Visto: 177 veces

Publicado el: Sábado, 9 de septiembre del 2017

Mario Ricardo Hernández liderazgo incansable

Sociedad Saltillo / Elite Sábado / Rostros / Texto: Gibrán Valdez Fotos: Enrique Alvarez del Castillo

nt--EAC_3756Saltillo,Coah.- Gracias a sus esfuerzos como empresario ha contribuido en el desarrollo del municipio de Ramos Arizpe, Coahuila.

Mario Ricardo Hernández

A favor de la comunidad

Sus incansables acciones de liderazgo han ayudado en el crecimiento en los últimos años de Ramos Arizpe.

En los últimos años la ciudad vecina de Ramos Arizpe ha crecido considerablemente gracias a la llegada de diferentes empresas, que han conformado un importante complejo de industrias en ese lugar, estas condiciones ubican a la Región Sureste de Coahuila como un referente industrial en el norte de México.

Con la llegada de todas esas fuentes laborales a la zona, también se ha generado una fuerte atracción de la fuerza de trabajo, llegando gente de distintas partes de la República a poblar esta ciudad que cada día crece más, de la misma manera, son miles los saltillenses que diariamente se trasladan hasta las fábricas y empresas de Ramos, lo que sin duda constituye un importante factor de movilidad urbana en la región.

Sin embargo, hay personas que gran parte de su vida se la han pasado en este municipio, como testigos del constante crecimiento que en los últimos años se ha acelerado gracias a las condiciones favorables con las que cuenta la entidad.

El empresario Mario Ricardo Hernández del Bosque es un caso emblemático para los ramosarizpenses, pues, aunque le tocó nacer en Monterrey, ha sido un gran impulsor del desarrollo de la ciudad, “nací allá, pero me crié aquí, lo que pasa es que en 1953 realmente aquí no había dónde nacer”, comentó.

Su madre era de la Hacienda Santa María, donde Mario fue bautizado, y donde pasó grandes momentos durante su infancia y parte de la adolescencia, montando a caballo y recolectando algunos frutos cuando se llegaba la temporada de cosecha.

Después emigró a la ciudad donde nació para prepararse profesionalmente y comenzar a trabajar junto a grandes empresarios de la época, lo que le permitió ganar mucha experiencia en materia de políticas públicas y liderazgo de equipos, pero el destino ya había preparado su regreso a la región en la que pasó sus primeros años de vida.

Durante esa nueva etapa en Ramos Arizpe, se consolidó como un importante empresario de la región, que jamás ha dejado pasar la oportunidad de ayudar a los demás; hizo gestiones para que se construyera el puente vehicular a la entrada de la ciudad, porque ahí ocurrían muchos accidentes; lideró el Club Sembradores de Amistad, de donde surgió la Asociación de Industriales de Ramos Arizpe, quienes presionaron en su momento a las autoridades del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) para que edificaran una clínica en la zona; además siempre fue un gran aliado del Cuerpo de Bomberos de la región, donde fungió como presidente del patronato, por un período en el que esta institución tuvo un gran impulso y, por si fuera poco, su participación fue muy importante en la construcción de la Universidad Tecnológica.

Por esas y otras acciones, el pasado 22 de agosto, en el Día Nacional del Bombero, fue reconocido por las autoridades municipales, quienes develaron una placa en su honor en la Estación de Bomberos de Ramos Arizpe, que también lleva su nombre.

Así mismo, en esa semana participó como aspirante en la convocatoria lanzada por el Congreso del Estado para integrar la Comisión de Selección del Comité de Participación Ciudadana del Sistema Estatal Anticorrupción, de modo que, aunque ya es parte importante de la historia de Ramos Arizpe, Coahuila, eso no lo hace detenerse para continuar trabajando incansablemente por la mejora del entorno y el estado que eligió para vivir y formar su familia.

EAC_3732

GANANDO EXPERIENCIA

Abogado de profesión, Mario Ricardo egresó de la Universidad Autónoma de Nuevo León, y después partió a la Ciudad de México, donde cursó la maestría en Ciencias Políticas en el Instituto de Capacitación Política, lo que le dio las bases para conformar la Liga de Empresarios Nacionalistas, A. C., que se adhirió a la Confederación Nacional de Organizaciones Populares en Nuevo León, lo que constituyó uno de sus primeros trabajos a finales de los años 70.

Fue en ese período de tiempo cuando el licenciado Arturo González Cosío le ofreció trabajar en la Compañía Nacional de Subsistencias Populares (Conasupo), como encargado de la planta granelera de Veracruz, donde tenía que revisar la calidad con la que llegaban los alimentos importados de otras naciones y luego organizaba la distribución por todas las regiones del país.

