Visto: 103 veces

Publicado el: Sábado, 16 de septiembre del 2017

Trastorno juvenil atracón emocional

Sociedad Saltillo / Elite Sábado / Reforma

nt--cookiechocolateyellowwomanSaltillo,Coah.- Pon atención, los chicos pueden comer en exceso por no saber cómo procesar las emociones.

Los adolescentes suelen requerir más alimento porque están en crecimiento, pero si comen en exceso cuando pasan por un momento difícil, puede que estén en riesgo de desarrollar trastorno por atracón, alerta Alejandro Caballero, coordinador de la Clínica de Trastornos de la Alimentación del Instituto Nacional de Psiquiatría.

Vigila si el chico come por lo menos lo suficiente para dos personas cuando experimenta nervios, tristeza, enojo, miedo, angustia o frustración, pues eso es una señal de que puede estar en riesgo.

Los adolescentes pueden comer en exceso si tienen mucha hambre o si experimentan emociones que no logran digerir, apunta Armando Barriguete, director de la Clínica de los Trastornos de la Alimentación del Hospital Ángeles.

Estima que 30% de los casos de sobrepeso y obesidad que se atienden en la clínica se puede sospechar de una conducta alimentaria riesgosa, como el trastorno por atracón.

Este trastorno consiste en comer de manera compulsiva cuando se experimenta algún problema emocional, incluso, cuando la persona no tiene hambre.

Por ello, aconseja, una estrategia integral para bajar de peso debe incluir, además de nutrición sana y actividad física, atención a la salud mental.

(Si no la incluyes) dejas fuera un factor importante para prevenir conductas alimentarias dañinas”, advierte.

Detalla que la presión por cuidar el peso, junto con una incapacidad para identificar las emociones que los afectan y el no poder expresarlas, contribuyen a que los jóvenes comiencen a comer de forma dañina.

Nuestros adolescentes viven mucha mayor presión asociada al cuerpo, están más atentos, más preocupados por su peso. Sí se ha generado una alerta de que el peso preocupa, pero también les tiene que preocupar su conducta”, indica.

Si cada vez que experimenta nervios, tristeza, enojo, miedo, angustia o frustración, tu hijo come en exceso, mínimo lo suficiente para dos personas, hay que buscar atención sicológica, recomienda Caballero, coordinador de la Clínica de Trastornos de la Alimentación del Instituto Nacional de Psiquiatría.

No obstante, advierte que este padecimiento suele pasar desapercibido porque las personas comen de manera compulsiva a escondidas, debido a que les avergüenza que los vean.

Si sospechas que algún miembro de tu familia come de manera desordenada, resalta el siquiatra, es necesario buscar ayuda profesional, pues no es un asunto de mera voluntad.

Es un trastorno muchísimo más complejo que el simple hecho de decidir o no tenerlo”.

El trastorno por atracón se caracteriza por:

-Comer más rápido de lo habitual.

-Ingerir grandes cantidades de alimentos. Una persona come lo suficiente para dos adultos o más.

-Repetir estos episodios al menos una vez a la semana durante tres meses.

-Comer sin tener hambre cuando experimentan algún problema emocional.

¿Qué lo causa?

-Se atribuye a alteraciones bioquímicas.

-Influyen detonantes del entorno, como no saber resolver problemas familiares, de relación con pares o con jefes, o escolares.

Consecuencias de no atenderlo

-Puede desencadenar otros problemas de salud, como obesidad, diabetes, trastornos del sueño, depresión mayor, hipertensión arterial y enfermedades cardiovasculares.

1005357508

Prevención

Sigue tres recomendaciones para evitar el trastorno del atracón.

1.- Siempre

-Evita hacerle comentarios peyorativos sobre su aspecto físico. No le digas a los chicos: ‘te ves horrible’ o ‘gorda’.

-Enseña a los hijos a identificar sus emociones y cómo los impactan. Saber si uno está triste, ansioso o preocupado por algo es el primer paso para solucionar el problema que causan esas emociones.

-Enséñalos a expresar sus sentimientos.

2.- Recomienda a los adolescentes que hagan este ejercicio todas las mañanas:

-Pregúntate cómo amaneciste, cómo te sientes.

-Si al principio te cuesta identificar tus emociones, al menos detecta lo que te haga sentir incómodo.

-Una vez que sepas si estás triste o cansado, piensa qué puede hacerte sentir así.

-Trata de resolver el problema.

-Por ejemplo: si estás nervioso porque tienes una exposición, revisa que tus diapositivas o material esté en orden.

-Si ya sabes que te sientes nervioso o angustiado, evita comer antes de resolver el problema.

-No te saltes ninguna comida, así evitarás llegar a la cena con un hambre voraz.

3.- Enseña a los niños y adolescentes a distinguir la diferencia entre hambre y saciedad.

Hambre. La sensación es física, como el estómago vacío o “ruidoso”.

Apetito. Es el deseo sicológico de querer comer. Se genera después de tener experiencias con la comida y surge, por ejemplo, a partir de imágenes determinadas, como ver un helado y que se te antoje.

Saciedad. Es la sensación de estar lleno. En ella influyen lo físico y lo sicológico. Reconócela: el estómago se siente lleno, apretado y puede lucir hinchado.

* Come cuando sientas hambre y no ingieras todo lo que se te antoja. ‘Escucha’ a tu estómago e ingiere sólo la cantidad de alimentos que requiere.

Fuentes: Armando Barriguete, director de la Clínica de los Trastornos de la Alimentación del Hospital Ángeles, y Alejandro Caballero, coordinador de la Clínica de Trastornos de la Alimentación del Instituto Nacional de Psiquiatría.



Más videos >

nt-festival-luces-tailandia_1Ciudad de México.- Uno de los festivales más populares de Tailandia es el Yee Peng Lantern Festival, también conocido como el Festival de las Luces, en Chiang Mai.

Este festival se celebra en el norte de Tailandia cada año, en la luna llena del duodécimo mes lunar del calendario tailandés, que normalmente cae en noviembre. Yee Peng es un festival budista que marca el cambio de estación y se centra en dar la bienvenida a nuevos comienzos.

La celebración para un comienzo próspero

festival-luces-tailandia_2

Para este festival, las personas se reúnen con el fin de elaborar unas cestas flotantes hechas a mano, que se conocen como krathong, además de seleccionar flores, varitas de inciensos y velas.

Los kathrong son hechos de bambú o de un tallo de plátano y una vela. Son liberados en el río Ping o en los fosos de la ciudad, en un ritual que tiene como objetivo despedirse de lo viejo y darle la bienvenida a lo nuevo. En todo este proceso, la luz cumple un rol clave.

Las personas suelen sentarse a orillas del río, recitan sus plegarias y piden sus deseos antes de dejar el kathrong. Se cree que el deseo se cumplirá si la vela de la cesta se mantiene encendida.

Además de los kathrong, también se libera al cielo lo que se conoce como khom loy, que son linternas que se liberan para la buena suerte.

Un festival lleno de luz y color

festival-luces-tailandia_5

Cientos de cestas iluminadas, así como desfiles y ceremonias hacen que el festival tenga una estética visual increíble; la luz y los colores invaden la ciudad y crean un paisaje realmente fascinante.

Las velas son colocadas fuera de comercios y casas, al igual que las flores, y las personas se saludan entre sí y se unen para celebrar.

festival-luces-tailandia_4El tradicional festival es visitado por turistas de todo el mundo que se suman a esta filosofía de despedir el año dejando atrás todo lo malo y recibiendo la luz de lo que está por venir.

Despedir lo viejo, celebrar lo nuevo: el increíble festival de luz en Tailandia