Visto: 47 veces

Publicado el: Sábado, 5 de agosto del 2017

Adolescentes diálogo asertivo

Sociedad Saltillo / Elite Sábado / Reforma

nt--o-PARENTkSaltillo,Coah.- No desesperes, las discusiones con tu hijo pueden ser productivas, psicoterapeutas te dicen cómo lograrlo

Tu hijo adolescente reprobó una materia. Le gritas, pelean, lo castigas. El siguiente semestre pasa lo mismo, pero ahora lo oculta.

No es que tu hijo quiera molestarte, señalan psicólogos, el problema recae en los métodos erróneos que utilizan los padres para dar una lección a los adolescentes.

En vez de agilizar la comunicación, las discusiones irracionales y los castigos desproporcionados provocan que entre padres e hijos crezca un muro que limita la confianza mutua, advierten.

Los gritos, los insultos o los golpes, subrayan, tampoco son acciones efectivas para lograr que un joven reconozca que cometió una falta y que debe modificar su conducta.

“Lo mejor sería que hubiera un diálogo reflexivo con el hijo. Con golpes, nada, porque eso deteriora el respeto de los niños hacia los padres”, sostiene Jael Alatriste, ex presidenta del Instituto de Investigación en Psicología Clínica y Social.

Lo ideal al discutir con un hijo es escucharlo y negociar, plantean. “Hablamos mucho de los adolescentes, pero hablamos poco con ellos. Y éste es el principal problema: se les escucha poco”, afirma Pablo Cuevas, jefe de las Clínicas de Psiquiatría de Niños y Adolescentes del Hospital ABC.

Saber discutir con los adolescentes es vital porque la manera en que sus padres los traten impacta en su autoestima, agrega la psicóloga Gaby González, directora de la asociación Niños de Ahora.

El objetivo principal de las discusiones entre padres e hijos, apunta, debe ser ayudar a los jóvenes a asumir la responsabilidad de sus actos.

“Aprender que lo que elige tiene consecuencias le ayuda a irse constituyendo en el adulto que necesita llegar a ser”, agrega.

Los especialistas subrayan que ser un papá flexible, que escucha y negocia, no significa comportarse como un amigo más.

“Es totalmente distinto de ser ese papá autoritario, que fastidia, que impone, que devalúa”, apunta Cuevas.

frustrated-mother-and-teen

Errores comunes

1. Creer que los hijos provocan

Algunos padres consideran que los actos de sus hijos son provocaciones hacia ellos, se ponen a la defensiva y su respuesta es un regaño y un castigo, señala el psicólogo Pablo Cuevas.

Ponerse en el papel de autoridad inflexible, indica, es un rol antiguo que no ayuda a dialogar con los hijos.

Una relación así es una batalla por el poder, agrega la psicóloga Gaby González, y en esa guerra, la confianza entre padres e hijos se daña, considera.

2. Armar un frente común

Cuando ambos padres se unen para regañar y castigar a los hijos sin permitirles expresarse, el adolescente no tiene oportunidad de ser apoyado por uno de sus tutores y se siente atacado y vulnerable, señala la psicóloga Jael Alatriste.

Sin embargo, aconseja a los padres apoyar lo razonable o mediar, pero no desautorizarse entre sí.

Lleguen a acuerdos y los dos dejen claro al hijo que lo quieren, pero que es necesario fijar límites, propone.

3. Subestimar sus problemas

En esta edad, varios cambios afectan a tu hijo. Hasta que la niña que le gusta no lo salude puede afectarle. Demeritar sus problemas y decir que no son importantes, que los olvide, no ayuda a resolverlos.

4. Imponer castigos

De acuerdo con los especialistas, los castigos no funcionan porque no ayudan a los adolescentes a asumir la responsabilidad de sus actos, sino que los condicionan a actuar para no perder un privilegio.

“‘No actúo porque me hago responsable, actúo porque, si no, me van a quitar la tablet’, pero no entienden que dedicar más horas a estudiar, por ejemplo, es un beneficio para ellos”, dice González.

5. Chantaje

Manipular a los hijos para lograr controlarlos, daña su autoestima, afirma la psicóloga Gaby González.

“Por ejemplo: ‘Yo me la paso trabajando y tú no puedes ni siquiera hacer tu tarea’. Hacemos muchas cosas sin darnos cuenta que son chantajes para controlar el comportamiento del adolescente”.

Esas frases cargan en los hijos las decisiones de los padres y los impacta al pensar que les “echan en cara lo que hacen por ellos”.

6. Ser invasivos

Violar la privacidad de los adolescentes y entrometerse en exceso en sus vidas sólo llevará a peleas y ocasionará que el hijo pierda confianza en sus padres.

iStock_000037838910Large-Father-&-teenage-son

¿Qué hacer?

Escucha ‘con los ojos’

Cuando a un hijo se le pregunta “¿por qué?” antes de juzgarlo, se conocen las razones que tuvo para actuar de tal manera.

