Visto: 212 veces

Publicado el: Sábado, 19 de agosto del 2017

Holbox, Quintana Roo turismo responsable

Sociedad Saltillo / Elite Sábado / Reforma

nt--principalSaltillo,Coah.- Diminuta y delicada, esta isla se resiste al turismo de masas.

La isla de Holbox está abierta a los viajeros, pero el bienestar del destino requiere de una modernización en la infraestructura que suministra los servicios básicos y de visitantes conscientes del cuidado del agua y la energía eléctrica, consideran dirigentes de grupos turísticos y asociaciones civiles.

“Estamos listos para recibir a todas las reservaciones que están hechas por lo menos de aquí a lo que resta de la temporada”, aseguró el miércoles entrevista Alejandrina Selem, presidenta del Consejo de Desarrollo Holbox, A.C. Sin embargo, apuntó que la isla no tiene las condiciones para un turismo de masas.

“Quisiéramos ser como las Galápagos de Quintana Roo”, dijo.

Ante la falta de agua y luz eléctrica durante seis días consecutivos, habitantes de Holbox llamaron, el fin de semana pasado, a un cierre temporal del muelle que da acceso a la isla quintanarroense con el fin de conseguir la atención de las autoridades para atender el desabasto.

Bárbara Hernández, presidenta de la Asociación de Hoteles de Holbox, instó a los viajeros a llegar a la isla con reservaciones de alojamiento y recorridos, con el fin de contribuir al equilibro.

“Sí queremos turismo y nos encanta, de eso vivimos”, dijo el miércoles en entrevista, “pero como que un turismo más ordenado”.

Hernández apuntó que es necesario un estudio de carga para determinar cuántas casas y cuartos de hotel puede haber en la isla, ya que actualmente hay construcciones de todo tipo fuera de la norma.

En Holbox habitan 3 mil personas y se estima una población flotante de mil 200 personas que llegan a trabajar durante la temporada alta. Adicionalmente, se recibe a unos 5 mil viajeros que pernoctan y unos 2 mil que sólo pasan el día en la isla.

El alcalde de la isla de Holbox, René Correa, admitió que la infraestructura del destino está rebasada, especialmente la de energía eléctrica que se genera con plantas de diesel. En los próximos meses se cambiará por un cableado submarino como parte de las mejoras que se han puesto en marcha.

El servicio de agua está restablecido y llega a través de pipas desde el puerto de Chiquilá. Correa estima que la problemática se resuelva completamente a finales de este año o mediados del siguiente.

Apuesta por la sustentabilidad

Holbox, en Quintana Roo, forma parte del Área de Protección de Flora y Fauna Yum Balam y de la Reserva de la Biosfera del Tiburón Ballena. Para que tu visita genere el menor impacto posible, toma en cuenta estas recomendaciones:

– Generar la menor cantidad de basura posible: evitar el uso de desechables, botellas de PET y popotes.

– Apagar el aire acondicionado y el ventilador al salir de la habitación.

– Ducharse rápidamente.

– Alojarse en hoteles que implementen programas de reciclaje, consumo responsable y plantas de tratamiento de aguas.

– Visitar la isla entre semana, cuando hay menos viajeros.

1

1. Una idílica postal deseada por muchos lunamieleros.

2

2. No es difícil hallar el rincón ideal para disfrutar de un atardecer.

3

3. Un viajero responsable mantiene las playas limpias.

4

4. El paradisiaco destino requiere de un turismo más ordenado.



Más videos >

nt-festival-luces-tailandia_1Ciudad de México.- Uno de los festivales más populares de Tailandia es el Yee Peng Lantern Festival, también conocido como el Festival de las Luces, en Chiang Mai.

Este festival se celebra en el norte de Tailandia cada año, en la luna llena del duodécimo mes lunar del calendario tailandés, que normalmente cae en noviembre. Yee Peng es un festival budista que marca el cambio de estación y se centra en dar la bienvenida a nuevos comienzos.

La celebración para un comienzo próspero

festival-luces-tailandia_2

Para este festival, las personas se reúnen con el fin de elaborar unas cestas flotantes hechas a mano, que se conocen como krathong, además de seleccionar flores, varitas de inciensos y velas.

Los kathrong son hechos de bambú o de un tallo de plátano y una vela. Son liberados en el río Ping o en los fosos de la ciudad, en un ritual que tiene como objetivo despedirse de lo viejo y darle la bienvenida a lo nuevo. En todo este proceso, la luz cumple un rol clave.

Las personas suelen sentarse a orillas del río, recitan sus plegarias y piden sus deseos antes de dejar el kathrong. Se cree que el deseo se cumplirá si la vela de la cesta se mantiene encendida.

Además de los kathrong, también se libera al cielo lo que se conoce como khom loy, que son linternas que se liberan para la buena suerte.

Un festival lleno de luz y color

festival-luces-tailandia_5

Cientos de cestas iluminadas, así como desfiles y ceremonias hacen que el festival tenga una estética visual increíble; la luz y los colores invaden la ciudad y crean un paisaje realmente fascinante.

Las velas son colocadas fuera de comercios y casas, al igual que las flores, y las personas se saludan entre sí y se unen para celebrar.

festival-luces-tailandia_4El tradicional festival es visitado por turistas de todo el mundo que se suman a esta filosofía de despedir el año dejando atrás todo lo malo y recibiendo la luz de lo que está por venir.

Despedir lo viejo, celebrar lo nuevo: el increíble festival de luz en Tailandia