Visto: 303 veces

Publicado el: Sábado, 14 de octubre del 2017

Menú en casa mezcla sabores

Sociedad Saltillo / Elite Sábado / Reforma

nt--Saltillo,Coah.- Si consumes pura carne, unos molletes o unos moros y cristianos pueden darte un buen aporte de proteínas.

Es probable que las leguminosas sean parte de tu dieta, pero ¿sabías que son una fuente de proteínas esenciales para formar músculo, tejido y hueso?

Es hora de que revalores su aporte nutricional y aprendas a combinarlas para obtener mayores beneficios, aconseja Elizabeth Pérez Cruz, nutrióloga y coordinadora de la Clínica de Obesidad del Hospital Juárez de México.

Considera que las leguminosas como frijoles, garbanzos, habas, lentejas o chícharos, son semillas que crecen en vaina y, además de aportar proteínas, también contienen vitaminas del complejo B, hidratos de carbono, hierro y calcio.

Ello sin contar que también aportan minerales como fósforo y potasio.

La nutrióloga detalla que al combinarlas con otros granos o cereales como el arroz, se puede obtener una proteÌna de más alto valor nutricional, incluso equivalente al que proporciona la carne.

“El ejemplo clásico son los frijoles y el arroz, mezcla que nos permite acceder a una proteína de muy buen valor para las personas”, apunta.

Las proteínas, destaca, son parte esencial de las membranas celulares, forman músculo, tejido, hueso y son transmisoras de procesos químicos.

En tanto, que los hidratos de carbono son la fuente de energía para el funcionamiento del cuerpo y las vitaminas y minerales intervienen en procesos que van desde funciones inmunológicas, hasta de coagulación de sangre.

Para una persona sana, la nutrióloga recomienda incluir en su dieta una porción de leguminosas al día, pero si se trata de un paciente diabético o con sobrepeso, advierte que el consumo de estos alimentos debe ser supervisado por un especialista de la salud.

“La dieta tiene que individualizarse de acuerdo a las necesidades de cada persona porque aunque todos los grupos de alimentos son indispensables, hay algunos que sí se tienen que restringir”, agrega Pérez.

Frijoles con arroz, tlacoyos, enfrijoladas y los molletes, que mezclan leguminosas y cereales, pueden ser una buena fuente de proteÌnas, aclara Ana Berenice de la Barrera Avilés, responsable del Subprograma de Apoyo a la Docencia del Programa Universitario de Alimentos de la UNAM.

Si bien la gastronomía mexicana incluye las leguminosas, la especialista considera importante revalorarlas como un alimento bajo en grasa y ricas en fibra soluble que ayuda a reducir el colesterol y a controlar el azúcar en la sangre.

“La ventaja cuando obtenemos una proteína de alto valor de productos vegetales es que estamos consumiendo algo más natural y la carne está relacionada con contenido de grasas saturadas que van endureciendo las arterias y a la larga puede provocar problemas de hipertensión arterial”, señala Barrera.

Además, subraya, las leguminosas son una fuente ideal de proteínas particularmente para las personas que se inclinan por reducir el consumo de carne y lácteos.

Riqueza nutrimental

Principales aportes nutricionales de leguminosas:

Aportan

-100 gramos de frijol. Potasio, fósforo, magnesio, ácido fólico, hidratos de carbono, proteínas, calcio y zinc.

-100 gramos de haba seca. Proteínas, fibra dietética, hidratos de carbono, fósforo, potasio, magnesio, hierro, ácido fólico y vitaminas de complejo B como tiamina y riboflavina.

-100 gramos de garbanzo. Calcio, fósforo, magnesio, hierro, sodio, potasio, zinc, ácido fólico, hidratos de carbono y proteínas.

-Media taza de lentejas cocidas. Fibra, proteína, hierro, sodio, fósforo, potasio, hidratos de carbono y lípidos.

-100 gramos de alubia. Potasio, ácido fólico, hidratos de carbono, fibra, proteínas, lípidos, magnesio, zinc y vitaminas de complejo B.

-100 gramos de arroz. Hidratos de carbono, ácido fólico, fibra, calcio, hierro y sodio.

-100 gramos de chícharos. Proteína, hierro, hidratos de carbono, fibra y lípidos.

Fuente: Ana Berenice de la Barrera Avilés, responsable del Subprograma de Apoyo a la Docencia del Programa Universitario de Alimentos de la UNAM.



Más videos >

nt-festival-luces-tailandia_1Ciudad de México.- Uno de los festivales más populares de Tailandia es el Yee Peng Lantern Festival, también conocido como el Festival de las Luces, en Chiang Mai.

Este festival se celebra en el norte de Tailandia cada año, en la luna llena del duodécimo mes lunar del calendario tailandés, que normalmente cae en noviembre. Yee Peng es un festival budista que marca el cambio de estación y se centra en dar la bienvenida a nuevos comienzos.

La celebración para un comienzo próspero

festival-luces-tailandia_2

Para este festival, las personas se reúnen con el fin de elaborar unas cestas flotantes hechas a mano, que se conocen como krathong, además de seleccionar flores, varitas de inciensos y velas.

Los kathrong son hechos de bambú o de un tallo de plátano y una vela. Son liberados en el río Ping o en los fosos de la ciudad, en un ritual que tiene como objetivo despedirse de lo viejo y darle la bienvenida a lo nuevo. En todo este proceso, la luz cumple un rol clave.

Las personas suelen sentarse a orillas del río, recitan sus plegarias y piden sus deseos antes de dejar el kathrong. Se cree que el deseo se cumplirá si la vela de la cesta se mantiene encendida.

Además de los kathrong, también se libera al cielo lo que se conoce como khom loy, que son linternas que se liberan para la buena suerte.

Un festival lleno de luz y color

festival-luces-tailandia_5

Cientos de cestas iluminadas, así como desfiles y ceremonias hacen que el festival tenga una estética visual increíble; la luz y los colores invaden la ciudad y crean un paisaje realmente fascinante.

Las velas son colocadas fuera de comercios y casas, al igual que las flores, y las personas se saludan entre sí y se unen para celebrar.

festival-luces-tailandia_4El tradicional festival es visitado por turistas de todo el mundo que se suman a esta filosofía de despedir el año dejando atrás todo lo malo y recibiendo la luz de lo que está por venir.

Despedir lo viejo, celebrar lo nuevo: el increíble festival de luz en Tailandia