Visto: 98 veces

Publicado el: Sábado, 7 de octubre del 2017

Del efecto placebo al nocebo según la expectativa

Sociedad Saltillo / Elite Sábado / Gibrán Valdez

nt--2Saltillo,Coah.-  La predisposición mental con la que anfrontamos las situaciones que vivimos puede influir en mejorar o empeorar nuestro estado.

La mente es maravillosa, es ahí donde se puede iniciar todo un proceso de alivio ante una enfermedad o también es el lugar donde comienza la setencia fatalista de no poder contra una problemática de salud.
Nuestros pensamientos tienen una gran incidencia en lo que pasa con nuestro organismo, por eso muchos especialistas promueven un buen estado de ánimo, rayando en el opotimismo absoluto, entre sus pacientes.
Todo eso se debe a la predisposición mental con la que afrontamos las situaciones que se nos presentan, son las expectativas que tengamos en mente las que pueden marcar la pauta del éxito o el fracaso.
En el caso de las enfermedades, los investigadores han realizado diferentes estudios en los que han detectado dos efectos relacionados con el poder de la mente: el placebo y el nocebo.
Del primero se conoce más que del segundo, éste consiste en el cumplimiento de expectativas positivas, es decir, si creemos que un tratamiento o medicamente podrá aliviarnos, lo más probable es que así suceda aunque estemos tomando algo que en realidad no surta mayor efecto en el organismo.
Por el contrario, cuando algunas personas albergan expectativas negativas sobre los efectos de un medicamento o de una terapia, corren el riesgo de experimentar el efecto nocebo, lo que puede llegar a empeorar la enfermedad y dificultar su curación.

ESTUDIOS REALIZADOS
En Estados Unidos, un grupo de neurólogos de la Universidad de Michigan descubrieron que cuando una persona cree que va a tomar un medicamento eficaz, en el cerebro se activa una región relacionada con los beneficios y recompensas, lo que permite segregar dopamina, una sustancia que produce un efecto analgésico.
Sin embargo, ese poder de la mente que se tiene para inducir una curación o alivio físico a partir de una creencia positiva, tiene un lado contrario que ha sido poco explorado, el nocebo.
Uno de los mayores investigadores de este efecto de corte negativo es el neurólogo alemán Magnus Heier, quien afirma en su libro Nocebo: Quien Crea Se Enfermerá (2012) que “la expectativa, es decir, lo que esperamos que suceda, influye en el desarrollo de nuestra enfermedad, provocando incluso que los síntomas desaparezcan o que surjan otros nuevos”.
La publicación citada parte de los resultados que Heier obtuvo de un trabajo de investigación realizado en conjunto con otros científicos de la Universidad de Múnich, quienes analizaron al menos 30 estudios previos relacionados con el efecto nocebo, sus consecuencias a nivel biológico y el impacto que tiene en la implementación de nuevos medicamentos y tratamientos.
Entre la información que revisaron, destacaron que con la simple sugerencia de que podrían experimentar algo de dolor, los pacientes aseguraban que éste sí se incrementaba a un nivel alto en ellos.
Por otro lado, en su trabajo empírico, Magnus Heier detectó que los pacientes de cáncer comienzan a sentir náuseas al momento de ingresar a las salas en las que se someten a su tratamiento de quimioterapia, “esto sucede porque intuyen, a nivel inconsciente, que sentirán esas náuseas después”, indica el especialista.
En otro experimento observaron cómo se les administró un medicamento a un grupo de pacientes con problemas de próstata; a la mitad se les dijo que podrían experimentar disfunción erectil como efecto secundario y al resto de los enfermos no se les informó nada.
Al terminar las pruebas, poco menos de la mitad de los sujetos del primer grupo afirmó haber experimentado la disfunción erectil, en tanto que de la otra parte de los pacientes sólo el 15% experimentó ese mismo problema.
Las causas de este efecto negativo para la salud de los enfermos, según explica el neurólogo alemán, son el miedo que provoca estrés y éste, a su vez, enferma al cuerpo.
“El efecto aparece cuando se tiene miedo de una enfermedad, o de las terapias a las que habrá que someterse, entonces, los efectos secundarios serán mucho más graves”, menciona.

