Visto: 2.232 veces

Publicado el: Sábado, 4 de enero del 2014

Detrás de la pasarela

notaIMG_9972

Detrás del glamor de las pasarelas hay historias que mucha gente desconoce.

Principalmente aquellas que tienen que ver con lo que sucede tras bambalinas, en donde las modelos son las protagonistas de su propia experiencia en el mundo de la moda.

Es un camino largo el que a muy temprana edad comienzan a recorrer para estar en el centro de los reflectores, al igual que diseñadores e importantes firmas alrededor.
Durante el trayecto profesional de muchas existe un sólo objetivo: conseguir el título como la más bella del estado de Coahuila para ser su representante durante los siguientes 12 meses, pero al final, sólo una se corona como reina.

Bajo las luces, ellas salen y desfilan frente a la gente que no conoce sus ambiciones, su lado humano, ni los miedos e inseguridades que tuvieron que superar para vivir ese momento en el que nadie pierde detalle, menos su propia familia que en algún momento pudo ser al mismo tiempo obstáculo y apoyo para que ellas pudieran alcanzar el sueño anhelado.

Modelos, profesionistas, reinas de belleza, pero sobre todo, seres humanos con una firme actitud frente a la vida, Amanda Terry, Cecilia Aguirre y Abril Rodríguez, platican sobre el camino recorrido desde sus inicios en el modelaje hasta llegar a ser Nuestra Belleza Coahuila.

IMG_9881
AMANDA TERRY
Nuestra Belleza Coahuila 2008

-¿Quién es Amanda Terry?
“Soy una chava de 24 años que actualmente se encuentra en proceso de definir y saber exactamente qué quiere entre lo que le aconsejan sus papás y lo que ella quiere ser. Soñadora, idealista. Soy una mujer que se entrega mucho en cuanto a las relaciones, mis amistades las mantengo por mucho tiempo. Me considero confiable, me gusta que las personas se puedan acercar conmigo y platicar. Soy una persona fiel tanto a mi familia como a mi pareja y a mis amigos”.

-¿Con qué soñabas antes de la corona?
“Siempre me llamó la atención el modelaje. Cuando tenía 15 años me invitaron a modelar para un salón de belleza y me fui metiendo cada vez más.
“A partir de Nuestra Belleza he modelado en diferentes lugares pero siento que todavía puedo hacer muchas más cosas para desarrollarme mucho más en este ámbito. También me enfoqué a mi carrera y en hacer una maestría que ya estoy por concluir”.

-¿Soñaste alguna vez con ser reina de belleza de Coahuila?
“Siempre veía los concursos, pero nunca pensé en estar ahí. Mi familia me decía que yo debía participar, pero yo no lo visualicé po que lo sentía irreal. Sin embargo me invitaron e hice el esfuerzo por estar ahí”.

-¿Fue difícil el proceso a partir del casting hasta la corona?
“Lo fue en el sentido de decidir entre qué quiero y no quiero, por mis dudas. Tenía 18 años cuando participé y mis papás no querían, así que por ese lado fue difícil. Me invitan a hacer el casting y paso a la siguiente ronda que fue en Piedras Negras. Fue ahí cuando tuve que platicar con mis papás y decirles que lo tenían que aceptar.
“La gente tiene una idea errónea sobre concursos de belleza.  Hay coordinadoras que te apoyan en todo y en ese momento hubo confianza por parte de mis papás.
“Fue un proceso de romper esquemas con mi familia, con mis miedos e inseguridades.
“En cuanto a los castings todo se fue dando hasta cierto punto de manera fácil, pero me enfrenté al hecho de subir por primera vez a una pasarela, a situaciones a las que no estás acostumbrada como que la gente te ve en traje de baño o al temor de caerte y a lo que te pueden preguntar”.

-¿Qué aspectos de tu vida mejoraron después de la corona?
“Siempre fui reservada y esto me ayudó para abrirme más, a hacer amistades y ser más desenvuelta. Como finalista me hicieron muchas entrevistas me aconsejaron sobre cómo hablar, qué decir y hasta qué palabras no usar. Mejoras tu dicción, desonvolvimiento, el hecho de presentarte ante muchas personas te da seguridad”.

-¿A partir del día que te coronan cómo fue tu vida?
“Comencé a prepararme para el nacional. La gente te ve como un ejemplo por la imagen que tienes a partir de ese momento. Es una responsabilidad y hay que ser comprometida y responsable”.

-¿Hoy en día de qué es reina Amanda Terry?
“Soy reina de mí misma. No puedo decir que soy reina de mi casa, pero sí la princesa. Una reina que busca retos y que tiene deseos de superarse. Todavía tengo muchos planes y objetivos a futuro”.

