Visto: 393 veces

Publicado el: Sábado, 25 de noviembre del 2017

Ruta arte, queso y vino deleite campirano

Sociedad Saltillo / Elite Sábado / Reforma

nt--Deleite-campirano_85905Saltillo,Coah.- A Tequisquiapan, Querétaro, le sobran motivos para saborear en compañía de los amigos o en familia, sin importar su edad.

Para sumergirse en los placeres dionisiacos con propuestas de alta calidad y sin pretensiones, hay que mirar hacia Querétaro.

Antes de partir hacia la Ruta Arte, Queso y Vino, haz espacio en la cava, la alacena y el refrigerador. Cada parada en alguna de las 26 vitivinícolas y 11 productoras de queso invita a salir cargado de recuerdos: vinos tintos elaborados con uvas Malbec o Syrah, blancos con Sauvignon Blanc y espumosos con Pinot Noir, Chardonnay y Saint Èmilion.

Para maridar, debes llevar quesos frescos o maduros, miel gourmet, aceites, cervezas artesanales y pan, todo elaborado en la región.

Los senderos de esta ruta llevan a los pueblos mágicos Bernal, Cadereyta y Tequisquiapan, y a paisajes que cambian con cada estación.

En otoño e invierno, las parras están podadas, pero los cielos despejados presumen un azul intenso y atardeceres que pintan de dorado el campo. En primavera, los viñedos reverdecen, y en verano las uvas están listas para la vendimia, entre agosto y septiembre.

Deleite-campirano_85384

Hay experiencias para todos los gustos. Proyectos como Viñedos La Redonda o Finca Sala Vivé by Freixenet se han popularizado para el enoturismo masivo, gracias a sus conciertos, fiestas y otras actividades especiales a lo largo del año. Otros, como San Juanito y De Cote Casa Vitivinícola, sobresalen por el esmero de sus visitas guiadas, degustaciones y vinos que han ganado reconocimientos nacionales e internacionales.

Es un turismo en auge, que viene creciendo, como pasó en Valle de Guadalupe”, considera Anthony Lozano, quien llegó a San Juanito en familia por un buen vino. “Lo que falta es comida: no hay una industria restaurantera”.

Deleite-campirano_85386

Entre las queserías destaca Bocanegra Cava de Quesos, cuyo espacio de maduración bajo tierra abre el apetito con los aromas de quesos como el trapola o el raclette ahumado. En Quesos VAI, además de conocer el proceso de producción, los visitantes conviven de cerca con vacas, becerros y borregos.

Una ruta que seduce a quienes disfrutan los días al aire libre, con tardes cálidas y noches frías.

El ingrediente memorable se halla al conocer el rostro de quienes trabajan con arte el terruño, saber de su propia voz el tiempo invertido en el vino que se descorcha o en la maduración del queso sobre la mesa.

PIE-DE-FOTO

A este recorrido acuden grupos de amigos y familias con niños, adolescentes y abuelos que gustan de poner manos a la obra en tareas del campo.

Deleite-campirano_85385

Maridaje ideal

26 vitivinícolas y 11 queserías integran la Ruta Arte, Queso y Vino.

700 mil personas visitan anualmente la ruta; este número crece 10% cada año.

3 mil millones de pesos dejan los turistas de derrama económica.

– Agosto es el mes de la vendimia, pero hay actividades en la ruta a lo largo del año.

– La ruta comenzó a operar formalmente desde hace una década.



Más videos >

nt-festival-luces-tailandia_1Ciudad de México.- Uno de los festivales más populares de Tailandia es el Yee Peng Lantern Festival, también conocido como el Festival de las Luces, en Chiang Mai.

Este festival se celebra en el norte de Tailandia cada año, en la luna llena del duodécimo mes lunar del calendario tailandés, que normalmente cae en noviembre. Yee Peng es un festival budista que marca el cambio de estación y se centra en dar la bienvenida a nuevos comienzos.

La celebración para un comienzo próspero

festival-luces-tailandia_2

Para este festival, las personas se reúnen con el fin de elaborar unas cestas flotantes hechas a mano, que se conocen como krathong, además de seleccionar flores, varitas de inciensos y velas.

Los kathrong son hechos de bambú o de un tallo de plátano y una vela. Son liberados en el río Ping o en los fosos de la ciudad, en un ritual que tiene como objetivo despedirse de lo viejo y darle la bienvenida a lo nuevo. En todo este proceso, la luz cumple un rol clave.

Las personas suelen sentarse a orillas del río, recitan sus plegarias y piden sus deseos antes de dejar el kathrong. Se cree que el deseo se cumplirá si la vela de la cesta se mantiene encendida.

Además de los kathrong, también se libera al cielo lo que se conoce como khom loy, que son linternas que se liberan para la buena suerte.

Un festival lleno de luz y color

festival-luces-tailandia_5

Cientos de cestas iluminadas, así como desfiles y ceremonias hacen que el festival tenga una estética visual increíble; la luz y los colores invaden la ciudad y crean un paisaje realmente fascinante.

Las velas son colocadas fuera de comercios y casas, al igual que las flores, y las personas se saludan entre sí y se unen para celebrar.

festival-luces-tailandia_4El tradicional festival es visitado por turistas de todo el mundo que se suman a esta filosofía de despedir el año dejando atrás todo lo malo y recibiendo la luz de lo que está por venir.

Despedir lo viejo, celebrar lo nuevo: el increíble festival de luz en Tailandia