Visto: 179 veces

Publicado el: Sábado, 29 de julio del 2017

Celos entre hermanos, Sí es posible evitarlos.

Sociedad Saltillo / Elite Sábado / Gibrán Valdez

nt93532321

Saltillo, Coah.- Infórmale a tu pequeño que tendrá un hermanito para irlo preparando y adaptando al nuevo miembro de la familia.

La llegada de un nuevo miembro a la familia suele representar un impacto emocional, desbordado por la alegría principalmente, para todos los integrantes del hogar, pero sin duda para los más pequeños esta situación puede ir más allá.

Es cierto que la rutina se verá modificada y que parte de la resistencia de los niños ante la nueva compañía se deba en gran medida por esto, permitiendo que el fantasma de los celos ronde en el seno familiar.

Sobre todo entre los hijos mayores, más si hasta ese momento son los únicos que reciben la atención de sus padres; en estos casos el niño puede sentirse desplazado y amenazado ante la llegada del menor, como si éste le fuera a robar toda la atención y el cariño de sus progenitores.

Para que todo este suceso no desemboque en una relación conflictiva y de constante roce entre los dos hermanos a futuro, lo mejor es que desde antes de la llegada del nuevo integrante los papás tomen cartas en el asunto.

Para empezar, se debe involucrar al niño en las decisiones, incluso, antes del embarazo, irle planteando la idea de la llegada de un hermano menor a la familia, de esta manera cuando se esté concretando lo planeado no lo tomará por sorpresa.

Una vez que la pareja se encuentre a la espera de la llegada deben saber que este proceso ya no sólo será de dos, ha llegado el momento de que todos los miembros de la familia se vean involucrados de alguna manera.

En ese sentido, lo más adecuado para que los niños se enteren de que tendrán un hermano menor es a través de sus padres, siendo los responsablSales de darle a conocer la noticia. Hay muchas formas en la que pueden hacerlo para que sea asimilada lo mejor posible por el pequeño.

baby-painting-mom-belly

Es de suma importancia que al niño se le explique todo con cariño y un tacto especial para que comprenda con claridad todo lo que va a ocurrir; pueden pedirle su opinión sobre la decoración de la habitación del nuevo integrante de la casa, sobre la ropa o los juguetes que podrían gustarle para que así se sienta un poco más involucrado.

De igual manera pueden solicitarle su apoyo para elegir el nombre de su nuevo hermano y después del segundo trimestre del embarazo podrían enseñarle a que le hable a través del vientre de su madre para que así se establezca un primer vínculo de comunicación entre ambos.

Cuando ocurra el parto hay dos opciones; dejarlo al cuidado de un familiar muy cercano, como una tía o los abuelos, pero sin que se le saque de su casa, que él no tenga que irse a quedar en otro lugar, porque de esa manera podría comenzar a sentirse desplazado por el bebé, la otra opción es que lo lleven al hospital a visitar a su madre y al recién nacido, siempre y cuando las condiciones lo permitan.

En los primeros días con el bebé se le debe explicar al hermano mayor que son una familia, un equipo y que como padres se sienten muy felices de que estén todos juntos y en la medida de lo posible se le debe permitir al niño estar cerca del menor, que lo vea y lo abrace, que conviva con él para tranquilizar su ansiedad.

Será de gran ayuda que se le deje participar en algunos cuidados del bebé, como sostener el biberón o que vaya a tirar el pañal sucio a la basura, por ejemplo, pero siempre cuando sea porque así él lo desea, de lo contrario puede sentirse esclavizado por culpa del recién nacido.

Al mismo tiempo que todos se están acostumbrado a la presencia del bebé, uno de los principales retos para los papás es no modificar mucho la rutina del niño tras el nacimiento del hermano menor, deben trabajar para evitar alteraciones bruscas en las costumbres que ya tenían establecidas; sigan participando en sus juegos, acompáñenlo durante la comida o la cena, entre otras cosas.

boy-in-timeout

Sí, puede ser una situación que exija mucho a los padres, estar equilibrando los cuidados de un nuevo bebé con las necesidades que tiene su hijo mayor, pero cuando éste observe y sea partícipe de todo este proceso comprenderá que la familia se trata de un trabajo en equipo.