-¿De qué evento te ha gustado formar parte?
“Todos tienen algo de importancia, todos representaron algo para mí. Eventos en universidades y asilos, pasarelas, cortes de listón, sesiones en diferentes ciudades. Es el hecho que te quieran ahí para representar la belleza de Coahuila. Si tuviera que elegir uno podría ser la sesión de fotos que hice para terminar el año de reinado para las invitaciones del siguiente certamen”.

-¿A quién admiras de la gente con la que has modelado?
“Me gustó mucho modelar con Gustavo Helguera, Armando Mafud, Pineda Covalin, boutiques de mi ciudad, amigos diseñadores. En San Luis Potosí participé en la pasarela que rompió un record Guinness por ser la más larga del mundo con más de un kilómetro de largo”.

-¿Para quién te gustaría modelar?
“Me encantaría trabajar para Victoria’s Secret, Dior y Chanel. Me gustan las cosas estilizadas, elegantes y que propongan algo nuevo”.

-¿En dónde te ves en unos años?
“Me veo modelando al menos unos cuatro años más, pero también contemplo la idea de un trabajo fijo y tener una familia.
“Estudié Psicología y quisiera estudiar otra maestría, diplomados y cursos”.

-¿Por qué una modelo tiene una vida profesional relativamente corta?
“En cuanto a modelaje todos tenemos un ciclo. Hay niñas de 14 años que ya modelan y para alguien mayor resulta más difícil mantenerse vigente.
“Pero hay para todo, a lo mejor se necesita hacer un comercial que demande a alguien con aspecto más maduro, depende de lo que quieran vender”.

-¿Qué recomiendas a la nueva generación de modelos?
“Que sean una personas seguras de sí mismas, que vayan de acuerdo con sus valores y creencias. Mantener los pies sobre la tierra y que tengan bien marcados sus límites porque es fácil perderse en la fiesta. Estar cerca de las personas que realmente te quieren y no dejarse envolver por personas que solamente quieren envolverte en ciertos momentos”.

IMG_9764

CECILIA AGUIRRE
Nuestra Belleza Coahuila 2012

-¿Quién es Cecilia Aguirre?
“Soy hija de una mujer muy entregada y luchona que me ha enseñado muchas cosas. Soy una mujer de metas y por eso he aprendido a no rajarme, a seguir al pie del cañón y a entregarme por completo a todo. Soy muy humana, tengo corazón de pollo y siempre estoy viendo qué puedo hacer para mejorar las cosas”.

-¿Cómo eras antes del título de nuestra belleza?
“Cambié mucho en cuanto a seguridad, Nuestra Belleza ha sido uno de los retos más grandes que he tenido. Al final de la preparación sentí más seguridad y fe en mí misma. Te das cuenta que todo lo que has hecho ha valido la pena y que no estás sola. Soy una mujer más segura”.

-¿Cómo fue el proceso desde que empezaste en el modelaje hasta obtener la corona?
“Cuando tenía como 8 años fui a una fiesta de alberca y yo comía papitas fritas. Nunca se me olvidará que uno de los señores que estaban ahí me dijo ‘no comas eso porque tú vas a ser Nuestra Belleza Coahuila’. Se me quedó muy grabado porque me llamaban mucho la atención los concursos.
“Yo me ensayaba a ser Miss Coahuila y estudiaba libros de historia para ensayar respuestas. Cuando tenía 13 años hubo una pasarela de vestidos de novia de abuelitas organizada por el DIF, fue la primera vez que usé tacones altos. A partir de ahí empezaron a llamarme para hacer pasarelas de tiendas chiquitas. Comencé a tomar cursos de pasarela y fotografía, me fui desenvolviendo más. A los 21 años llené mi solicitud e hice el casting.
“Fue ahí en cuando mi mamá me dijo: ‘lo has querido siempre, tienes experiencia, inténtalo, no pierdes nada’.
“Pasé a la siguiente etapa en Torreón, Coahuila, junto con otras 15 muchachas de Saltillo, de las cuales quedamos solamente dos y ahora sí empezó lo bueno”.

-¿Qué papel ha jugado tu familia en tu carrera?
“Soy hija única, así que mi familia es lo más importante. Mi mamá es mi amiga, es mi cómplice, mi compañera, mi couch, mi nutrióloga. También mis abuelitos de los que soy muy unida. Mi novio me ha apoyado en todo, aunque yo sabía que iba a ser difícil para él”.