Ahí estuvo por ocho semanas, el trabajo era exigente, pero más lo eran las circunstancias hostiles con las que tenía que lidiar, “además de que hacía un calor terrible, la actividad de un puerto en esa época era muy dura, porque todo mundo andaba borracho o drogado, a veces la gente me decía ‘queremos que nos pague 6 horas extra’, y me amenazaban de que si no, me mataban”.

Fue así como pidió su cambio a Nuevo Laredo, Tamaulipas, donde le tocó administrar todas las importaciones terrestres que hacía la Conasupo a lo largo de la frontera norte, desde Piedras Negras, Coahuila hasta Matamoros, Tamaulipas.

Nuevo Laredo fue su centro de operaciones, ahí recibía toneladas de diferentes alimentos, el que más se distribuía era el maíz para los productores de tortillas en todo el país, a través de la Asociación de Tortilleros, “siempre estaba a contrarreloj, certificando las condiciones en que llegaban las importaciones, las ratificaba o me tocaba regresar los productos de mala calidad porque traían humedad o alguna plaga”, explicó Mario Ricardo.

Después de esa experiencia laboral en la Conasupo, hace 33 años, regresó a la tierra de su madre y sus abuelos para quedarse a vivir, pues se le presentó la oportunidad de armar Constructora Capellanía, para impulsar el desarrollo urbano de la ciudad, “tenía un negocio en Monterrey de artefactos de concreto, hacíamos piezas de concreto y distribuíamos materiales, por eso ya estaba medio involucrado en la operación de la construcción”, mencionó.

Al momento de presentarle su renuncia al entonces director de la Conasupo, Jesús Salazar Toledano, este no lo dejó salir de inmediato, porque era uno de sus mejores hombres, lo retuvo entre tres y cuatro meses, aun cuando ya había iniciado los trabajos de construcción en Ramos Arizpe, por eso Mario Ricardo se la pasó yendo y viniendo a la ciudad, de miércoles a domingo estaba en tierra coahuilense y el lunes muy temprano viajaba a la tamaulipeca.

Una vez que ya estaba metido de lleno con el proyecto urbanizador de las principales áreas de Ramos Arizpe, su empresa Capellanía se pudo consolidar y con ella vinieron tres más; Concretos Asfálticos de Coahuila, Concretos Forte, que son concretos hidráulicos de trompos, y una empresa de inyección y soplado de plástico.

Es así como su autoexigencia no se detiene, pues aún con una carrera y un posgrado, Mario Ricardo complementó su formación profesional estudiando Administración, en la Universidad Regiomontana, lo que le permitió posicionarse en el mundo de los negocios.

Siempre he sido muy inquieto”, comenta este impulsor de Ramos Arizpe, en su oficina de Constructora Capellanía, donde nos confesó que se la ha pasado estudiando mucho a lo largo de su vida en instituciones de talla internacional y nacional como Notre Dame y el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey, siendo de su mayor interés los seminarios y cursos avanzandos sobre los escenarios de Negociaciones Internacionales y Comerciales.

EAC_3743

TRABAJO A FAVOR DE LA COMUNIDAD

Al cuestionarle sobre su labor de responsabilidad social y ayuda para los demás, nos contesta que “todo se fue dando”, porque cuando él regresó para quedarse en Ramos Arizpe, comenzó a trabajar con los diferentes clubes que había en la ciudad naciente y también con los empresarios que iban llegando a la zona para instalarse en la industria.

Era común que por aquella época en la que Ramos contaba con una población promedio de 15 mil habitantes, la gente se reuniera en el restaurante La Miniatura, que se ubica a la entrada de la ciudad, sobre la carretera Saltillo – Monterrey.

Mario Ricardo era asiduo visitante de este negocio con sus amigos, lo que les sirvió para darse cuenta de los numerosos accidentes que sufrían muchos automovilistas en ese tramo de la carretera donde se encontraba una escultura a Miguel Ramos Arizpe, ya que para entrar a Ramos tenían que detenerse para dar vuelta, lo que ocasionaba una serie de accidentes muy fuertes entre autos y camiones.

Una vez me tocó ver ahí (en La Miniatura) un accidente muy feo, salí y dije: no es posible esto. Así empecé a gestionar el proyecto del puente vehicular a mediados de la administración del gobernador Eliseo Mendoza Berrueto”, recordó este empresario.

Ahorita se puede contar fácil todo el proceso que se realizó para que la construcción del puente vehicular se llevara a cabo, pero fueron horas de gestiones, trámites y reuniones con funcionarios, “estuve insistiendo mucho al gobernador, hasta que se hizo el puente y cambiaron al Miguel Ramos Arizpe allá para el Centro”.

