias, hasta medicamentos hemos llevado; tratamos de ayudar a lo largo del año, pero es en el Día del Niño y en las posadas cuando tenemos mayor presencia por allá”, dice la chef Cristina.

En total tienen un censo de 140 familias a las que apoyan entre todas las comunidades a las que asisten, además de colectar taparroscas para apoyar en la lucha contra el cáncer a través de las quimioterapias que se realizan con esta labor.

Menciona Juan que han donado más de 15 toneladas de taparroscas y remata Cristina al comentar que muchas empresas confían en su trabajo social, por eso los buscan y tienen la seguridad de que sus donativos llegaran íntegros a quienes lo necesitan.

Todo lo anterior les ha valido un eslogan que les hizo Óscar Cadena y que con orgullo el empresario restaurantero nos comparte: “En La Camila nada es casualidad”.

EAC_8586-OK

HECHO EN COAHUILA

La dedicación, el esfuerzo, la perseverancia, la solidaridad y la innovación, los principales distintivos de este restaurante, no son casualidad, son años de entrega al trabajo que tanto disfrutan.

Hace unas semanas el menú se modificó y para el próximo mes, a inicios del siguiente año, arrancarán un nuevo proyecto culinario, a cargo de la chef Cristina, que promete aumentar su oferta de alimentos saludables y sabrosos.

En suma, este restaurante ubicado al norte de Saltillo tiene su base gastronómica en la carne de la región y productos locales, se ha ganado la fama de ser un centro de arte y entretenimiento, tiene un área especial para los vegetarianos, cuenta con su propia panadería artesanal y una fundación con la que no eluden su responsabilidad social.

Estos sólo son algunos de los muchos elementos que la empresa Enture Smart Business, quienes estuvieron a cargo de hacer las auditorías de los servicios e instalaciones a cada restaurante afiliado, tomaron en cuenta para que la Canirac galardonara a Juan Zulayka con el premio Empresario Restaurantero del Año.

Esto es un engrane de todo, si una persona no funciona ya hay problema, este es un proyecto que no sólo es de la chef Cristina, de mi hija Camila y mío, son 39 familias trabajando”, precisó el premiado.

Por último, estos empresarios restauranteros coahuilenses confían en seguir creciendo, pues su negocio está fundado en la capital del estado y apelan a la frase que ha formulado desde hace años la chef Cristina, “Lo que está hecho en México está bien hecho, pero lo que está hecho en Coahuila está mejor”.

 

¿Quieres conocer más detalles de este restaurante en Saltillo?
Visita sus redes sociales:

Sitio web: www.lacamiladegustacion.com

Facebook: La Camila Leña Parrilla Humo

Instagram: La Camila Degustación

NÚMEROS

2011 fue el año en que iniciaron con el restaurante.

39 colaboradores conforman el personal del restaurante.

1,500 comensales reciben al mes.

FRASES

Estamos apoyando mucho a los productores de Coahuila, nos acercamos directamente a ellos, nuestra carne de puerco y de res, los vegetales, las hortalizas y los quesos son de aquí de la región, además nuestra carta fuerte es el vino de Coahuila”, Juan Zulayka.

Lo que está hecho en México está bien hecho, pero lo que está hecho en Coahuila está mejor”, Cristina Riojas.



Más videos >

nt-festival-luces-tailandia_1Ciudad de México.- Uno de los festivales más populares de Tailandia es el Yee Peng Lantern Festival, también conocido como el Festival de las Luces, en Chiang Mai.

Este festival se celebra en el norte de Tailandia cada año, en la luna llena del duodécimo mes lunar del calendario tailandés, que normalmente cae en noviembre. Yee Peng es un festival budista que marca el cambio de estación y se centra en dar la bienvenida a nuevos comienzos.

La celebración para un comienzo próspero

festival-luces-tailandia_2

Para este festival, las personas se reúnen con el fin de elaborar unas cestas flotantes hechas a mano, que se conocen como krathong, además de seleccionar flores, varitas de inciensos y velas.

Los kathrong son hechos de bambú o de un tallo de plátano y una vela. Son liberados en el río Ping o en los fosos de la ciudad, en un ritual que tiene como objetivo despedirse de lo viejo y darle la bienvenida a lo nuevo. En todo este proceso, la luz cumple un rol clave.

Las personas suelen sentarse a orillas del río, recitan sus plegarias y piden sus deseos antes de dejar el kathrong. Se cree que el deseo se cumplirá si la vela de la cesta se mantiene encendida.

Además de los kathrong, también se libera al cielo lo que se conoce como khom loy, que son linternas que se liberan para la buena suerte.

Un festival lleno de luz y color

festival-luces-tailandia_5

Cientos de cestas iluminadas, así como desfiles y ceremonias hacen que el festival tenga una estética visual increíble; la luz y los colores invaden la ciudad y crean un paisaje realmente fascinante.

Las velas son colocadas fuera de comercios y casas, al igual que las flores, y las personas se saludan entre sí y se unen para celebrar.

festival-luces-tailandia_4El tradicional festival es visitado por turistas de todo el mundo que se suman a esta filosofía de despedir el año dejando atrás todo lo malo y recibiendo la luz de lo que está por venir.

Despedir lo viejo, celebrar lo nuevo: el increíble festival de luz en Tailandia