-¿Qué cambios hubo a partir del momento en que te coronan?
“La gente que tengo cerca empezó con el ‘te lo dije’. Fue ahí cuando me di cuenta que mucha gente confía en mí, aunque yo tenía dudas. Todos cambiamos, pero para bien, ahora sabes quién no pertenecía a tu destino y se queda la gente que cree en ti y que piensa que puedes lograr cosas más grandes”.

-¿Qué has concretado gracias a la corona?
“Ejercer mi carrera, estudié Mercadotecnia, ahora estoy más empapada porque ya conozco cómo se trabaja en lo grande. A través de Nuestra Belleza y de las bases que nos dieron he logrado cumplir muchas metas. Es algo muy completo porque tuve preparación en todos los sentidos”.

-¿A quién admiras y para quién te gustaría modelar?
“Como el sueño de muchas me gustaría modelar para Victoria’s Secret. En cuanto a la gente, no imaginé trabajar junto con una reina de belleza. Yo admiro a Amanda y a Abril como personas, como reinas, como modelos y ya trabajé con ellas”.

-¿Cómo defines tu estilo como modelo?
“Pienso que proyecto seguridad y belleza”.

-¿Qué piensas del look de las modelos desde los años 60 hasta la actualidad?
“Me gusta ahora que las modelos se ven más ‘fitness’, ni tan caderonas ni tan flaquitas. Se ven como una persona dedicada, pero que come bien, se siente bien y que hace ejercicio. Alguien que se vea bonita, torneada y trabajada”.

-¿Cuáles con los pasos a seguir de las nuevas generaciones de modelos?
“En lo físico prepararse y guiarte con la gente adecuada. En cuanto al estudio seguir preparándose. Siempre tener un ‘plan B’, debes estar preparada de otra manera. En cuanto a lo espiritual siempre tener cerca a alguien que te aterrice”.

IMG_9641
ABRIL RODRÍGUEZ
Nuestra Belleza Coahuila 2009

-¿Quién es Abril Rodríguez?
“A lo largo de mi vida he tenido muchos cambios. Esto del modelaje es un gran hobbie que siempre he tenido, pero he estado muy enfocada en la parte de mis estudios y mi trabajo. No me gusta quedarme estancada en un lugar ni me conformo con las cosas. Siempre que hay una oportunidad la tomo. Empecé a modelar a los 14 años cuando una chica de la escuela me dice que su mamá estudiaba diseño de modas y buscaba una modelo justo como yo. A partir de esa pasarela me empezaron a jalar. Estudié ingeniería en materiales y trabajo en la industria automotriz. Aunque siempre se han abierto muchas ofertas para seguir modelando siempre he estado muy enfocada a mi futuro por el lado profesional”.

-Al inicio de su carrera las modelos se enfrentan con su propia inseguridad. ¿Esto representó un problema para ti?
“Mi mamá y mi abuela siempre han estado conmigo. Tuve una buena orientación en esta carrera del modelaje que sabes que pronto se va a terminar”.

-¿Cómo fue el proceso para llegar al certamen de Nuestra Belleza?
“Empecé con la invitación a modelar por primera vez en una academia de corte y confección, ahí me dieron clases de pasarela. Era algo que me gustaba tanto que no necesitaba que me pagaran para hacerlo. Participé en todo tipo de pasarelas y eso dio la seguridad para enfrentarme a cualquier tipo de público. Me invitaron tres años seguidos a Nuestra Belleza hasta que finalmente acepté a los 22 años”.

-¿Qué te decidió a hacerlo?
“Planeaba irme a Australia a estudiar inglés. Mi mamá decía que no entraría a ese tipo de concursos sin hablar perfectamente inglés, por que podría representar a mi país en un concurso internacional.
“La primera vez que me invitaron a concursar, mis papás no estaban de acuerdo, por mi edad, porque todavía estaba inmadura, por las decisiones que podía tomar. Ya que regresé era una responsabilidad que podía asumir, concursé en Nuestra Belleza Coahuila y funcionó.
“Hice el casting y fui a Torreón en donde me encontré con chavas muy altas y bonitas que llevan años modelando. Lo vi difícil y pensé que la experiencia se quedaría hasta el casting. Quedamos 12 chavas y de nuevo tenía confianza en mí, pero ya intervenían los intereses de quienes organizan los concursos”.