Después de esa acción solidaria, Mario Ricardo se fue involucrando cada vez más con la comunidad hasta que armó el Club Sembradores de Amistad, dedicado a promover los valores morales y el trabajo hacia los demás, con los empresarios que iban llegando a la región porque el presidente internacional de esta asociación era su amigo.

Es así como, ya agrupados en el club los directivos de las industrias que se iban instalando en Ramos Arizpe, se gestó la Asociación de Industriales, “una noche ahí en La Miniatura, los integrantes del Club Sembradores de Amistad hicimos una cena baile con nuestras familias y dijimos ‘por qué no armamos la sociedad de industriales’ y a los 15 días ya estaba lista”, recapituló.

Mario Ricardo se encargó de generar el acta constitutiva de la Asociación de Industriales, donde Daniel Butril, director de Fersinsa, fue el primer presidente.

Es a través de esta asociación como Mario se comienza a involucrar con los bomberos de la Región Sureste de Coahuila, “una vez que armamos la asociación, ellos, que también se estaban formando apenas, nos invitan; Humberto Castilla, Braulio Cárdenas y Luis Dorbecker han sido los pilares del Patronato de Bomberos”, enfatizó.

Fue así como Mario Ricardo Hernández llegó a ser el cuarto presidente del Patronato de Bomberos, después de Humberto Castilla, Luis Dorbecker y Braulio Cárdenas, en la primera década de este milenio, “fue cuando logramos darle un buen impulso al patronato” y así lo avala el distintivo que en el 2009 le hicieron las autoridades de la ciudad hermana de Austin, Texas, al reconocer sus gestiones en favor del Cuerpo de Bomberos en la región.

De igual manera, las huellas de su incansable trabajo a favor de Ramos Arizpe están materializadas por toda la ciudad, destacando la Clínica del Seguro Social y la Universidad Tecnológica, que también fueron gestionadas con el importante apoyo de la Asociación de Industriales.

La primera obra se gestionó a partir de las necesidades en materia de salud que tenían los pobladores de Ramos, “aquí sólo teníamos cuatro o cinco consultorios, entonces hablé con el delegado del IMSS y me dijo ‘pues está bien difícil hacer una clínica ahí’, y yo le respondí ‘no va a estar difícil, vas a ver cómo la hacemos’, hice una denuncia pública y amenazamos que nos íbamos a ir a la suscripción de pagos al Seguro Social”, ya que como empresarios de importantes industrias se encontraban pagando grandes cantidades para la cobertura de este tipo de servicio, que era muy limitado para sus empleados.

Ante este posicionamiento, Mario Ricardo fue citado a una reunión por Genaro Borrego, el entonces director del IMSS, quien al verlo, lo primero que hizo fue recriminarle “por qué esa actitud”, a lo que el representante ramosarizpense respondió “yo vengo a preguntarte por qué ustedes han actuado con esa falta de visión y de profesionalismo, se nos muere la gente en cuatro consultorios”, además le comprobó todo lo que pagaban por seguridad social y continuó diciendo ”si no hacen la clínica nosotros vamos a hacer algo, la gente no puede estar sin la protección de instalaciones que pagamos y merecemos tener”.

Así, las autoridades accedieron a realizar la obra, sólo pidieron el apoyo de Mario Ricardo Hernández para que consiguiera un terreno dónde edificar la clínica, siendo en Manantiales del Valle donde se construyó la Clínica del Seguro Social para los habitantes de Ramos Arizpe.

La Universidad Tecnológica se erigió durante la administración gubernamental de Rogelio Montemayor y la presidencial de Ernesto Zedillo, quien impulsó este tipo de programas tecnológicos bajo un modelo de enseñanza francés; el presidente cuestionó al gobernador sobre las posibilidades de aperturar una institución superior con esas condiciones, a lo que este respondió que sí resultaría bien abrir una en Coahuila.

El lugar natural para esta obra fue Ramos Arizpe, aunque hubo muchas trabas para que se realizara porque el entonces secretario de educación de la entidad, Óscar Pimentel, se rehusaba un poco, según nos cuenta Mario Ricardo, quien consiguió un primer terreno para la edificación de las aulas pero fue rechazado porque las autoridades decían que estaba muy lejos.

Buscó un segundo terreno, en Cañada de la Rosa, donde se localiza actualmente la Universidad, pero los servidores públicos continuaban poniendo curvas, incitándolo a desistir, incluso le dijeron que acondicionar esos terrenos generaría costos elevados, cerca de los 8 millones de pesos, pero que si él se comprometía a pagarlos se haría ahí.

