Visto: 321 veces

Publicado el: Sábado, 12 de agosto del 2017

Familia de escultores un legado artístico

Sociedad Saltillo / Elite Sábado / Rostros / Texto: Gibrán Valdez Fotos: Enrique Alvarez del Castillo

nt--EAC_8806-OKSaltillo,Coah.-  Padre e hijo, Alejandro Fuentes Gil y Alejandro Fuentes Quezada, han trabajado por años mostrando su pasión por el arte.

Alejandro Fuentes Gil y Alejandro Fuentes Quezada

Una vida llena de arte

Por la sangre de la familia circula la pasión por la escultura y ambos han colaborado en muchos proyectos artísticos.

La familia Fuentes está llena de talento artístico, cada uno de sus miembros ha encontrado en el camino del arte la mejor forma de expresarse y dar sentido a su existencia, haciendo lo que más disfrutan; despertar las emociones de los demás gracias a sus obras.

Don Alejandro Fuentes Gil cuenta que todo inició con su abuelo, Erasmo Fuentes Sáenz, y con su padre, Pedro Fuentes Morales, pioneros en el trabajo de la escultura en la región, ya que la aplicaban en el oficio de la taxidermia, el trabajo de disecar animales, al que llegaron “primero por la necesidad de sobrevivir, dijeron de algo tenemos que vivir”.

Para un correcto disecado se debe seguir un método por medio del cual se elabora una especie de maniquí para trabajar en el mantenimiento del animal a conservar, de todo eso, los antecesores de don Alejandro dieron los primeros pasos, entre los que destacó la profesionalización de sus técnicas. “Mi abuelo tomó cursos en Francia sobre el rompimiento y el tratado de pieles y otras cosas que aprendió allá para aplicarlas aquí”.

A sus 65 años, este miembro de una dinastía artística es un hombre agradecido con la vida, ingeniero industrial de profesión, fue maestro de Matemáticas en la Universidad Autónoma de Coahuila (UAdeC) y gerente de mantenimiento en una empresa de la industria farmacéutica en Ramos Arizpe, pero lo que más le fascinó fue la escultura, a la que se dedica de lleno desde hace 33 años.

Al crecer en un hogar donde el modelado y disecado de animales representaba el sustento, de niño don Alejandro ya daba muestra de sus habilidades en este tipo de expresión artística, pues le gustaba reproducir en plastilina aquello que captaba su atención y su exigencia era hacerlo lo más fiel posible a lo real, “para mí era un hobby, hasta que tuve la posibilidad de aplicarlo y me resultó muy divertido, además pude obtener recursos para sostener a mi familia”, recuerda.

Un motivo de orgullo de este veterano escultor es que la pasión por el arte también circula en las venas de sus hijos Alejandro, Carolina y Avelina, quienes se han preparado profesionalmente en el extranjero, en Italia, Canadá y Francia.

Alejandro Fuentes Quezada, de 40 años, es diseñador gráfico de profesión, especializado en Gráfica Publicitaria y Editorial en Italia; y Animación en Tercera Dimensión y Efectos Digitales en Vancouver, Canadá, donde comenzó a conjugar el tema artístico que ya venía de familia.

Al igual que su padre, empezó a desarrollar su amor por las artes gracias al entorno en el que le tocó crecer, “a manera de juego siempre había plastilina en la casa, libros de artes, proyectos artísticos, entonces siempre estuvimos metidos en este mundo y de forma muy natural nos metimos un poquito más”, mencionó.

Sin embargo, Alejandro recuerda como una anécdota algo curiosa que hubo un momento en que se habría puesto en riesgo su continuación con el legado artístico de la familia: estaba en la fila para inscribirse a la universidad con la decisión de estudiar la carrera de Contador Público, porque en ese tiempo tenía una novia que iba a ser contadora, pero cuando tocó su turno de elegir se decidió finalmente por Diseño Gráfico, una carrera más afín a lo que en realidad le apasionaba.

Aunque eso sí, deja en claro que fue una decisión basada en una convicción propia, ya que en su casa nunca hubo la presión para dedicarse al negocio familiar, sus padres siempre fueron flexibles con él y sus hermanas, por eso nunca estuvo conflictuado con la necesidad de decidir a qué se dedicaría, pero al final el amor por el arte salió a flote y se impuso.

Uno de los sellos distintivos del trabajo artístico que realiza Alejandro es la fuerte influencia del Diseño Gráfico y todo el tema digital, por eso “las esculturas y los proyectos que hago siempre pasan del trazo en el papel al ámbito digital tridimensional y luego de ahí otra vez al ámbito tangible”, comentó.

EAC_8801-OK

EL TRABAJO EN EL TALLER

El talento de ambos escultores se conjuga en el taller que montó don Alejandro hace cerca de 30 años y en el que su hijo colabora desde el año 2000, aportando nuevos métodos de trabajo gracias a los recursos tecnológicos actuales.

