Visto: 133 veces

Publicado el: Viernes, 11 de agosto del 2017

Colecta Back 2 School seamos útiles

Sociedad Saltillo / Friday! / Texto: Gibrán Valdez Fotos: Enrique Alvarez del Castillo

nt--EAC_8884-OKSaltillo,Coah.-   Con el apoyo de la ciudadanía, el grupo de jóvenes donará material escolar a más de 600 estudiantes

Seamos Útiles

Sé parte del proyecto

Únete a la iniciativa de la Colecta Back 2 School para recaudar fondos y donar material escolar a quien más lo necesita.

Con un “jalo”, estos jóvenes se unieron a la propuesta que lanzó Guillermo Sena Hernández, un joven de 18 años, estudiante de la Facultad de Jurisprudencia, que un día decidió realizar una limpieza exhaustiva en su casa y se dio cuenta que tenía mucho material escolar en buen estado.

¿Tirarlo a la basura aunque todavía se puede aprovechar?, ¿donarlo a alguien más?, pero ¿a quién o en dónde?, fueron las preguntas que asaltaron a Willy, como es conocido por sus amigos.

Aunque estos jóvenes podrían estar disfrutando de sus vacaciones, prefirieron destinar este tiempo de descanso para trabajar en un proyecto que busca beneficiar con útiles escolares a 600 estudiantes, entre niños y adolescentes, para este regreso a clases.

Son cerca de 30 jóvenes de entre 16 y 22 años los que se han sumado a esta iniciativa, buscando aportar su energía para ayudar a la población estudiantil del ejido Agua Nueva, en Saltillo.

Friday! charló con seis de los jóvenes que abanderan esta causa para conocer los pormenores de la dinámica en la que consiste la colecta de material escolar a la que han convocado.

JÓVENES UNIDOS POR LA CAUSA

Cuenta Willy Sena que hace un mes se encontraba haciendo una limpieza exhaustiva de su cuarto, momento en el que se percató de que contaba con una buena cantidad de cuadernos y demás útiles escolares que, en un primer momento pensó tirar a la basura, “entonces viendo dónde y cómo las iba a tirar, pensé en dárselos a los señores recolectores de la basura, pero quizás ellos prefieran otra cosa y dije bueno, pues mejor las dono, pero ahí surgió otra duda, ¿a dónde las dono?”.

Así nació la idea de realizar una colecta de útiles escolares para donarlos a las personas que más los necesitan, fue una simple idea que poco a poco se convirtió en todo un proyecto altruista dirigido por puros jóvenes.

La iniciativa de Willy se nutrió gracias a sus amigos que se involucraron, incluso, gente que no conocía este saltillense se ha sumado al esfuerzo. “Se formó toda una red social de puros jóvenes para que salga esta colecta mejor de lo que yo imaginaba”, señaló el también estudiante de la Facultad de Jurisprudencia.

Uno de los primeros que respondió a la convocatoria solidaria fue Carlos Elizondo, un chico de 20 años que estudia Administración Financiera en el Tec de Monterrey en la capital regiomontana, quien una noche respondió una llamada en su celular, en la que Willy le contó todos los detalles del proyecto, trabajo al que se sumó sin dudarlo y al que le ha aportado el manejo de la imagen y el diseño del logo.

Por su parte, Adriana Gutiérrez, de 17 años y próxima a ingresar a la carrera de Negocios Internacionales en el Tec de Monterrey Campus Saltillo, conoció en una organización de liderazgo al joven que hoy encabeza la colecta Back 2 School, por eso cuando le escuchó hablar de la propuesta de inmediatamente dijo “jalo” y se sumó al esfuerzo, “al final de cuentas, aunque no lo parezca, un pequeño granito de arena es el que puede hacer un gran cambio”, mencionó.

Mafer Valencia, otra de las integrantes de este grupo de jóvenes, destacó que la educación es la base de todo, “y sé la falta que hace, sé que en muchos lugares no se le da el seguimiento que debería de tener”, por tal motivo se unió al proyecto de la colecta, inspirada también por la carrera de Educación Especial que en unos días comenzará a cursar.

Emiliano Sena Hernández, hermano menor de Willy y quien estudia la preparatoria en el Liceo Alberto del Canto, también está metido de lleno con la iniciativa, aunque al principio no era así, hasta que fue viendo cómo se estaba desarrollando la idea y su hermano le pidió ayuda para que difundiera la causa entre sus amigos y conocidos y así se ampliara la red de apoyo.

Al igual que Carlos, Paulina Monterrubio, estudiante de Comercio Internacional en la Universidad Autónoma del Noreste, también se enteró de Back 2 School con una llamada telefónica de Willy, a la que colgó comprometida con apoyar, “con este proyecto lo que necesitamos son personas que sí quieran ayudar y no tengamos que estar detrás de ellas, igual gente que quiera donar, que quiera hacer un cambio, ayudar a las personas, a los niños”, explicó.

Con esta diversidad de perfiles, manifestada incluso en los distintos estudios que cada uno realiza, es como este grupo de jóvenes busca apoyar a 600 niños y adolescentes con un kit de útiles escolares. Esta experiencia también les ha servido para conocerse, ya que –afirman– la mayoría de ellos no se conocía entre sí.

DINÁMICA DE LA COLECTA

Desde mediados del mes pasado, la colecta Back 2 School está en marcha reuniendo el apoyo en útiles escolares y en efectivo que las personas donan, para eso los integrantes de este proyecto benéfico han ideado diversas estrategias de difusión y promoción de la causa entre la sociedad saltillense.