Cuando van creciendo, las peleas entre los hermanos serán normales e inevitables, pero reprimirlas nunca ayudará mucho, deben dejar que discutan y así aprovechar esas situaciones para enseñarles a dialogar y negociar para que lleguen soluciones que sean buenas para ambos.

También es muy importante que como padres eviten hacer comparaciones entre ellos ya que podrían ser un motivo más de rivalidad, hay que eludir toda clase de expresiones como “tú no eres tan cariñoso como tu hermano” o “él saca mejores calificaciones que tú, a ver si aprendes”.

Estas sólo son algunas sugerencias que pueden ayudarlos como papás a evitar los celos entre sus hijos, sin embargo, si las situaciones se han salido de control, tornándose muy agresivas física y psicológicamente, lo mejor es que busquen ayuda de algún especialista en estos temas, acudan con un terapeuta familiar, por ejemplo, para recibir la atención necesaria y erradicar este problema en el hogar.

¡Analiza bien las señales!

Así se manifiestan los celos en los niños cuando llega un nuevo hermano:

Cambios de personalidad: es frecuente que se manifiesten a través de un interés constante de todo lo que hace la mamá, queriendo todo el tiempo estar con ella o de lo contrario suele ser frecuente el aislamiento y hablar poco. También se pueden observar conductas de regresión, infantiles, como pedir ayuda para comer o para ir al baño.

– Hostilidad contra el bebé y los papás: este tipo de conducta se ve reflejada en golpes, mordiscos, pellizcos, empujones o cualquier acción con la que pueda hacerle daño al hermano menor. Ante los padres, principalmente con la mamá, puede manifestar desobediencia, actitud de desafío y mal humor a través de comentarios agresivos.



Más videos >

nt-festival-luces-tailandia_1Ciudad de México.- Uno de los festivales más populares de Tailandia es el Yee Peng Lantern Festival, también conocido como el Festival de las Luces, en Chiang Mai.

Este festival se celebra en el norte de Tailandia cada año, en la luna llena del duodécimo mes lunar del calendario tailandés, que normalmente cae en noviembre. Yee Peng es un festival budista que marca el cambio de estación y se centra en dar la bienvenida a nuevos comienzos.

La celebración para un comienzo próspero

festival-luces-tailandia_2

Para este festival, las personas se reúnen con el fin de elaborar unas cestas flotantes hechas a mano, que se conocen como krathong, además de seleccionar flores, varitas de inciensos y velas.

Los kathrong son hechos de bambú o de un tallo de plátano y una vela. Son liberados en el río Ping o en los fosos de la ciudad, en un ritual que tiene como objetivo despedirse de lo viejo y darle la bienvenida a lo nuevo. En todo este proceso, la luz cumple un rol clave.

Las personas suelen sentarse a orillas del río, recitan sus plegarias y piden sus deseos antes de dejar el kathrong. Se cree que el deseo se cumplirá si la vela de la cesta se mantiene encendida.

Además de los kathrong, también se libera al cielo lo que se conoce como khom loy, que son linternas que se liberan para la buena suerte.

Un festival lleno de luz y color

festival-luces-tailandia_5

Cientos de cestas iluminadas, así como desfiles y ceremonias hacen que el festival tenga una estética visual increíble; la luz y los colores invaden la ciudad y crean un paisaje realmente fascinante.

Las velas son colocadas fuera de comercios y casas, al igual que las flores, y las personas se saludan entre sí y se unen para celebrar.

festival-luces-tailandia_4El tradicional festival es visitado por turistas de todo el mundo que se suman a esta filosofía de despedir el año dejando atrás todo lo malo y recibiendo la luz de lo que está por venir.

Despedir lo viejo, celebrar lo nuevo: el increíble festival de luz en Tailandia