-¿Qué cambió en ti a partir de ese momento?
“Cambian muchas cosas buenas y otras no tanto. Mucha gente se acerca a ti. Siempre he tenido la responsabilidad de ser el ejemplo por ser la hermana mayor. La gente te ve como un símbolo o como un ejemplo a seguir, pero mientras yo sigo siendo la misma persona de antes.
“Fue difícil por la parte del trabajo porque necesitaba cumplir con los compromisos y a veces eran semanas enteras. Soy ingeniero y en mi trabajo son muchos hombres y desde ese momento era ‘la que concursó’”.

-¿Qué hiciste en cuestión trabajo después de la corona?
“Enseguida fue prepararme para Nuestra Belleza México. Trabajé con las marcas Andrea y Fraiche, con quienes hice una sesión en Tampico para una campaña nacional. Tuve la oportunidad de modelar en París para una editorial. Se reunieron en Francia varios diseñadores, entre ellos la mexicana Abril Cervera e hicimos una sesión”.

-¿Con quién te gustaría trabajar?
“Me encanta Louis Vuitton, Prada, Chanel, Victoria’s Secret por la proyección que tienen y hacer pasarelas para marcas italianas por ahí es como la meca de la moda”.

-¿Cómo defines tu estilo como modelo?
“Con un estilo más elegante y glamoroso, un tanto clásico y que no pasa de moda, no tanto para modelar ropa sport o casual, sino vestidos de noche o de novia”.

-¿Qué piensas de la moda en cuanto al look de las modelos?
“El perfil que se estila ahora es súper ‘skinny’, y no tanto que se vean curvas. Estoy a favor de que las mujeres tengan un cuerpo con más volumen, pero también más atlético con el que luzcan sanas, con vida y que la piel brille”.

-¿Están peleadas la belleza física y belleza interna?
“Siento que es difícil encontrar a alguien que tenga como ‘en combo’ bonito por fuera y por dentro. Creo que es difícil. Una mujer o un hombre que saben que son muy guapos por dentro pueden llegar a ser muy arrogantes”.

-¿Qué deben hacer las generaciones nuevas de modelos?
“El modelaje es un trabajo difícil por que implica estar expuesta al medio artístico. Hay muchos excesos y puedes empezar a perder el piso. Es cuestión de valores y de fuerza de voluntad. Tú haces tu ambiente y tus reglas y con base en eso vas a obtener el resultado que tú quieras”.



Más videos >

nt-mujeres-bostezos_3Ciudad de México.- A quién no le ha pasado: dormir unos minutos más, o que te salgan planes de último minuto en la noche. Aunque no tendrás tiempo de hacer un maquillaje supercomplicado, sí podrás quedar bonita con un maquillaje simple. Y ya no parecerá que has dormido solo cinco horas. Bueno, quizá se note por el ocasional bostezo.

Otras situaciones de emergencia

Cuando vas a viajar

No sobrecargues tu maleta: puedes usar otros recipientes para llevar solo la cantidad necesaria. Es más, los estuches de lentes de contacto te servirán para llevar cremas en el avión, dado que la altitud reseca tu piel. Según el sitio de belleza Allure, a 10 mil metros de altura la humedad en la cabina es del 20 %, y nuestra piel está acostumbrada a estar en un 40 a 70 % de humedad. Lleva una crema con ácido hialurónico: este producto tiene una gran capacidad de adherirse a la poca agua que hay a esta altura. Recuerda cargarla en un recipiente de 100 ml o menos.

mujer-viajar-avion

Cuando no tienes espejo

El maquillaje no dura todo el día, así que si los tuyos son largos es posible que te encuentres haciendo retoques en cualquier lugar. Y a veces la ventanilla del transporte público o tu celular no son buenas guías, por eso te damos estos consejos.

maquillaje-calle

Aplica poca base y finalízala con la esponjita, esto evitará que quede demasiado marcada. Si notas que has aplicado demasiada base, consigue agua micelar en spray: esparciéndola sobre tu rostro, quitará el exceso. Es recomendable que no uses delineador líquido: si ya es difícil con espejo, imagínate sin él. Pasa un lápiz delineador por la línea de tus pestañas, y evita el cat eye, dado que no puedes medir si te quedó igual de los dos lados.

Usa tus manos para guiarte: el contorno debería ir por debajo de la línea del pómulo y hasta dos dedos antes de llegar a la nariz. El rubor, directamente sobre el pómulo, pero debe terminar antes. El iluminador se aplica en la cara inferior externa de las cejas, en la línea central de la nariz y en el arco de cupido. Toca la línea de tus labios suavemente para aplicar labial. Y el último consejo: si te parece que todo está suficientemente difuminado, no lo está. Pasa algunas veces más la brocha.

¿Te dormiste? Te salvará este maquillaje de emergencia en 3 minutos