Para empezar, cuando conocieron la zona donde se ubica la población a la que destinarán su apoyo, se dieron cuenta de la magnitud y el alcance que pueden llegar a tener. En un censo realizado en el ejido Agua Nueva, que se localiza a 25 minutos de esta capital, contabilizaron 587 niños y adolescentes, “pero nosotros cerramos la cantidad a 600; es un kínder, dos primarias, dos secundarias y una preparatoria con las que cuenta esa comunidad”, mencionaron.

Conforme han avanzado los días, se percataron que para la gente resulta más sencillo donar dinero en efectivo que los materiales escolares, por eso se dieron a la tarea de investigar el costo que les generaría armar cada kit que formaron basándose en los materiales más esenciales de las listas de útiles escolares que sugiere la Secretaría de Educación Pública.

Su aportación para cada niño y adolescente estará compuesta de 11 artículos; un cuaderno de raya, otro de cuadrícula, un lápiz, un bicolor, una pluma, un borrador, un sacapuntas, un lápiz adhesivo, unas tijeras, una caja chica de colores y una regla, que con base en sus cotizaciones, este paquete tiene el valor de 50 pesos.

Es así como la idea inicial de recopilar los materiales escolares se complementó con la estrategia de recaudación monetaria para adquirir lo que contendrá cada kit, que a su consideración está bastante completo, “se nos hace más viable reunir la cantidad de 30 mil pesos que es la totalidad de los 600 kits, comprar el material y armarlos nosotros”, comentaron.

Para motivar a la gente a donar, sacaron una pulsera que tendrá el valor de un paquete de útiles y que ha sido distribuida por los integrantes del equipo, además de los puntos de acopio que instalaron en diferentes negocios de la localidad, restaurantes, principalmente.

Además de prestar sus instalaciones y hacer donativos para conformar los kits, estos patrocinadores también han participado en la dinámica de la colecta, “cada que tú hagas tu donativo de 50 pesos te entregan tu pulsera, sacan el letrerito con el logo y te toman una foto, ya que al final esas fotos se van a subir a la página y vamos hacer un video de agradecimiento”.

Toda esa suma de voluntades quedará registrada en la web gracias a la página oficial de Facebook Colecta Back 2 School y el uso de la etiqueta #SeamosÚtiles, con el que se están promocionando en las redes sociales.

Ante todo esto, Carlos Elizondo lanzó la invitación para que la gente que tenga algún proyecto en mente para ayudar a los demás se atreva a realizarlo, pues él considera que “vivimos en un país donde no salimos de la burbuja, creemos que todo está bien porque nos va bien y porque no tenemos necesidades”.

El equipo de trabajo que se ha conformado en torno a esta misión altruista, sabe que el mundo puede cambiar después de un “jalo”, palabra en común con la que, dicen, coincidieron todos al momento de sumarse a la colecta Back 2 School.

Por último, todo lo recaudado será entregado el día de mañana a cada niño y adolescente beneficiado en la comunidad de Agua Nueva, así que si deseas apoyarlos aún puedes hacerlo; búscalos en las redes para saber cómo realizar tu donativo.

Kit de 11 útiles escolares que entregarán a los niños y adolescentes beneficiados:

– Cuaderno de raya

– Cuaderno de cuadrícula

– Lápiz

– Bicolor

– Pluma

– Borrador

– Sacapuntas

– Lápiz adhesivo

– Tijeras

– Caja chica de colores de madera

– Regla

600 niños y adolescentes serán beneficiados.

EAC_8863-OK

Adriana Gutiérrez, Carlos Elizondo y Paula Monterrubio.

EAC_8865-OK

Guillermo Sena, María Fernanda Valencia, Emiliano Sena.

EAC_8881-OK

Emiliano Sena, Adriana Gutiérrez, María Fernanda Valencia, Carlos Elizondo, Paula Monterrubio, Guillermo Sena.



Más videos >

nt-festival-luces-tailandia_1Ciudad de México.- Uno de los festivales más populares de Tailandia es el Yee Peng Lantern Festival, también conocido como el Festival de las Luces, en Chiang Mai.

Este festival se celebra en el norte de Tailandia cada año, en la luna llena del duodécimo mes lunar del calendario tailandés, que normalmente cae en noviembre. Yee Peng es un festival budista que marca el cambio de estación y se centra en dar la bienvenida a nuevos comienzos.

La celebración para un comienzo próspero

festival-luces-tailandia_2

Para este festival, las personas se reúnen con el fin de elaborar unas cestas flotantes hechas a mano, que se conocen como krathong, además de seleccionar flores, varitas de inciensos y velas.

Los kathrong son hechos de bambú o de un tallo de plátano y una vela. Son liberados en el río Ping o en los fosos de la ciudad, en un ritual que tiene como objetivo despedirse de lo viejo y darle la bienvenida a lo nuevo. En todo este proceso, la luz cumple un rol clave.

Las personas suelen sentarse a orillas del río, recitan sus plegarias y piden sus deseos antes de dejar el kathrong. Se cree que el deseo se cumplirá si la vela de la cesta se mantiene encendida.

Además de los kathrong, también se libera al cielo lo que se conoce como khom loy, que son linternas que se liberan para la buena suerte.

Un festival lleno de luz y color

festival-luces-tailandia_5

Cientos de cestas iluminadas, así como desfiles y ceremonias hacen que el festival tenga una estética visual increíble; la luz y los colores invaden la ciudad y crean un paisaje realmente fascinante.

Las velas son colocadas fuera de comercios y casas, al igual que las flores, y las personas se saludan entre sí y se unen para celebrar.

festival-luces-tailandia_4El tradicional festival es visitado por turistas de todo el mundo que se suman a esta filosofía de despedir el año dejando atrás todo lo malo y recibiendo la luz de lo que está por venir.

Despedir lo viejo, celebrar lo nuevo: el increíble festival de luz en Tailandia