A la puerta del taller siempre llegan muchas y variadas solicitudes, retratos y esculturas de distintas magnitudes y de diferentes personajes, principalmente encargos de gobiernos y empresarios. “Hemos hecho esculturas de Venustiano Carranza, una que está en Cuatro Ciénegas, aquí en Saltillo están Flores Tapia, Eulalio Gutiérrez, en Torreón está Braulio Fernández, exgobernadores de la entidad, por ejemplo”, precisó Alejandro.

Se trata de un proceso que deriva del deseo de la gente por conservar alguna imagen de sus seres queridos o personajes que han sido reconocidos en la localidad, se trabaja la maqueta a escala y después se gestan los patrones en materiales como la cera que pueden servir de base para los diferentes metales de las que están hechas las esculturas.

Al igual que en su infancia, don Alejandro sigue fiel a su exigencia de recrear lo más real posible a la gente y a los animales en sus obras, haciendo énfasis en cada detalle que así lo requiere, esfuerzo que exige una gran cantidad de trabajo, “se necesitaba un poquito de ayuda y ahí es donde yo entré, empecé a aplicar técnicas que yo ya conocía, un poquito de tecnología para agilizar estos procesos, por ejemplo, estas piezas nosotros las escaneamos, hacemos una maqueta pequeña y luego las mandamos agrandar, la tecnología y el ambiente digital nos han ayudado mucho a mejorar y facilitar este trabajo”, puntualizó Alejandro sobre su inmersión en el taller.

Cada trabajo que les piden tiene su propia complejidad, es por eso que cada pieza los llena de satisfacción, ya que al tratarse de representaciones de personalidades muy estimadas y respetadas la gente se emociona mucho al verlas, sobre todo los familiares cuando miran la escultura final de su papá, su abuelo o su tío, dicen que les ha tocado mirar cómo algunas personas lloran encantadas, reacciones que son una motivación extra para esforzarse aún más en su labor.

A pesar de que la tecnología ha sido muy importante para mejorar su proceso, Alejandro, más relacionado con ella, está convencido de que ésta nunca podrá reemplazar al ser humano en la creación artística. “Cuando tú ideas la pieza, tú la creas, es tu cerebro, es tu mente lo que está tratando de representar algo; la computadora, las impresoras 3D, la espátula y el cincel son simplemente herramientas, lo que fluye ahí es tu idea y cómo la transmites ya es tu elección, qué método utilizas para hacerlo, pero tu alma, tu esencia y tus ideas son las que fluyen a través de esas herramientas”.

EAC_8746-OK

FASCINACIÓN POR LA NATURALEZA

Uno de los elementos característicos en las obras de Alejandro, y que ve común con el trabajo de su papá y de su hermana Carolina, es la fascinación por la naturaleza; la fauna y los escenarios naturales que imponen por su belleza son la fuente de inspiración de sus familiares, pero él va más allá, porque su motivo de estudio parte de diversos eventos de la naturaleza, a un nivel macrocósmico o microscópico, y cómo existe un orden matemático detrás de todos esos fenómenos.

Gracias a la experiencia obtenida con el trabajo realizado en el taller de su papá, comenzó con la creación de obra personal, fruto de la reflexión e ideas propias, “poquito a poquito fui armándome una idea y un estilo propio, así a principios de este año tuve mi primera exposición individual en Cozumel, que se llama ‘Interferencias’, luego estuvo en el Senado de la República”, expresó.

A partir de ahí ha participado en varias exposiciones colectivas, entre las que destaca la que tuvo en Puebla, junto al trabajo de su padre y al de su hermana, titulada “Momento Natura”, que en los siguientes meses también fue exhibida en Valle de Bravo, Estado de México.

Además, a la par de esas exposiciones, participó en otra junto a su hermana Avelina que vive en París, “hicimos una pieza en cerámica para ‘Semilla en el Desierto’, una exposición colectiva de artistas coahuilenses contemporáneos que estuvo en San Luis y en agosto estará en Culiacán, es un movimiento muy interesante porque capta la expresión coahuilenses desde una óptica de los maestros ya consagrados, de años trabajando en su obra y gente que está emergiendo, artistas jóvenes”, señaló.

Los proyectos que Alejandro tiene en puerta van de lo local al extranjero, en noviembre expondrá de manera individual en la explanada de la rectoría de la UAdeC en el marco del 60 aniversario de la máxima casa de estudios, a la par estará en una exposición colectiva en las instalaciones del Centro Cultural Vito Alessio Robles, también adelantó que tiene una invitación para exponer en las Cataratas del Niágara en Canadá, el próximo mes de mayo, con el tema del agua, ya que por ahí transita el 20% del agua dulce de todo el mundo.

Este artista saltillense considera que sus piezas suelen crear cierta fascinación en el público, ya que “son piezas muy matemáticas, que de alguna manera reflejan la perfección de la naturaleza, porque le quito muchas cosas dejando nada más la forma esencial y es interesante cómo la gente las percibe y es sensible a eso”.