A veces, las conductas de tu hijo pueden ser un llamado para que le pongas atención. Antes de castigarlo, siempre escucha los motivos que tuvo para hacer algo.

Pero “escucha con los ojos”, recomienda la psicóloga Gaby González. Es decir, que tus gestos denoten que le pones atención sin juzgarlo.

“Trata de ver lo que te está diciendo en el fondo, más que quedarte atrapado en el mensaje por encimita. Muchas veces el adolescente te está diciendo: ‘Mamá, necesito ayuda’, ‘mamá, compréndeme'”, plantea.

Negocia

Busca soluciones consensuadas con tu hijo para resolver un conflicto. Es necesario dejarle en claro que el problema es suyo, que debe hacerse responsable, pero que cuenta con sus padres para ayudarlo.

El psicólogo Pablo Cuevas pone un ejemplo:

-Dime, ¿qué vas a hacer con estas materias que reprobaste?

-Tengo que ponerme a estudiar.

-Bueno. Vamos a negociar cuántas horas tienes que estudiar cada día para recuperar la calificación de cuatro materias.

-Yo diría que una hora.

-Ni tú ni yo, vamos a negociar, 2 horas, ¿qué te parece?

“Entonces, el joven se da cuenta que uno también está dispuesto a negociar y no solamente a regañarlo porque reprobó, castigarlo y demás”, señala.

Fija límites

Los psicólogos coinciden en que, más que un castigo, se deben aplicar medidas que el joven entienda como consecuencias de sus actos y fijar límites.

Las medidas restrictivas, señalan, funcionan únicamente cuando son proporcionales a la falta. Por ejemplo, si de una fiesta llega más tarde de lo acordado, podrías recortarle el tiempo para los próximos permisos, pero no amenazarlo con que no saldrá nunca más durante un año.

Cumple lo pactado

Para que los hijos aprendan de los errores, es importante que los padres cumplan los acuerdos y no cedan antes de tiempo.

Si acordaron que estudiaría diario 2 horas durante un mes, vigilar que el hijo lo haga.

Aprende de tus hijos

Mostrar interés por lo que hacen los adolescentes es una herramienta eficaz para crear vínculos de confianza.

“Lo que pasa es que los adultos estamos más metidos en nuestras propias cosas y pasamos por alto que los jóvenes también tienen por intereses nuevas cosas y que podemos aprender de ellos y junto con ellos”, dice Cuevas.

Nota su estado de ánimo

Al notar a tu hijo triste o contento, no importa cuál sea la emoción que exprese, pregunta siempre qué lo tiene así. Acércate a él en el mismo tono.

Por ejemplo, si está triste, llega con cautela y de manera discreta dile: “Te estoy notando que estás triste. ¿Te pasa algo?

“Así das a entender al muchacho que tú ya percibiste cómo está, que te das cuenta lo que siente.

Respeta el silencio

También es válido que tu hijo no desee hablar de todo al momento, mencionan los psicólogos.

Respeta esa decisión y no lo obligues a que te cuente, pero déjale claro que puede confiar en ti.

“Cuando quieras, lo platicamos. Algo haremos. Estoy pendiente”, describe Pablo Cuevas.

Adicciones, fiestas y más

A medida que los hijos crecen, los problemas también, indican los psicólogos.

En el momento en que los adolescentes piden el primer permiso para ir a fiestas recomiendan hablar con ellos sobre los riesgos de beber, de consumir alguna droga y de tener relaciones sexuales.

Es necesario, subrayan, explicarles sin asustarlos, con argumentos claros, para evitar aumentar su curiosidad de probar.

Y si desobedecen…

La primera borrachera. Antes de prohibirle salir de fiesta de nuevo, habla con él.

Pregúntale: “¿Cómo te sientes bebiendo alcohol? ¿Por qué te interesó probarlo y beber, al punto de emborracharte?”.

Ayúdalo a reflexionar sobre lo que implica excederse con el alcohol, sobre todo, a una edad temprana. Negocien después a cuántas fiestas siguientes no irá.

Considera

Influyes en tus hijos con el ejemplo. Será más sencillo que te escuchen y entiendan si ven que lo prohibido para ellos tampoco lo haces tú.



Más videos >

141991968136

Saltillo, Coah.- El equipo que diariamente trabaja en el suplemento Elite del periódico Zócalo Saltillo se siente profundamente agradecido con los lectores que han permanecido a lo largo de estos años. Como muestra de esto, se elabora el ya tradicional anuario en donde se encuentran personalidades destacadas de nuestra ciudad en distintos eventos.

En esta ocasión la modelo saltillense Gaby Melendez, quien lleva varios años en este medio, nos acompaña en este cierre de año, posando para la portada.

En el siguiente vídeo se puede apreciar a Enrique Alvarez del Castillo, fotógrafo de nuestros suplementos, en el momento en que realiza la sesión de donde se seleccionó la foto utilizada en la portada del ya mencionado anuario que se ha convertido en el favorito de la sociedad saltillense.

VIDEO: Photoshoot del Anuario Elite 2014