Mario Ricardo aceptó el reto, les dijo que él trabajaría para gestionar los recursos, recordó que esa reunión se efectuó en las instalaciones de la Secretaría de Educación, que por aquél entonces estaban en la calle Victoria, en la Zona Centro de Saltillo, “fue una tarde en la que llovió mucho y al salir con tremenda bronca les hablé a dos amigos con los que me reuní al siguiente día”.

Se trataba de los directores de algunas empresas instaladas en Ramos Arizpe; Apasco, Fersinsa y Química y Farmacia, quienes realizaron los trabajos que las autoridades cotizaban en 8 millones en tan sólo un millón 400 mil pesos, “al inicio les dije: yo dono 100 mil pesos, que fueron los primeros que se donaron a ese proyecto”, mencionó orgulloso Mario Ricardo Hernández del Bosque.

EAC_3737

SU MAYOR ORGULLO ES LA FAMILIA

Así como las obras sociales que ha realizado Mario Ricardo Hernández han servido para incrementar el bienestar de miles de familias ramosarizpenses, él se siente muy orgulloso de la familia que ha conformado al lado de su esposa Milagros Saro y sus hijos Milagros, Mario Ricardo y María José Hernández Saro.

La recomendación que este empresario hace a otros padres de familia es que “no eduquen a sus hijos para ser ricos, edúquenlos para ser felices, para que cuando crezcan sepan el valor de las cosas y no el precio”.

Como sembrador, Mario Ricardo ha vivido esparciendo semillas que hoy están dando grandes frutos en cada rincón de Ramos Arizpe, pero sabe que el trabajo por hacer aún es mucho, por eso el futuro que visualiza para esta ciudad industrial es de “trabajo y preocupación para hacerla más ‘ciudad’, nos falta mucho por hacer, yo creo que la sociedad se merece mejores condiciones para que la ciudad se sienta ‘ciudad’ y con calidad ambiental”.

Por eso, actualmente trabaja en un proyecto de reforestación en zonas urbanas, principalmente en los tramos de la carretera Saltillo – Monterrey, que atraviesa por Ramos, donde ha plantado decenas de árboles en camellones y orillas de la carretera, para lo que ha tenido que hablar con los dueños de los negocios que se ubican en este tramo.

También asegura que la población debe seguir trabajando para ir descubriendo las oportunidades para ser mejores, que se presentan en la ciudad, por eso afirma con seguridad que “yo no me voy a ir de aquí jamás, me han ofrecido cosas muy atractivas y no me voy; el vivir aquí no tiene precio para mí, me siento muy orgulloso de estar en la tierra de mis abuelos”.

Mario Ricardo Hernández del Bosque considera que de sus 64 años, las horas más bonitas de su vida las ha vivido en Ramos Arizpe, Coahuila, por eso al ser reconocido con un homenaje como el que le hicieron las autoridades en las semanas pasadas, representa un gran aliento para él, “para seguir con esto, por lo menos la gente se da cuenta de que le dedicamos tiempo a los compromisos que hay en la agenda de la comunidad y te llena de satisfacción, además yo creo que si nos sumamos todos a trabajar por la comunidad, se construyen cosas buenas”, precisó.

NÚMEROS

33 Años han pasado de su regreso a Ramos Arizpe, Coahuila.

4 Empresas ha consolidado a lo largo de su trayectoria.

FRASES

Siempre he sido muy inquieto”.

No eduquen a sus hijos para ser ricos, edúquenlos para ser felices, para que cuando crezcan sepan el valor de las cosas y no el precio”.

Yo no me voy a ir de aquí jamás, me han ofrecido cosas muy atractivas y no me voy; el vivir aquí no tiene precio para mí, me siento muy orgulloso de estar en la tierra de mis abuelos”.

Si nos sumamos todos a trabajar por la comunidad, se construyen cosas buenas”.



Más videos >

141991968136

Saltillo, Coah.- El equipo que diariamente trabaja en el suplemento Elite del periódico Zócalo Saltillo se siente profundamente agradecido con los lectores que han permanecido a lo largo de estos años. Como muestra de esto, se elabora el ya tradicional anuario en donde se encuentran personalidades destacadas de nuestra ciudad en distintos eventos.

En esta ocasión la modelo saltillense Gaby Melendez, quien lleva varios años en este medio, nos acompaña en este cierre de año, posando para la portada.

En el siguiente vídeo se puede apreciar a Enrique Alvarez del Castillo, fotógrafo de nuestros suplementos, en el momento en que realiza la sesión de donde se seleccionó la foto utilizada en la portada del ya mencionado anuario que se ha convertido en el favorito de la sociedad saltillense.

VIDEO: Photoshoot del Anuario Elite 2014