EAC_8825-OK

EL FUTURO DEL LEGADO

Tanto el padre como el hijo admiran el trabajo realizado por los grandes escultores de la historia mundial como Miguel Ángel, Lorenzo Bernini, Benvenuto Cellini, Rembrandt Bugatti, Jules Dalou y Bartholdi, en el caso de México don Alejandro reconoce el talento de Humberto Peraza y Ernesto Tamariz, mientras que Alejandro considera que de los escultores contemporáneos en el mundo, las obras de Anish Kapoor y Antony Gormley le inspiran mucho.

Así como esos artistas han sido reconocidos, estos escultores buscan lo mismo con sus trabajos y sus obras, recuerda el padre que él inició de manera autodidacta, pero, dado su talento, tiempo después la Embajada de México en Italia le ofreció una beca para que, junto con toda su familia, estudiara en esa nación con el maestro Mario Paccioli, a quien “tuve la oportunidad de traer aquí para que presentara su obra, no ha sido una cosa única, pero sí muy trascendental para Saltillo, el haber traído a un gran maestro italiano a exponer aquí”, confesó don Alejandro.

Por su parte, el hijo tiene el sueño de todo artista: que el mayor número de gente conozca su trabajo, siendo su aspiración presentar su obra en importantes museos y galerías a nivel global; en Londres, en el Pompidou en París o en el Museo de Arte Contemporáneo en Monterrey, por ejemplo, “poder acceder a ese tipo de escenarios del gran circuito del arte es mi meta en el mediano plazo”, dijo.

Una de las gratificaciones más grandes que ha tenido Alejandro es que las obras que han surgido de su inspiración se están convirtiendo en pedidos para importantes complejos arquitéctonicos en la región, la pieza más grande que a él le ha tocado trabajar es una de 13 metros de alto que fue instalada en Piedras Negras, la primera de su autoría que le fue solicitada para desarrollarla a gran escala, “son unas golondrinas que están en vuelo, pesa como 15 toneladas y está girando, está en movimiento, está muy bonita, hace una simulación de que las aves están saliendo de una especie de nido”, explicó.

Como esa obra, que se ubica en donde desemboca el puente internacional junto a la gigantesca bandera mexicana en la frontera, también le pidieron una pieza de cuatro metros de alto para la Torre Insignia en esta ciudad capital, otro pedido que le hicieron es para lo que será un megacampus de la Universidad La Salle en Torreón, esa escultura contará con 10 metros de altura y de esta manera se convertirán en “obras que en un inicio fueron inspiración nada más y ahora tengo la oportunidad de plasmarlas a nivel monumental”.

La felicidad de don Alejandro se observa en su rostro cuando habla del esfuerzo que han hecho sus hijos para dedicarse a lo que más les apasiona, “yo soy muy feliz con verlos trabajando en algo que a ellos les gusta, porque en esta vida estar en un trabajo que uno no disfruta debe ser un tormento, pero si uno lo realiza con gusto y con pasión se obtienen mejores resultados”.

Asimismo, este ingeniero industrial de profesión que se guía por la intuición y la emoción que experimenta al hacer sus esculturas, aconseja de manera humilde a los jóvenes artistas a que pongan su empeño en hacer las cosas con gusto y felicidad para que así consigan sus objetivos.

Sin duda alguna, el legado artístico de la familia Fuentes perdurará por mucho tiempo, a través de las obras que han realizado, ya sean por inspiración propia o a petición de los clientes, son piezas que tienen la posibilidad de ser contempladas por muchas generaciones venideras.

FRASES

EAC_8721-OK

Son piezas muy matemáticas que de alguna manera reflejan la perfección de la naturaleza”.

Alejandro Fuentes Quezada

EAC_8829-OK

Yo soy muy feliz con verlos trabajando en algo que a ellos les gusta, porque en esta vida estar en un trabajo que uno no disfruta debe ser un tormento”.

Alejandro Fuentes Gil

NÚMEROS

30 años del taller de esculturas que montó don Alejandro.

2000 fue el año en el que Alejandro colaboró por primera vez con su padre.



Más videos >

141991968136

Saltillo, Coah.- El equipo que diariamente trabaja en el suplemento Elite del periódico Zócalo Saltillo se siente profundamente agradecido con los lectores que han permanecido a lo largo de estos años. Como muestra de esto, se elabora el ya tradicional anuario en donde se encuentran personalidades destacadas de nuestra ciudad en distintos eventos.

En esta ocasión la modelo saltillense Gaby Melendez, quien lleva varios años en este medio, nos acompaña en este cierre de año, posando para la portada.

En el siguiente vídeo se puede apreciar a Enrique Alvarez del Castillo, fotógrafo de nuestros suplementos, en el momento en que realiza la sesión de donde se seleccionó la foto utilizada en la portada del ya mencionado anuario que se ha convertido en el favorito de la sociedad saltillense.

VIDEO: Photoshoot del Anuario Elite 2014