Visto: 114 veces

Publicado el: Sábado, 7 de octubre del 2017

Para la mesa básico yerbero

Sociedad Saltillo / Elite Sábado / Reforma

nt--1005512429Saltillo,Coah.- Los mercados de la ciudad ofrecen una singular variedad aromática que no debe faltar en tu cocina.

Indispensables para dar su toque característico a los platillos mexicanos, las hierbas aromáticas, originarias de América o adoptadas de tierras allende el mar, son infaltables las cocinas de todo el país.
Muchos platillos nacionales estarían incompletos sin quelites (palabra náhuatl con la que se reconoce a las hierbas comestibles).
“El epazote es la hierba más democrática y la que más arraigo tiene en la cocina mexicana. Crece mucho más fácil que todas las demás y tiene muchísimas utilidades. Tanto fresca como deshidratada, la puedes utilizar para aromatizar todo tipo de preparaciones, no necesita cuidados especiales y dura muchísimo tiempo en refrigeración”, señala Fernando Martínez, chef de Yuban.
Los colonizadores bautizaron al epazote como “la hierbabuena de la Nueva España” y trajeron, desde otros continentes, especies –como el cilantro, proveniente del Mediterráneo–, que también encontraron su lugar en los fogones mexicanos, a tal grado, que parecen haber estado aquí toda la vida.
“El cilantro ya está adoptado y forma parte de la cultura gastronómica de este país; muchísimos platos –moles, adobos, salsas, guacamole, tacos–, lo incluyen”.
Otras “extranjeras naturalizadas” que se consiguen fácilmente en los mercados de la ciudad son las que conforman el ramillete de “hierbas de olor”: laurel, mejorana y tomillo, usados para sazonar principalmente caldos y salsas.
Ahora sí, con esta guía rápida ya podrás distinguir entre cada hierba y sacarle el mejor provecho a la hora de preparar tus platillos.



Más videos >

nt-festival-luces-tailandia_1Ciudad de México.- Uno de los festivales más populares de Tailandia es el Yee Peng Lantern Festival, también conocido como el Festival de las Luces, en Chiang Mai.

Este festival se celebra en el norte de Tailandia cada año, en la luna llena del duodécimo mes lunar del calendario tailandés, que normalmente cae en noviembre. Yee Peng es un festival budista que marca el cambio de estación y se centra en dar la bienvenida a nuevos comienzos.

La celebración para un comienzo próspero

festival-luces-tailandia_2

Para este festival, las personas se reúnen con el fin de elaborar unas cestas flotantes hechas a mano, que se conocen como krathong, además de seleccionar flores, varitas de inciensos y velas.

Los kathrong son hechos de bambú o de un tallo de plátano y una vela. Son liberados en el río Ping o en los fosos de la ciudad, en un ritual que tiene como objetivo despedirse de lo viejo y darle la bienvenida a lo nuevo. En todo este proceso, la luz cumple un rol clave.

Las personas suelen sentarse a orillas del río, recitan sus plegarias y piden sus deseos antes de dejar el kathrong. Se cree que el deseo se cumplirá si la vela de la cesta se mantiene encendida.

Además de los kathrong, también se libera al cielo lo que se conoce como khom loy, que son linternas que se liberan para la buena suerte.

Un festival lleno de luz y color

festival-luces-tailandia_5

Cientos de cestas iluminadas, así como desfiles y ceremonias hacen que el festival tenga una estética visual increíble; la luz y los colores invaden la ciudad y crean un paisaje realmente fascinante.

Las velas son colocadas fuera de comercios y casas, al igual que las flores, y las personas se saludan entre sí y se unen para celebrar.

festival-luces-tailandia_4El tradicional festival es visitado por turistas de todo el mundo que se suman a esta filosofía de despedir el año dejando atrás todo lo malo y recibiendo la luz de lo que está por venir.

Despedir lo viejo, celebrar lo nuevo: el increíble festival de luz en Tailandia