cerebro-hecho-con-pildoras

DEMASIADA INFORMACIÓN
Todo sucede porque el miedo es estrés para el cuerpo, provocando que se debilite el sistema inmunológico, haciendo que la persona se vuelva más vulnerable de lo normal a caer preso de bacterias y virus o que se produzca un dolor donde no debería haberlo.
Actualmente, muchos especialistas dicen que el efecto nocebo suele dispararse más de lo normal por un exceso de información que el paciente no puede ordenar de manera apropiada, especialmente por el fácil acceso a cifras, datos, síntomas y casos, que puede encontrar en Internet.
Por eso sugieren que ante todo, las personas acudan con un médico especialista para que le ofrezca los detalles de los efectos que pudieran generarse de un medicamento o tratamiento, pero eso sí, el profesional de la salud debe tener especial cuidado en lo que dice y cómo lo hace, ya que también se ha comprobado que las conversaciones influyen sobre el comportamiento o desarrollo de una enfermedad.
Por último, es importante destacar que la predisposición mental juega un papel clave en el tratamiento de una enfermedad, incluso durante los primeros síntomas, por eso enfocar todo de forma negativa puede volver más propensa a una persona a sufrir con mayor fuerza una problemática de salud.

tabla
Emborracharse sin alcohol
Para ilustrar mejor lo que es el efecto placebo, el programa Juegos Mentales del canal televisivo de la National Geographic, hizo un experimento con un grupo de jóvenes a los que les dijeron que estaban haciendo un estudio sobre los efectos del consumo del alcohol en la autoconfianza.
Sin embargo, todas las bebidas fueron sustituidas con alternativas no alcohólicas, por lo que era imposible que se emborracharan, aunque en su mente experimentaban el estado de embriaguez y se comportaban como tal porque pensaban que en realidad estaban consumiendo alcohol.



Más videos >

nt-festival-luces-tailandia_1Ciudad de México.- Uno de los festivales más populares de Tailandia es el Yee Peng Lantern Festival, también conocido como el Festival de las Luces, en Chiang Mai.

Este festival se celebra en el norte de Tailandia cada año, en la luna llena del duodécimo mes lunar del calendario tailandés, que normalmente cae en noviembre. Yee Peng es un festival budista que marca el cambio de estación y se centra en dar la bienvenida a nuevos comienzos.

La celebración para un comienzo próspero

festival-luces-tailandia_2

Para este festival, las personas se reúnen con el fin de elaborar unas cestas flotantes hechas a mano, que se conocen como krathong, además de seleccionar flores, varitas de inciensos y velas.

Los kathrong son hechos de bambú o de un tallo de plátano y una vela. Son liberados en el río Ping o en los fosos de la ciudad, en un ritual que tiene como objetivo despedirse de lo viejo y darle la bienvenida a lo nuevo. En todo este proceso, la luz cumple un rol clave.

Las personas suelen sentarse a orillas del río, recitan sus plegarias y piden sus deseos antes de dejar el kathrong. Se cree que el deseo se cumplirá si la vela de la cesta se mantiene encendida.

Además de los kathrong, también se libera al cielo lo que se conoce como khom loy, que son linternas que se liberan para la buena suerte.

Un festival lleno de luz y color

festival-luces-tailandia_5

Cientos de cestas iluminadas, así como desfiles y ceremonias hacen que el festival tenga una estética visual increíble; la luz y los colores invaden la ciudad y crean un paisaje realmente fascinante.

Las velas son colocadas fuera de comercios y casas, al igual que las flores, y las personas se saludan entre sí y se unen para celebrar.

festival-luces-tailandia_4El tradicional festival es visitado por turistas de todo el mundo que se suman a esta filosofía de despedir el año dejando atrás todo lo malo y recibiendo la luz de lo que está por venir.

Despedir lo viejo, celebrar lo nuevo: el increíble festival de luz en Tailandia